Siempre escuchamos lo mismo: los seguros son herramientas financieras que debemos tener, para jamás utilizarlos. Es decir, hay que prepararnos para lo peor y esperar lo mejor.

Esto suena muy bien, porque te da un sentido de control y protección; tener un seguro de vida, uno de gastos médicos o un seguro de auto cubre, más que tus gastos en un siniestro, tu paz interior durante todo el tiempo en el que estás a salvo.

Simplemente, piensa: si a la mayoría de las personas les sucediera un evento costoso al menos una vez en su vida, las aseguradoras no serían negocio.

Al considerar estadísticas de riesgo a gran escala e incluso a nivel del riesgo que hay en tu familia, algunas coberturas valen la pena, pero la mayoría no. Así que, si no entiendes y no conoces tu póliza, pagarás por un servicio que -lo más probable- nunca usarás

PUBLICIDAD

Mi recomendación no es que no los compres, sino que los uses lo más posible, aunque no te pase nada grave (y ojalá nunca te pase nada grave). ¿Cómo? Aquí te dejo algunos tips:

  • Conoce las exclusiones o condiciones de periodos de espera de tu seguro

Los periodos de espera son más comunes en el caso de los seguros médicos. Una cláusula que encontrarás en la mayoría de las pólizas es la de embarazo. Por lo general, las aseguradoras establecen que deben pasar 10 meses a partir de que contrataste el seguro para cubrir tu embarazo y los gastos derivados del mismo, así como a tu bebé.

También hay enfermedades para las cuales no te cubren sino hasta que pasa un tiempo determinado. Y si hay preexistencia, es decir, si tuviste un factor de riesgo o padeces la enfermedad desde antes de contratar el seguro, lo más probable es que la excluyan de tu cobertura.

  • Entiende a la perfección el pago de deducible

El deducible es menos complicado de lo que parece y aplica la misma regla para un seguro médico o de autos: a mayor pago de deducible, menor costo de póliza; a mayor costo de la póliza, menor pago de deducible.

El deducible es un porcentaje o cantidad que pagas a tu aseguradora en caso de una enfermedad o accidente, además del pago mensual de tu póliza. El tope de éste depende del tipo de cobertura que contrates; en el caso de los seguros médicos, depende de factores como el nivel de hospitales en los que puedes ser atendido.

  • Aprovecha los detalles tu seguro médico

Muchos seguros médicos de gastos mayores incluyen beneficios a pequeña escala como descuentos en laboratorios, en servicios dentales, visitas de médicos a tu casa o incluso operaciones de los ojos. Conoce si tu cobertura los incluye y si no, pregunta por ellos, quizá te cueste un poquitito más, pero son servicios que realmente usarás.

  • Usa las asistencias de tus seguros de auto

En tanto, los seguros de auto incluyen servicios como grúa o asistencia mecánica. La próxima vez que te suceda algo en medio de la carretera, no esperes a un buen samaritano, llama a la aseguradora que tanto te cuesta.

Recuerda, la vida y el ahorro en seguros está en los detalles.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ComparaGuru

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Economía colaborativa, clave para el desarrollo de México
Por

Este modelo de producción y consumo abre puertas a nuevos modelos de negocio que debemos abrazar en pos del crecimiento....