Notimex.- Simulan una pelea para distraer la atención o bloquean el paso de algún cliente con el carrito del supermercado, para después robarles sus pertenencias, en especial las bolsas a las mujeres y las carteras a los hombres, sin que se den cuenta o amenazando con un cuchillo.

Este modus operandi es cada vez más visible en supermercados y tiendas departamentales de Ciudad de México y zona metropolitana, sobre todo cuando hay más afluencia de personas, y el “blanco perfecto” son las mujeres solas y personas de la tercera edad.

Acción Legal Total (ALTO) México ha identificado que en esos sitios llegan a operar hasta cinco maleantes y lo hacen con regularidad los días martes y miércoles, de 13:00 a 17:00 horas, porque es cuando hay más ofertas y promociones en estos establecimientos.

Cada semana se comenten al menos 40 ilícitos de los llamados “carteristas”, en su mayoría son perpetrados por mujeres, quienes suelen hacerse pasar por clientes, para después poner la mirada en los objetos de valor de otros clientes, comentó Karina Soriano, directora jurídica de esa organización.

Las denuncias de los ciudadanos revelan que el índice de robos se ha incrementado 73% durante los últimos tres años, en particular en centros comerciales, tiendas de autoservicio y retail de las alcaldías de Coyoacán y Benito Juárez, detalló.

Entre 2016 y 2018 se registró un aumento de 222% en el arrebato de carteas, relojes, joyería y teléfonos celulares por parte de los malhechores que se desplazan “sin problema”, entre los pasillos de las diferentes tiendas de autoservicio, sostuvo.

Te puede interesar: Preocupación por aumento de robos en transporte de CDMX

Con los testimonios de algunas víctimas y lo dicho por el personal de los establecimientos se apunta a varios modus operandi.

Uno de ellos consiste en utilizar esos espacios para observar a sus víctimas y asegurase de que van solas y distraídas en sus compras, pero con la bolsa bajo el hombro o sobre el carrito, explicó Soriano.

Los delincuentes planean el robo mientras llevan carritos con algunos productos para simular hacer compras, y después interceptan a las personas en alguno de los pasillos, donde les bloquean el paso.

Un delincuente se coloca al frente de la persona para fingir que elige un producto del anaquel, el segundo se ubica del otro costado y en la misma situación para distraer a la persona y el otro roba la bolsa o sustrae los objetos.

Todo eso sucede en poco tiempo, y en tanto otros criminales se encuentran en alerta por si llega a aparecer el personal de seguridad de las tiendas de autoservicio.

También es común que abordan a las personas de la tercera edad dentro o afuera del lugar, con alguna conversación o fingen la caída de un objeto, para ganarse su confianza y enseguida quitarles sus pertenencias de valor.

Lee también: La política de seguridad de AMLO es otra forma de simulación: Javier Sicilia

Pero la insistencia va más allá. Soriano señaló que los ladrones cometen el delito hasta en los estacionamientos, y eligen aquellos donde hay varios coches, sin cobro del servicio y que sean subterráneos.

Con base en las denuncias interpuestas por los afectados en esos sitios, se ha revelado que los criminales aplican “el cristalazo” para hurtar autopartes, pertenencias, productos y todo aquello que parezca de valor.

Esta modalidad se incrementó hasta 125 por ciento durante 2018, reveló la directora jurídica de ALTO México, quien refirió que estos asaltos son más frecuentes en épocas clave, como días festivos, vacaciones o regreso a clases.

Dijo que si bien las denuncias han evidenciado esos números, aún hacen falta más de ellas, “porque nos hacen perder visibilidad de la cifra real de este tipo de actos ilícitos”.

Pidió a las victimas acercarse a las áreas de Servicio al Cliente y Seguridad de los establecimientos para solicitar apoyo y el resguardo de los videos que, en su caso, son de utilidad para identificar a los rateros.

Se trata de un “robo simple”, que puede alcanzar penas desde dos meses y hasta tres años de presión o multas elevadas, de acuerdo con el Artículo 220 del Código Penal de la Ciudad de México, explicó.

Soriano insistió en lo anterior, porque los maleantes pueden ser acreedores a sanciones más severas si han cometido el mismo ilícito en repetidas ocasiones y se tiene un registro de ellos, como lo determina el nuevo sistema de justicia penal.

 

Siguientes artículos

Senado vuelve a rechazar ternas para la CRE; AMLO podrá nombrarlos libremente
Por

En votación por cédula, el pleno de la Cámara Alta negó a los 12 aspirantes que forman las ternas para desempeñarse como...