Sector fabril de China cae en abril

Foto: Reuters.

La caída del índice PMI oficial de China se suma a una sombría serie de datos económicos globales.

 

Reuters

PEKÍN.- El crecimiento en el sector manufacturero chino se redujo inesperadamente en abril, según la medición del Índice de Gerentes de Compra (PMI por sus iniciales en inglés) oficial que mostró el miércoles una caída a 50.6 desde el máximo de 11 meses alcanzado en marzo a 50.9.

El índice estuvo por debajo de las expectativas de mercado, que según una encuesta de Reuters estimaba en promedio una medición de 51.0. Pero se mantuvo por encima de 50, marca que separa la expansión de la contracción, por séptimo mes consecutivo.

Un subíndice que mide los nuevos pedidos cayó a 51.7 en abril desde 52.3 en marzo, lo que indica una demanda más débil para los productos chinos.

“La caída del PMI en abril muestra que los cimientos de la recuperación económica de China todavía no son sólidos”, dijo el economista del Centro de Investigación para el Desarrollo Zhang Liqun, un grupo de estudios estatal, en una declaración enviada por correo electrónico que acompañaba el índice.

“La caída en nuevos pedidos muestra un cambio a reducir inventarios, desde acumular inventario. Y la caída en el índice de precios de los ínsumos refleja expectativas negativas por parte de las compañías”, agregó Zhang.

“Todo esto muestra que la posibilidad de que el crecimiento de China se desacelere ligeramente en el futuro. Debemos trabajar para estabilizar la demanda doméstica y hacer más sostenible nuestra recuperación económica”, concluyó el economista.

Un sondeo PMI que elabora el banco HSBC, que incluye a más pequeñas y medianas empresas del sector privado en comparación a la medición oficial, será publicado el jueves.

Su lectura preliminar de abril, publicada la semana pasada, cayó a 50.5 desde 51.6 en marzo al contraerse los nuevos pedidos para exportación.

La caída del índice PMI oficial de China se suma a una sombría serie de datos económicos globales, que incluye otros provenientes de Estados Unidos y Europa, que ha socavado el optimismo de comienzos de año de que la economía global estaba cobrando vigor.

 

Además, suma una cuota de riesgo a las expectativas del mercado de que la economía china crecerá al 8% en el trimestre abril-junio, tras un inesperado retroceso en el primer trimestre, cuando la tasa de crecimiento fue del 7.7%.