Todos estamos familiarizados con la idea del avance tecnológico acelerando más rápido que la cultura. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que la economía también juega un papel importante en cómo la tecnología puede llegar a los usuarios, y ésa es una de las razones por las que el hardware para los videojuegos históricamente se ha ido acomodando en generaciones. Ahora que estamos en un momento de incertidumbre acerca de exactamente cuándo daremos el salto a la siguiente generación de consolas dedicadas, uno de los actores más importantes para el futuro de la industria, PlayStation, acaba de hacer una serie de fascinantes revelaciones acerca de lo que podemos esperar para el futuro.

En una entrevista exclusiva con Wire, Mark Cerny, el legendario desarrollador de la compañía que se desempeña actualmente como el arquitecto principal de su nuevo sistema (y que tuvo la misma función para el PlayStation 4), confirmó varias funciones y mejoras que nos dan un interesante panorama de la siguiente generación, para la que al menos tendremos que esperar hasta 2020 para tener en nuestras manos.

Actualmente hay un punto de contacto muy claro entre la visión de Microsoft y Google en cuanto a usar las tecnologías de nube como piedra angular en las experiencias de videojuegos; aunque PlayStation fue pionero en cloud-gaming con su servicio PlayStation Now, Cerny confirmó que el nuevo sistema (que aún no está confirmado si se llamará PlayStation 5) seguirá siendo compatible con los medios de almacenamiento físico. Esto no significa que los juegos no requerirán conexión a internet para descargar actualizaciones y contenido extra, sino que el modelo existente de combinar medios físicos y digitales para acceder a juegos seguirá vigente.

Foto: Cortesía de PlayStation Blog.

Se sabe que Xbox estuvo a punto de hacer a su Xbox One una consola sin puerto para discos físicos, lo cual enfureció a muchos fans, ya que significaría que sería imposible prestar, intercambiar o regalar un juego con la facilidad que brinda un disco. El hecho de que PlayStation esté manteniendo esta opción seguramente alegrará a muchos fans que temen a futuro completamente digital. Además de esto, hay que tomar en cuenta que PlayStation apuesta no sólo por el mercado casual y familiar, sino también por los usuarios más dedicados, que están dispuestos a pagar más por ediciones especiales de videojuegos físicos, lo cual se vería limitado al hacer la consola cien porciento digital.

Cerny además confirmó que el nuevo sistema será retro compatible, o sea que su arquitectura le permitirá correr de forma nativa software para el PlayStation 4, lo cual hará una decisión mucho más fácil el que los usuarios de esta consola puedan mudarse hacia el sistema sucesor; actualmente el PlayStation 4 es la consola más exitosa de esta generación, que comenzó en 2013, habiendo vendido casi 100 millones de unidades de su sistema, así como una cantidad extraordinaria de software. Si los usuarios más dedicados del PS4 no tienen la oportunidad de jugar sus bibliotecas de software para PS4 en el nuevo sistema, se verían impedidos de vender su hardware de PS4, lo que hará que tarden más tiempo en comprar el nuevo hardware. Ésta es una decisión absolutamente acertada de parte de PlayStation, ya que también confirmaron que en la transición entre generaciones muchos juegos serán lanzados en paralelo para los dos sistemas, y lo cual volvería más complicada la decisión de mudarse a la nueva generación debido a que pueden seguir jugando los nuevos estrenos en su viejo PS4.

Por el otro lado, uno de los más importantes elementos de la industria actual de los videojuegos es la Realidad Virtual, donde PlayStation también lleva la delantera absoluta sobre Xbox y Nintendo gracias que su sistema PSVR el más popular entre los desarrolladores y usuario de videojuegos. Aunque Cerny, no dijo si habrá una nueva generación de este sistema, pero sí confirmó que la nueva consola será compatible con el PSVR existente, cual es una garantía para que los usuarios de PS4 de hoy puedan comprar el sistema existente sin miedo a que se vuelva obsoleto el siguiente año, o incluso durante toda la vida de la siguiente generación.

Cuando salió el PlayStation 4 en 2013, sus especificaciones confirman una salida de video de Ultra Alta Definición (4K), pero ésta realmente no funcionaba para juegos, sino para contenido en video como películas. Los juegos en 4K llegaron hasta el PlayStation 4 Pro. Ahora Cerny ha confirmado que la nueva generación tendrá la capacidad de generar gráficos 8K, lo cual es lógico y técnicamente posible para el sistema; sin embargo, es difícil imaginar que sus millones de usuarios potenciales puedan sacar provecho de esto ya que la adopción de pantallas 4K aún no alcanza los niveles de las FHD, y pensar en la masificación del 8K como estándar está aún muy lejos. Sin embargo, esto no será una función desperdiciada por parte de PlayStation, ya que lo que están haciendo es blindar a su nuevo sistema para el futuro, para que —por ejemplo— en el año 2025 siga manteniéndose como un sistema perfectamente vigente.

Sistema PSVR. Foto Ccotesía de PlayStation Blog.

Las mejoras más obvias entre generaciones son las de procesamiento. Cerny confirmó que están trabajando con AMD para integrar en el CPU del siguiente PlayStation los chips Ryzen de tercera generación, de ocho núcleos y fabricados con la microarquitectura de 7 nanómetros Zen 2 de AMD. En cuanto al procesamiento gráfico, usarán una variante de la familia Radeon Navi, también de AMD, que le dará al sistema compatibilidad nativa con la tecnología Ray Tracing, que es un avanzado sistema de simulación de comportamiento de la luz; esto no sólo permitirá la construcción de mundos visualmente híper realistas, sino que también se puede aplicar para crear sistemas donde el sonido existe en un espacio tridimensional, abriendo grandes posibilidades para representaciones más realistas del sonido que pueden ser usadas para sistemas de juego.PlayStation también quiere dejar los tiempos de carga en el pasado, ya que confirmaron que integrarán un sistema de disco duro de estado sólido, que en las pruebas que han mostrado es casi 20 veces más rápido que el PlayStation 4, cargando en menos de un segundo lo que normalmente tardaría 15. Esto representa un salto extraordinario sobre, incluso, los sistemas de videojuegos en PC de alto rendimiento. Por ejemplo, en un videojuego donde un personaje necesita moverse de un punto a otro completamente distinto, el sistema necesita cargar grandes cantidades de datos, que actualmente pueden ser entre medio y hasta dos minutos, ya que el sistema está limitado por la capacidad técnica del disco duro para leer la información. Sin embargo, el nuevo PlayStation no sólo tendrá la velocidad bruta para leer un disco duro más rápido que una PC de gama alta, sino que su protocolo está optimizado para las funciones de juego.

Estas revelaciones por parte de PlayStation demuestran que la visión de la compañía sigue siendo la creación de experiencias de juego memorable, más allá de los servicios de entretenimiento o la flexibilidad del cloud gaming, o portabilidad, por la que actualmente están apostando sus competidores, y otras compañías de tecnología de consumo. De acuerdo con Cerny, actualmente ya hay muchos desarrolladores que tienen en sus manos el kit de desarrollo para el siguiente PlayStation. Ya que este año no habrá una conferencia dedicada de la compañía durante E3, el próximo año es casi seguro mostrarán al mundo lo que los desarrolladores son capaces de crear con estas nuevas herramientas. Sin duda, la industria seguirá creciendo en los años por venir, con millones de nuevos usuarios dedicados a los videojuegos, y PlayStation sigue preparándose para mantener el liderazgo del que han disfrutado durante esta generación.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La industria de la moda, la 2.ª más contaminante
Por

7 billones de personas consumen más de 100 billones de prendas. Muchas de estas no llegan a venderse, ni a ser estrenada...