Por David Jácome Polit*

Quito diseñó un programa de Agricultura Urbana Participativa llamado AGRUPAR. Este beneficia a 1,600 familias de la ciudad que se traduce en unas 4,500 personas, las cuales no sólo tienen alimentos sanos para su autoconsumo, sino que les trae ingresos económicos por excedentes que equivalen a los 300 mil dólares anuales que se reparten entre ellos.

El 70% de las personas que participan en el programa son mujeres y la ciudad cuenta ya con más de 1,300 huertos. El proyecto focaliza su intervención en los sectores más vulnerables de la ciudad donde la desnutrición crónica infantil puede llegar hasta el 46%.

AGRUPAR surgió como respuesta a los diferentes retos económicos que enfrentaba la ciudad. Uno de ellos es la poca diversidad de actividades económicas lo que la convierte en un lugar vulnerable ante las fluctuaciones macroeconómicas. De igual forma existe gran inequidad de ingresos entre grandes y pequeñas empresas. Es entonces necesario crear fuentes de trabajo que aprovechen la juventud de la ciudad, su capacidad de trabajo y su vocación de emprendimiento.

PUBLICIDAD

La Estrategia de Resiliencia de Quito, elaborada a través de su participación en la red 100 Ciudades Resilientes, auspiciada por la Fundación Rockefeller, planteó entonces un hito estratégico para que la economía alimentaria sea motor de desarrollo. Se diseño un plan agroalimentario a escala metropolitana para mejorar la disponibilidad y accesibilidad a alimentos de calidad, fomentar la adopción de dietas diversificadas y equilibradas que aporten a una mejor nutrición, aportar al desarrollo productivo de la ciudad y reforzar la resiliencia alimentaria. Esto, además de preparar a la ciudad para enfrentar cualquier evento que afecte la capacidad de provisión de alimentos.

El proyecto busca disminuir la dependencia de la importación de alimentos en un 85%, mejorar los sistemas de distribución acercando la producción rural al consumo urbano. Además, busca influir en la oferta y la demanda mediante la disponibilidad variada y abundante de alimentos producidos dentro de la ciudad y a través de campañas de comunicación para incidir en las preferencias alimentarias de la demanda.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la agricultura urbana y periurbana (AUP), definida como el cultivo de plantas y cría de animales dentro y alrededor de las ciudades, contribuye a la seguridad alimentaria de los hogares, al alivio de la economía del hogar y el aporte ambiental debido a que los alimentos requieren menos transporte y refrigeración.

A través de AGRUPAR, parte de la oferta de servicios de ConQuito, la Agencia de Desarrollo Económico de la ciudad, promueve emprendimientos e innovación tecnológica y social. Una vez satisfechas las necesidades familiares, el programa logra escalar la producción de alimentos y convierte el emprendimiento familiar a través de circuitos cortos alternativos de  comercialización (Bioferias) en iniciativas exitosas al facilitar la venta de excedentes de producción (vegetales, frutas, tubérculos, huevos, cárnicos, snacks, plantas medicinales) promoviendo el comercio justo local, al fomentar una relación estrecha entre el productor y el consumidor y al reducir la huella ecológica alimentaria de la ciudad.

  • Pacto Global Ecuador, ODS 2, 2017
  • Momentum for Change Awards 2017

En la práctica ha sido muy enriquecedor compartir innovadoras formas de producción de alimentos con el ciudadano común y al mismo tiempo sensibilizarlo en aspectos relacionados al consumo responsable como: la preferencia por lo “local”, fresco, orgánico y justo. A través de esta experiencia se ha roto un paradigma sobre el consumo de alimentos sanos como un lujo. Con este programa Quito es referente en cómo construir una actitud más resiliente frente a la alimentación.

*Director Metropolitano de Resiliencia de Quito, Experto en Tecnología en Desarrollo Sostenible y Resiliencia.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La boda real, la selección y las elecciones 2018
Por

Los sentimientos a los que apelan las campañas políticas en nuestro país, así como los sentimientos alrededor de la Boda...