La Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) admitió a trámite la denuncia presentada por El Centro Mexicano de Derecho Ambiental , A.C., (CEMDA) con relación al desmonte de vegetación en donde se pretende construir la refinería de Dos Bocas (Tabasco).

AunqueRocío Nahle, titular de la Secretaria de Energía (Sener) en esta nueva administración, dijo que la refinería tiene los permisos necesarios para llevar a cabo la obra. Greenpeace, en un comunicado, declara que esos documentos aún no han sido mostrados ni por Petróleos Mexicanos (Pemex) – dueño del predio- ni por otras autoridades como la Sener.

Esta denuncia presentada hace tres semanas afirma que el desmonte se hizo sin contar con la autorización de Cambio de Uso de Suelo Forestal (CUSF) ni con las autorizaciones correspondientes en lo que a materia de impacto ambiental se refiere. Estos documentos son primordiales para que una obra de esta naturaleza pueda llevarse a cabo.

En el documento compartido por Greenpeace y donde se comunica la admisión a trámite de la denuncia se explica el porqué de la admisión: “se llevó a cabo la búsqueda en el Sistema Nacional de Trámites, del proyecto consistente en una refinería que se planea construir en el puerto de Dos Bocas, municipio de Paraíso, estado de Tabasco, no obstante, no se localizó antecedente y/o registro de alguna solicitud y/o autorización de cambio de uso de suelo en terrenos forestales para el desarrollo del proyecto antes referido, a favor de alguna persona física o moral”.

Lee también: Resultados de la consulta: 9 de cada 10 apoyan el Tren Maya y refinería en Dos Bocas

Esta declaración recogida en el comunicado va en la línea de distintas organizaciones ambientales las cuales afirman que no hay -de momento- permiso alguno para el desmonte de la vegetación en el predio de Dos Bocas.

En la actualidad lo que se conoce por medio del Sistema de Trámites de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es la existencia de una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) que es del año 2011.

Esta la elaboró Pemex para pedir una autorización de cambio de suelo forestal en tres hectáreas, para construir un hospital, que el final no se llevó a cabo, ya que la empresa de petróleos desistió en ese manifiesto.

Además MIA no tiene ninguna relación con el proyecto de la refinería de Dos Bocas, ya que de acuerdo con la ley Pemex tendría que presentar una solicitud especifica para realizar dicha obra, prometida por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Teniendo que haber sido ese proyecto el que se debería haber evaluado sobre su impacto ambiental.

“La zona desmontada corresponde a un área marcada como -prioritaria de conservación-, por lo que corresponde a la autoridad competente investigar qué fue lo que se destruyó en este caso y determinar las responsabilidades y sanciones de acuerdo con la gravedad de los hechos encontrados”, dicta el comunicado.

 

Siguientes artículos

Alexa Moreno, mexicana de oro en la Copa Toyota de Japón
Por

La atleta mexicana se llevo la presa de oro en la prueba de salto a caballo, la segunda en lo que va de año tras el bron...