La demanda interna fue el principal aliciente para el progreso de la economía alemana, gracias a que registró un alza del 0.7%, lo que ayudó a revertir la débil demanda en las exportaciones. 

 

Reuters

BERLIN  – Un fuerte aumento de la demanda interna contrarrestó la debilidad de las exportaciones e impulsó el crecimiento de Alemania de un 0.3% en el tercer trimestre, ofreciendo además municiones a Berlín en su enfrentamiento con Bruselas por los desequilibrios comerciales en la zona euro.

PUBLICIDAD

La Comisión Europea está investigando un alto superávit de cuenta corriente de Alemania, en medio de críticas de que el país depende demasiado de las exportaciones. Aun así los datos mostraron que el comercio exterior restó 0.4 puntos porcentuales al crecimiento en el tercer trimestre.

“Con los datos de hoy (viernes) las críticas recientes al modelo de crecimiento alemán son como llorar sobre la leche derramada”, dijo Carsten Brzeski, economista senior de ING. “El frecuente llamado a equilibrar la economía ya está ocurriendo”, agregó.

La demanda interna fue el principal impulso para el crecimiento, con un alza del 0.7% en el trimestre. La inversión, que comenzó el año a un ritmo lento, aumentó un 3.0% alentada por la construcción.

El consumo privado sumó 0.1 puntos porcentuales al PIB. Un robusto mercado laboral, la moderada inflación y fuertes alzas salariales han impulsado el gasto de los hogares en Alemania.

Berlín depende de la demanda interna para apuntalar el crecimiento este año, en la medida en que la economía tradicionalmente impulsada por las exportaciones sufre por un debilitamiento de la demanda de sus socios de la zona euro y una desaceleración de los mercados emergentes.

La economía alemana tuvo un desempeño estelar durante los primeros años de la crisis de la zona euro, pero el crecimiento se desaceleró el año pasado.

Luego de estancarse en el primer trimestre de este año, la economía alemana creció un 0.7% entre abril y junio, pero esto se debió mayormente a los efectos de una recuperación relacionada con factores climáticos y recuperación del rezago.

Datos la semana pasada mostraron que el crecimiento económico en Alemania ayudó a la zona euro a evitar un estancamiento, luego de que las economías de Francia, Grecia e Italia se contrajeron.

Pero el crecimiento económico alemán apenas superó la expansión del 0.2% de Portugal, que recibió un rescate financiero.

Los economistas esperan un sólido crecimiento en el cuatro trimestre. El Bundesbank dijo esta semana que Alemania se está expandiendo firmemente y que su avance se consolidaría en los próximos meses gracias a la demanda interna y a una mejora a nivel global.

Esta semana, un sondeo mostró que la expansión del sector privado cobró fuerza en noviembre, sugiriendo que la economía podría expandirse un 0.5% en los últimos tres meses del año.

Otro sondeo dio a conocer que la confianza de los inversores subió a su mayor nivel en cuatro años en noviembre y que el índice de clima empresarial del centro de estudios Ifo subió más de lo previsto en noviembre, alcanzando su nivel más alto desde abril del 2012.

Pero recientes datos, muchos de ellos atrasados, han ofrecido lecturas más mixtas. Los pedidos industriales, las exportaciones y las ventas minoristas subieron, pero las importaciones cayeron y el desempleo aumentó.

El Gobierno espera un crecimiento del 0.5% este año y de un 1.7% en el 2014.

 

Siguientes artículos

Novartis recompra acciones por 5,000 mdd
Por

La empresa dijo que asignará capital a un dividendo fuerte y en crecimiento, asegurará compras y realizará el programa d...