Por Zack O’Malley Greenburg

En el fondo de un escondite en la cima de una colina en las afueras de Las Vegas, un escurridizo motor de movimiento perpetuo vibra a un ritmo: no en forma mecánica, sino en la forma de Steve Aoki. El DJ de 41 años acaba de regresar a su guarida en el desierto después de un concierto en Houston, uno de los más de 200 shows en los que tocó durante el año pasado. Aoki celebra estar en casa sumergiéndose en un pozo lleno de cubos de espuma azul en su sótano, por un momento, pero solo un momento, antes de regresar a su estudio.

“Mientras mi tren se mueva y el ímpetu continúe, estoy bien”, dice Aoki. “Y porque lo sé, no me detengo. Porque en el momento en que hago esto y pienso, “voy a relajarme”, alguien más se subirá a mi tren y comenzará a conducir “.

Gracias a su insaciable apetito por tocar, así como a su música y aventuras de moda, además de los patrocinios de Samsung, Diesel y la aerolínea ANA, Aoki ocupa el número 4 en la lista anual de DJs mejor pagados de Forbes, con una fortuna de 30 millones de dólares [mdd] (antes de impuestos) en el último año. Ha construido un imperio sobre algo más que ganancias en efectivo: el reino de Aoki incluye el sello discográfico Dim Mak; una colección de arte a nivel de museo en su hogar, que incluye obras de Kaws y Banksy; inversiones en ropa (Vision Street Wear) y en deportes electrónicos (Rogue); y participaciones en empresas desde Uber hasta SpaceX.

A medida que su carrera despegaba en los primeros años, Aoki se encontró pasando solo 50 días al año en su casa de 1,1 mdd y 915  metros cuadrados en Hollywood Hills. Entonces, a fines de 2013, cuando firmó un contrato de residencia en el Hakkasan en Las Vegas, se mudó a la ‘Ciudad del Pecado’. Ahora, Aoki compró su mansión actual de casi 5,000 metros  cuadrados por 2,8 mdd en una venta corta en efectivo, aunque se necesitaría más que eso para completar la casa de sus sueños.

“No era como un hogar personalizado donde podía entrar y decía: ‘Está bien, todo está aquí, no tengo que preocuparme por nada’. Pensé, ‘Oh, no tengo tengo que elegir, así que vamos a volvernos locos’”, dice, y desembolsó 5 mdd para rehacer la propiedad según sus especificaciones exactas. ¿Ahora? “Es como si mi cerebro fuera esta casa”.

Bienvenidos a la casa de juegos de Aoki, bienvenidos a su cerebro.

FOTO: Jamel Toppin para Forbes

Lado A: el músico

Mucho antes de convertirse en un rey del dinero electrónico, Aoki pasó un verano cuando era adolescente pelando cebollas en Benihana, Dallas: su padre, Rocky Aoki, fundó la cadena de restaurantes en 1964. Aunque el joven Aoki pronto se dio cuenta de que su pasión estaba en la música, pero la experiencia le proporcionó una valiosa base empresarial.

“No puedes pasar de cero a 100 solo porque tu padre es dueño del negocio. Vas a arruinarlo todo”, dice. “La lección muy importante para mí es que debes tener la disciplina para aprender todas las diferentes facetas”.

También lee: Las mujeres siguen ganando menos en el mundo del entretenimiento

Cuando Aoki fundó Dim Mak en 1996, hizo exactamente eso, involucrándose en todo, desde visitar casas de prensado de vinilo y negociar con distribuidores, hasta mantener los libros y pasar tiempo en el estudio con sus artistas. Luego impulsó actos como Kills and Bloc Party antes de lanzar su debut en solitario, en Wonderland, en 2012, justo a tiempo para ver la ola de música electrónica (EDM) mientras se extendía por todo Estados Unidos.

“Antes de eso, la gente solo iba a estos clubes, el DJ estaba escondido en la esquina trasera”, recuerda Aoki. “Pero cuando sucedió ese cambio en el que fuiste al club a ver al DJ (…) ese fue un cambio crítico en cuanto a atraer a otro tipo de artistas al escenario principal”.

Lado B: el emprendedor

El primer trabajo de Steve Aoki no tuvo nada que ver con Dim Mak o Benihana: cuando tenía 10 años vendía sombreros en un mercadillo del sur de California los fines de semana. “Solo trabajé allí un día”, dice. “Estaba horrible vender sombreros. [Mi jefe] simplemente dijo, ‘Aquí hay 20 dólares, sal de aquí’ “.

Para su próximo concierto, Aoki trabajó en una sala de videojuegos, una pasión que perdura en la actualidad. Un autoproclamado adicto de Street Fighter, antes de graduarse en juegos tridimensionales, Aoki fue socio fundador del equipo de deportes electrónicos, Rogue, en 2016, antes de vender una porción de su participación al gigante de la industria, ReKTGlobal, el año pasado (ni Aoki, ni la compañía discutieron las cifras).

FOTO: Jamel Toppin para Forbes

Su inversión también demostró ser un código de trucos increíble para nuevos juegos que captan su atención. “Invito al equipo Rogue por aquí para que puedan ayudar a vencer a jefes muy difíciles”, dice.

Rogue es una de las muchas empresas comerciales en las que Aoki ha arado los frutos de su trabajo musical: 155 mdd (antes de impuestos) en los últimos siete años, según las cifras estimadas de Forbes. También cuenta con una amplia cartera de nuevas empresas y ha invertido recursos adicionales en su marca de ropa, que comparte el nombre de su sello discográfico. Lanzado en 2014, Dim Mak es a partes iguales el skater punk y la alta costura de Los Ángeles, con un toque de kung fu: su homónimo es el movimiento característico de Bruce Lee, un héroe de la infancia de Aoki.

Bonus Track: el coleccionista

Una de las primeras cosas que ves cuando entras en la casa de Aoki es su instalación gigante de Banksy: una pitón, tal vez una docena de pies de largo, que parece haberse tragado a Mickey Mouse por completo. La pieza debutó en Banksy’s Dismaland, una exhibición distópica de parques temáticos organizada en el Reino Unido hace cuatro años, antes de que Aoki la comprara y la llevara a su sala de estar. Es parte de una vasta colección que fácilmente vale millones, aunque algunas piezas, como el mural de monstruos de dos cabezas del artista de Los Ángeles, Neck Face, no son exactamente un activo líquido. No importa: “No me muevo”, dice. “Esta es mi casa.”

Detrás del Banksy en su sala de estar, las ventanas del piso al techo se abren a un campo de golf y más allá de eso, el brillo del horizonte de Las Vegas, por el que Aoki se elevará pronto en un helicóptero que lo llevará a su set principal en Electric Daisy Carnival (EDC), un festival anual de EDM al que asistieron casi 500,000 personas este año. Sigue siendo una de las mayores atracciones con una cartelera que incluye docenas de DJs, incluidas estrellas como Alesso y Martin Garrix.

FOTO: Jamel Toppin para Forbes

“La longevidad de Steve es una función de adaptarse a los gustos cambiantes mientras se amplían sus demos”, dice Randy Phillips, jefe de la compañía de festivales de EDM LiveStyle. “Él también tiene esa personalidad de estrella que resuena bien en la era de las redes sociales”.

La mañana después del EDC, Aoki llega al centro de convenciones en Planet Hollywood en el Strip de Las Vegas, justo a tiempo para la firma de un cómic. No importa que no haya llegado a casa hasta pasadas las tres de la mañana, y que haya regresado rápidamente a su estudio para trabajar en más música, hay un tipo de energía biónica para él. “No estoy seguro de cuánto duerme en este momento”, dice su gerente, Dougie Bohay. “Pero no es mucho”.

Y ya se está centrando en su próximo gran proyecto: a principios del próximo año, Aoki lanzará su próximo álbum, Neon Future IV. No es que necesite el dinero.

“Al final del día, además de tener lo que tengo en el banco o las grandes inversiones que he trabajado, las cosas que creo y que ofrezco a las personas, ahí es donde siento el mayor aprecio por mi propósito de vida, “Aoki dice. “Quiero tener el aprecio. Siempre lo anhelo “.

No te pierdas: Taylor Swift, Kanye West y ‘El Canelo’, entre las celebridades mejor pagadas en 2019

 

Siguientes artículos

amlo
AMLO promete sorpresa a atletas por triunfos en Juegos Panamericanos
Por

El mandatario reconoció que hay una deuda con los deportistas, ya que no se les ha dado todo el apoyo que merecen, pero...