Automóviles que contaminan más de lo que registran, contratos irregulares de infraestructura y  sobornos fuera de la cancha son los principales temas que involucraron en escándalos a gigantes del mundo corporativo este año.

 

La FIFA, Odebrecht, OHL México y Volkswagen protagonizaron algunos de los escándalos corporativos más sonados de 2015.

PUBLICIDAD

En el caso del organismo rector mundial del futbol, los arrestos de varios directivos de alto nivel, acusados por corrupción, desataron el enojo de sus dos patrocinadores más grandes, Coca-Cola y McDonald’s,  y exigieron limpiar la imagen del organismo.

La constructora más grande de Latinoamérica y propiedad de una de las familias más ricas de Brasil estaba coludida con varios funcionarios y legisladores para ganar contratos millonarios.

En México, la filial de la constructora española OHL fue el centro de atención en la primera mitad del año por una serie de audios difundidos por internet, en los que sus directivos, presuntamente, acordaban incrementos a las tarifas de vialidades operadas, reuniones con funcionarios sobre futuros contratos a ganar y la forma de proceder contra otra empresa. El asunto ha derivado en la salida de un directivo de OHL México, una denuncia contra Infraiber, a la que OHL acusa de sustraer ilegalmente y difundir los audios, hasta una investigación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), que dará sus resultados en los primeros meses de 2016.

Por otro lado, una agencia ambiental en Estados Unidos cimbró a Volkswagen, la automotriz más grande de Europa, por un software en sus autos con motor diesel que reportaba menos emisiones contaminantes que las reales. El escándalo ambiental provocó la salida de su CEO y un deterioro en su prestigio.

Aunque la cultura de supervisión y autorregulación emerge, el apetito por las ganancias de la empresas y sus altos directivos es parte de su naturaleza, y esta condición las puede llevar hacia prácticas de corrupción, explica Sergio Díaz, director de consultoría forense y litigio de la firma FTI Consulting.

“Si existen ciertas condiciones, como un relajamiento de la disciplina empresarial, además de que los órganos reguladores no hagan su trabajo, que haya un Estado de derecho débil y un esquema de corrupción que permita ganar contratos, vender más o conseguir licitaciones, obviamente (los gigantes corporativos) lo van a hacer.”

El 44% de las empresas en México ha realizado un soborno, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco). Esta cultura de corrupción hace que los mexicanos gasten 32,000 millones de pesos (mdp) en sobornos al año, dijo María Amparo Casar, directora de Anticorrupción del Imco, el pasado 9 de noviembre.

El entorno vulnerable de algunos países también favorece las prácticas de corrupción. México ocupó el lugar 103 de 175 países con una puntuación de 35 sobre un margen de 0 a 100 puntos en el Índice de Percepción de Corrupción 2014 elaborado por la firma Transparencia Internacional.

“Los países al final del índice necesitan adoptar medidas radicales anticorrupción en favor de su población. Los países con mejores resultados deberían asegurarse de no exportar prácticas corruptas a países subdesarrollados”, expresó José Ugaz, director de Transparencia Internacional en el sitio web de la organización.

Desde Suiza y Alemania hasta Brasil y México, te presentamos un recorrido por los principales escándalos corporativos ocurridos en 2015.

 

1. Sobornos fuera de la cancha

El 27 de mayo de 2015, siete directivos de alto rango de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) fueron arrestados en un hotel de Zúrich por posible corrupción, sobornos y lavado de dinero.

Entre los acusados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos se encontraba el vicepresidente, Jeffrey Webb, detenido por presuntos sobornos que sumaban 150 millones de dólares (mdd) para otorgar lucrativos derechos de marketing y transmisión mediática en EU y América del Sur.

FIFA reporta ingresos por más de 5,700 mdd anuales, según su último reporte de resultados en 2014. La primera entrada es por derechos de transmisión televisiva, que ascienden a 2,428 mdd. La segunda corresponde a derechos de marketing, por más de 1,620 mdd, y una tercera parte viene de licencias que ascienden a 185 mdd.

“Los pagos ilegales y clandestinos de dádivas y sobornos se convirtieron en una forma de hacer negocios en la FIFA”, dijo a Reuters el director de la FBI, James Comey.

La cabeza principal no tardó en rodar. El 2 de junio, el presidente de la institución, Joseph Blatter, renunció tras 17 años al frente de la FIFA y pese a su quinta reelección.

Aunque FIFA no es una empresa, sí es una asociación privada y sus patrocinadores oficiales manifestaron su molestia. Por ejemplo, Coca-Cola y McDonald’s exigieron reformas en la dirección de la institución deportiva tras la salida de Blatter.

El hombre que lidera la reforma al interior de FIFA es el ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Francois Carrad, de 77 años, quien tiene amplia experiencia en limpieza corporativa. Enfrentó corrupción al interior del comité tras la asignación de Salt Lake City, Estados Unidos, como sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2002.

 

2. El CEO que fue a la cárcel

El 19 de junio fue detenido Marcelo Odebrecht, CEO de la compañía constructora más grande de América Latina. ¿La razón? Una investigación por redes de corrupción en supuestos contratos con sobrecostos a la paraestatal Petrobras, que se distribuían entre políticos y funcionarios vinculados a las asignaciones.

La fiscalía de Brasil argumentó que la firma Odebrecht conseguía contratos en los que se aumentaba el valor hasta 4% y repartía la diferencia entre funcionarios y partidos políticos. La paraestatal brasileña admitió, incluso, que el monto por corrupción ascendía a más de 2,000 mdd.

Petrobras ya pasaba por un mal momento cuando sucedió la detención. De 2012 a 2013, la empresa perdió 45% de su valor de marca, según el conteo BrandZ Top 50 Most Valuable Latin American Brands. El año pasado, la firma añadió un nuevo hundimiento de 44% en su valor.

Los brazos de la compañía de origen brasileño están en Argentina, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana.

La familia Odebrecht ocupa el puesto ocho de la lista Forbes Brasil de millonarios 2013, con una fortuna estimada en 4,500 mdd.

Una de las consecuencias del escándalo fue que 32 compañías tienen prohibido trabajar con Petrobras, informó el jefe de gobernanza, Joao Elek.

 

3. Tarifas irregulares y contratos

La constructora española OHL protagonizó un escándalo a raíz de unas llamadas filtradas vía internet, por supuestos sobrecostos de su filial mexicana a una vialidad en el Estado de México de cuatro aumentos de 25% entre 2013 y 2016, justificados por una inflación, aunque el Índice Nacional de Precios al Consumidor en México no rebasaba 5% entre 2013 y 2014.

Durante abril de 2015, YouTube hospedó audios que involucraban a Pablo Wallentin Crawford, representante de OHL México, en los que se revela un supuesto aumento de costos  por la construcción de los 22 kilómetros de longitud de la vialidad, en la entidad gobernada por Eruviel Ávila.

En respuesta, OHL interpuso una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra la compañía Infraiber, “por la difusión de desplegados, comunicados y grabaciones ilícitas y manipuladas, mediante las cuales se pretende extorsionar a la compañía y que ha causado un perjuicio patrimonial a los accionistas de la misma”.

Pese al intento por deslindarse de la acusación, el 14 de mayo la CNBV emprendió una investigación para revisar la información entregada a los inversionistas de la empresa, cuyos resultados en 2016 estarán disponibles sólo si el regulador bancario impone sanciones a OHL.

Las filtraciones continuaron. Otro de los audios mostraba cómo se organizaban las vacaciones familiares del entonces secretario de Comunicaciones  del Estado de México, Apolinar Mena, con Wallentin en el hotel Mayakoba en Cancún, Quintana Roo.

OHL México reportó una ganancia de 1,461 millones de pesos (mdp) en el segundo trimestre del año, un crecimiento de 56.9% frente a igual periodo de 2014.

“Los fundamentales de la compañía son sólidos, lo que nos permitió registrar aumentos de 25% en los ingresos por cuotas de peaje”, dijo Sergio Hidalgo, director general de OHL México, en el reporte trimestral.

Semanas después del incidente, tanto Wallentin como Mena abandonaron sus cargos.

Además del Viaducto Bicentenario, el portafolio de OHL en México se compone de vialidades como el Circuito Exterior Mexiquense, la Autopista Norte y Amozoc-Perote. La Autopista Urbana Norte, que va del Toreo a San Antonio en el DF, hasta 2014 tuvo un tráfico medio de 44,000 vehículos, e ingresos por peaje de 422 mdp.

 

4. La automotriz que ‘engañaba’ al medio ambiente

El 20 de septiembre, la firma automotriz admitió haber modificado el software de 11 millones de vehículos con motor diesel para que registraran menos emisiones de gases contaminantes.

El golpe para Volkswagen vino de Peter Mock, director del grupo ambiental International Council for Clean Transportation (ICCT, por sus siglas en inglés), responsable  de destapar el engaño,  en un intento por demostrar si los autos estadounidenses contaminaban más que los europeos, reportó la cadena inglesa BBC.

En menos de una semana, la compañía automotriz perdió 29,000 millones de euros (mde) en la Bolsa de Frankfurt, una merma de 40% de su valor. Su presidente ejecutivo, Martin Winterkorn, abandonó el cargo para no obstruir los cambios que la firma alemana necesitaba.

Para reparar los automóviles en Europa, Volkswagen dijo que reservará 7,400 millones de dólares en el tercer trimestre, y cubrir costos de servicio y marketing vinculados al escándalo, difundió Reuters.

Entonces fue que la firma automotriz trató de deslindarse. El CEO de Volkswagen America, Michael Horn, responsabilizó a un pequeño grupo de ingenieros de la empresa por el engaño.

“Por lo que sé, no se trató de una decisión corporativa; es algo que hicieron varios individuos”, afirmó Horn,  ante un panel de legisladores estadounidenses que investiga las irregularidades de VW.

La titular de la Procuraduría Federal del Consumidor en México, Lorena Martínez, dijo a medios que la subdivisión de protección al medio ambiente (Profepa) revisaría los motores para saber si hay alteraciones que violen la ley.

Si la empresa vendió vehículos alterados será sancionada con 3.7 millones de pesos por vehículo. La estimación de Profeco es de 32,000 consumidores afectados, y Volkswagen enfrentaría multas por 7,000 mdd.

 

Siguientes artículos

Bancos europeos preparan “ola” de despidos en 2016
Por

Diez de los bancos más grandes de la región anunciaron el recorte de 130,000 puestos de trabajo desde junio.