Por Xavier Douellou*

Al inicio del 2017 surgían dudas con respecto al crecimiento del sector manufacturero en México. No obstante, a lo largo del año hemos visto un incremento en el empleo generado por esta industria del 3.4% comparado con el año anterior, esquema que continúa hasta el día de hoy (acorde a datos del Inegi). Esta cifra es prometedora considerando que la industria manufacturera representa el 23.1% del PIB nacional y que la empresa de servicios financieros JP Morgan considera a este sector económico como una de las principales razones del desarrollo general del país, al crecer un 2.7% comparado con el 2% que estaba estimado.

A través de la industria aeroespacial, automotriz, de dispositivos médicos, energía y manufacturera; la economía mexicana ha tenido un mejor desempeño si la comparamos con otros países en desarrollo de América Latina. En gran parte, esto tiene que ver con la ubicación geopolítica de México y sus tratados de libre comercio derivados de una economía liberal que comenzó a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa. Desde entonces, México ha trabajado para producir productos de mayor valor tales como los de la industria automotriz, productos electrónicos y aeronáuticos, a costos competitivos. En otras palabras, la manufactura es clave en la economía de México.

El continuar con una ventaja competitiva en el sector manufacturero de México depende de una variedad de factores dentro de los cuales se encuentra la habilidad del país para adaptarse a las nuevas tecnologías y a las últimas innovaciones. Con un poco más de 27 años de experiencia trabajando en expandir este sector, me gustaría reflexionar acerca de cuatro claves que considero que pueden asegurar el éxito integral y la perpetuidad de México como país líder en la industria:

PUBLICIDAD
  1. Inversión en Tecnología y en I+D: Esto ha cambiado completamente la manera en la que la manufactura trabajaba con anterioridad ya que nos permite acceder a datos que potencien los negocios como nunca antes había sido posible. Otra tendencia, como por ejemplo el Internet de las Cosas, nos permite conectarnos a máquinas, sensores, computadoras e incluso humanos de una forma más precisa y eficiente. Por otra parte, las ciencias, como las que se originan a partir de materiales avanzados, nos permiten reducir el peso de elementos y componentes clave. Pongamos, como ejemplo, el ala de un avión cuya reducción de peso ayuda a producir menores emisiones de CO2. Este tipo de innovaciones y tecnologías otorgan un rendimiento mayor en productividad y eficiencia, claves para un mayor retorno de inversión.
  2. El conocimiento es poder: A medida que el sector manufacturero amplíe sus funciones y capacidades, y el cruce entre ellas aumente; es importante que los profesionales involucrados en estas áreas, amplíen de igual forma sus conocimientos con respecto al avance de este sector. En este caso, el entendimiento profundo de cómo trabajan las funciones continuas, permitirá a los líderes del negocio optimizar la productividad e identificar problemas que podrían estar desacelerando el negocio. De acuerdo al Consejo de Liderazgo Manufacturero (MLC), “los fabricantes ya están aplicando protocolos de aprendizaje automático a los datos generados a lo largo de la producción como el de la calidad detallada de la pieza, la prueba de productos y el desempeño de campo; todo esto para aislar y resolver los problemas de calidad de causas subyacentes.” Esto por consecuencia también, dará paso a mejorar la calidad de los productos entregados hacia los clientes.
  3. Sustentabilidad es más que una palabra de moda: Muchas empresas, incluida 3M, están en una constante búsqueda de nuevas formas de cuidar y mantener nuestros recursos. Con factores de riesgo como el cambio climático, industrias como la manufactura tendrán que ser cada día más y más sustentables. Bajo este contexto, una tendencia que ha ido evolucionando es la de utilizar fuentes de energía alternativas en lugar de combustibles fósiles. De hecho, ha habido un incremento en plantas de producción de energía renovable por sobre las de combustibles fósiles de acuerdo a datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés). Esto no solo será bueno para las empresas, especialmente aquellas en el sector de energía renovable, sino será un esfuerzo positivo en generar un cambio favorable para el planeta, en general.
  4. No eres nada sin tu gente: A pesar de la creciente preocupación por que el talento humano será remplazado por robots, creo que las empresas tienen que aprender a invertir en su gente capacitándola y enseñándoles nuevos conocimientos. Esto traerá como consecuencia que las empresas crezcan junto con sus empleados, creando un ambiente de trabajo consistente y positivo. Por supuesto el reclutamiento de talento nuevo será también clave. Por ejemplo, nuevos campos de trabajo como la ciber seguridad, abrirán la industria a contratar especialistas en tecnologías de la información y sistemas. Es importante entender que entrenar al talento actual y contratar a nuevas personas, siempre será una inversión, pero una que será altamente redituable a largo plazo.

La tecnología, el conocimiento, la sustentabilidad y el talento son simples y a la vez complejas claves para asegurar el continuo crecimiento del sector manufacturero en México. Sin embargo, realmente creo que el país, como lo ha demostrado en repetidas ocasiones, tiene la habilidad de romper sus propios límites y posicionarse como una referencia global para múltiples actividades económicas.

Personalmente, puedo decir que 3M México cree en este país y sus capacidades de fabricación que nos han permitido servir a nuestros consumidores y clientes en los últimos 70 años a nivel nacional y más de 100 años a nivel mundial. Y para nosotros, esto es sólo el comienzo.

*Xavier Douellou es Director General de 3M México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

desempleo
Éste es el secreto para crear empleo en México, según Nestlé
Por

Nestlé aplica el modelo de formación dual en ocho de sus 17 plantas en México, y esperan sumar todos los complejos en di...