Por Esther Riveroll*

La mancuerna manufactura y tecnologías de información, así como la analítica y Big Data, están impulsando la cuarta revolución industrial, también denominada Industria 4.0, la cual desafía a los líderes del sector manufacturero a integrar TI y tecnología operacional para crear valor, conectar el piso de manufactura con el punto de venta, así como examinar el flujo de información de cadenas de producción inteligentes y conectadas que informen y administren la producción, distribución y el proceso de posventa.

Términos como machine to machine (M2M), empresas conectadas, manufactura e industria inteligente, manufactura 4.0, Internet de Todo (IoE) e Internet de las Cosas Industrial (Industrial IoT), entre otras, dan forma a la Industria 4.0, donde la gran explosión de información generada por sensores y máquinas conectadas a internet será la mina de oro a explotar para desarrollar nuevos productos, para satisfacer, en tiempo real, las necesidades cada vez más exigentes del consumidor.

Desde 2015, la llegada del Internet de las Cosas (IoT) significó un nuevo modelo de negocio con alto potencial para transformar las operaciones de cualquier industria. Hoy en día, según cifras del Mobility Report de Ericsson, se estima que IoT conectará 28,000 millones de objetos a internet para el año 2020, desde bienes de consumo personal (wearables), como relojes inteligentes, hasta automóviles, equipos para el hogar y maquinaria industrial y sus procesos.

PUBLICIDAD

El rumbo de la humanidad y de las compañías dependerá, en gran parte, de la conexión a internet. Entonces, ¿cómo se preparan las organizaciones para operar este nuevo “modelo de negocio 4.0” que transformará la forma de producción de mercancías?

A través de la manufactura 4.0, las firmas buscan establecer un modelo de fabricación inteligente que usará datos en tiempo real para mejorar las operaciones, también en tiempo real, de los diferentes actores de la cadena de suministro, así como capitalizar al momento la información generada por máquinas, empleados y proveedores. Esto permitirá tomar decisiones correctas y dar respuestas oportunas, confiables y que atiendan las necesidades de producción que el mercado demande.

Por otra parte, la consultora Select señala que la robotización de la industria 4.0 es posible y se caracterizará por combinar cuatro elementos: el incremento de los volúmenes de información, poder de cómputo y conectividad; las capacidades de analítica e inteligencia de negocios; las nuevas formas de interacción hombre-máquina, como las interfaces de realidad aumentada, así como las mejoras en la transferencia de instrucciones digitales al mundo físico con la impresión 3D y la robótica.

La manufactura 4.0 busca la eficiente automatización de procesos, permitiendo una mayor producción en menor tiempo, sin la necesidad de sustituir la mano humana y aprovechar su conocimiento y experiencia para agregar valor al producto terminado. De acuerdo con datos del McKinsey Global Institute, se estima que la automatización podría aumentar el crecimiento de la productividad global entre 0.8% y 1.4% anualmente.

Para hacer frente a los retos que se vislumbran en la cuarta revolución industrial, es indispensable establecer una plataforma de TI en el piso de manufactura y una estrategia de colaboración para que los socios de negocio capitalicen los datos generados por las líneas de producción, centros de distribución y la demanda en el punto de venta. Además, tecnologías como Big Data y Cloud hacen realidad las iniciativas de IoT en la industria.

Si bien es necesaria la automatización de las fábricas, se requiere información de diferentes áreas de la organización y eslabones de la cadena de suministro, por lo que cada dato debe ser procesado y enviado bajo reglas de limpieza, calidad, integración, seguridad y enmascaramiento, para compartirlos de manera on-premise o en la nube, así como crear y suministrar datos maestros en el momento preciso en que se necesiten.

La transformación digital y la automatización de procesos en la industria 4.0 son una realidad, así que la mejor forma de afrontar este escenario es habilitar plataformas tecnológicas que proporcionen datos confiables, oportunos y relevantes para transformar la forma en que opera el piso de manufactura y desarrollar productos fuera de nuestra imaginación.

*Esther Riveroll es Fundadora y Directora General de Alldatum Business.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Trámites corruptos costaron 1,600 mdp a empresas en 2016
Por

En México, el costo promedio de la corrupción regulatoria por empresa fue de 12,243 pesos.