“El riesgo más grande para el crecimiento mundial es que la actividad en China se desacelere más bruscamente de lo que predecimos actualmente y arrastre al mundo con él”, dicen analistas de Citi Research.

 

Por Liyan Chen

PUBLICIDAD

Llegó la época en que Wall Street busca predecir el panorama económico mundial para 2016, y una de las preguntas más frecuentes es la incertidumbre con respecto a China.

No es exagerado afirmar que si China estornuda, el mundo se resfría. “El riesgo más grande para el crecimiento mundial es que la actividad en China se desacelere más bruscamente de lo que predecimos actualmente y arrastre al mundo con él”, escribieron los analistas de Citi Research. “China está en la transición de una economía de manufactura a una de consumo, y de una dirigida por el Estado a una en que la guía es el libre mercado. Ambos cambios crearán incertidumbre sobre la senda de crecimiento de China y las perspectivas de los flujos de capital”, describió UBS en su informe de perspectivas de inversión para 2016.

¿Qué pasará con la segunda mayor economía del mundo en 2016? Aquí mostramos un resumen de los pronósticos de los banqueros de Wall Street:

1. El crecimiento del PIB de China se desacelerará más, pero no colapsará

No nos equivoquemos: China va a desacelerarse, pero Wall Street no cree que colapse en 2016. Los analistas de Barclays Research pronostican un crecimiento del PIB para 2016 de 6%, mientras que los analistas de UBS tienen una predicción un poco más optimista de 6.2%. Citi Research, más pesimista sobre la tasa de crecimiento, ubica sus estimaciones de crecimiento en poco más de 5%. Sí, no hay duda de que China enfrenta a muchos problemas que van desde el alto apalancamiento de la economía a los crecientes costos de mano de obra, pero Wall Street se mantiene optimista de la capacidad del gobierno para manejar la transición. Un colapso del sistema financiero al estilo Lehman también sería poco probable dados los recursos del gobierno para respaldar el sistema financiero. “A largo plazo, seguimos siendo alcistas, y vemos un alto riesgo de un aterrizaje forzoso, pero a corto plazo hay signos de estabilidad”, según un informe de Credit Suisse.

2. Más recortes de tasas en el futuro

Después de bajar las tasas de interés en varias ocasiones en 2015, sigue siendo probable que China continúe su política de flexibilización monetaria para contener su desaceleración económica. Una de las razones es la presión de la deflación creada por la debilidad en el crecimiento. Barclays Research predice dos 25 puntos básicos más de recortes de las tasas de referencia en el primer semestre de 2016, habida cuenta de la necesidad de apoyar la confianza y reducir la carga de la deuda. Pero los analistas de Citi señalan la necesidad de reformar el mecanismo de intervención de tasas y del mercado monetario con el fin de hacer más eficaces los recortes de tasas. “En una economía actualmente sujeta a salidas de capital sostenidas, las condiciones monetarias más atractivas pierden eficacia si no se permite que el tipo de cambio se mueva, dado que gran parte de la liquidez adicional inyectada por los bancos centrales fluye hacia afuera del país a través de pérdidas de reservas y salida de capitales” escribieron analistas de Citi Research.

3. El yuan continuará depreciándose

2015 fue un hito importante para el yuan, dado que el FMI acordó incluir oficialmente la moneda china en su canasta de referencia. El 11 de diciembre, el Banco Popular de China señaló su intención de vincular el yuan a una canasta de monedas en lugar de sólo con el dólar estadounidense, lo que podría dejar espacio para que la moneda china caiga. Los analistas de Barclays esperan que la paridad dólar-yuan caiga a 6.8 a mediados de 2016.

4. Las salidas de capital continuarán al alza

En los últimos meses, el gobierno ha impuesto medidas cada vez más estrictas para limitar la fuga no oficial de capitales. Los flujos no relacionados con la inversión extranjera directa no aumentaron en el tercer trimestre en 2015 después de que el Banco Popular de China se mudó a un régimen fijo de yuanes en agosto de este año, según Barclays. La combinación de menor crecimiento interno y el sesgo hacia la inversión en el extranjero probablemente contribuirán a otras salidas de capitales, lo que podría crear una mayor presión sobre las reservas de divisas. Citi Research predice que esto podría dar lugar a aún más recortes de las tasas de referencia y una mayor depreciación del yuan.

 

Siguientes artículos

7 razones para que pierdas el miedo a las tarjetas de crédito
Por

Una tarjeta de crédito, más que un peligro, puede ser un apoyo. Todo depende del uso que le des y qué tan disciplinado s...