Por Yamel Cado* y Carlos Zegarra**

El pasado 30 de septiembre, los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México aprobaron el llamado USMCA (United States Mexico Canada Agreement), que renueva una parte de lo estipulado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Entre otras cosas, el USMCA genera impactos en dos aspectos fundamentales para las empresas: la cadena de suministro y la gestión de costos. Por un lado, será necesario cumplir con los requisitos de rastreabilidad que impone el nuevo tratado y, por el otro, evaluar la incorporación de nuevos proveedores o nuevos procesos que permitan acreditar las reglas de contenido de origen sin elevar los costos.

Contenido regional y revisión de procesos

PUBLICIDAD

Como ya se ha comentado en numerosas ocasiones, una de las industrias que tendrá que transformar su cadena de abastecimiento para cumplir con el porcentaje de contenido regional requerido por el USMCA es la automotriz. Si bien el aumento de contenido regional de 62.5 a 75% no será inmediato, las armadoras y los autopartistas ya deberían de estar revisando sus procesos para identificar de qué forma mantendrán la provisión de insumos para evitar el pago de aranceles sin incrementar sus costos y así evitar un alza importante en los precios de los automóviles al consumidor final.

Otra industria que también deberá revisar sus procesos es la textil, ya que para que un producto pueda gozar de la exención de aranceles deberá ser fabricado con hilos producidos en la región de América del Norte. Lo anterior no sólo significa que el hilo sea manufacturado en la región, sino que los insumos para fabricarlo también se hayan producido en Canadá, Estados Unidos o México.

Asimismo, en la industria de electrónicos, en la que México se ha consolidado como el primer exportador de pantallas planas a nivel global, habrá cambios importantes en el contenido regional, ya que a partir de 2020 las partes con las que estos productos se arman también deberán ser fabricados en Norteamérica.

Por su parte, las empresas de la industria química tendrán que hacer un análisis de cuál es su producto y qué tipo de proceso aplica para identificar si los productos que realizan se incluyen en el USMCA, debido a que el tratado ahora considera la descripción exacta de los mismos, algo que en el TLCAN se dejaba muy abierto.

Es un hecho que la industria manufacturera, en general, será la más impactada por los cambios en las reglas de contenido de origen. La revisión de procesos oportuna y exacta ayudará a las organizaciones de este sector a evaluar las mejores alternativas de fabricación y costeo para mantener la competitividad en el mercado norteamericano.

Cadena de suministro, parte de la estrategia de la empresa

Los retos que impone el USMCA hacen que éste sea el mejor momento para que los modelos de abastecimiento de la empresa cambien su enfoque operativo por uno estratégico. En este contexto, el departamento de compras debe fungir como un agente de cambio, que innove en procesos al mismo tiempo que se convierta en un integrador entre las diferentes unidades de la empresa. En este segundo punto el papel del CEO será fundamental, puesto que deberá trabajar con todos los líderes de la organización para alinear los objetivos de la empresa en función de los nuevos requerimientos, ya que la alineación adecuada a los requerimientos del nuevo tratado no es responsabilidad de un área en particular, sino que se requiere del trabajo integrado entre áreas comerciales, manufactura, legal, comercio exterior, finanzas, entre otras.

Hoy en día, las áreas de abastecimiento tienen que replantear su cadena de suministro, es decir, evaluar los procesos desde la definición de los requerimientos de compra de materiales e insumos, a fin de decidir cuáles son las mejores alternativas para cumplir con la normativa y mantener la eficiencia de costos.

Si bien actualmente se cuenta con herramientas tecnológicas que permiten hacer un seguimiento en tiempo real de los insumos, es necesario generar los procesos adecuados para poder enfrentar una auditoría en cualquier momento, debido a que las disposiciones del USMCA así lo establecen.

En síntesis, estamos viviendo el tiempo ideal para que las empresas evalúen la complejidad de su modelo de operación y lo redefinan, a fin de construir cadenas de abastecimiento que permitan el manejo de un record keeping más eficaz y un modelo de costos más eficiente y simple.

*Socia líder de Impuestos Indirectos y Comercio Exterior, PwC México.

**Socio líder de Management Consulting, PwC México.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las dudas en la semana de educación financiera
Por

Es importante estar en Buró pues mejora tus probabilidades de obtener un crédito. Si hablamos de la eliminación del regi...