El día que Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como presidente de México, Gustavo de Hoyos Walther, líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), reiteró el respaldo que esa agrupación daría al mandatario. Siempre y cuando se condujera de manera democrática y promoviera el desarrollo del país y la unidad de los mexicanos.

El mismo día, unas horas más tarde, De Hoyos lamentó el discurso inaugural del presidente, el cual calificó de negativo, precisamente por incitar a la polarización.

“El mensaje de #TomaDePosesión de @lopezobrador_  como #PresidenteDeMéxico en #SanLázaro tiene un saldo negativo: expresiones polarizantes, ideología retrógrada y reversa a reformas energética y educativa. Lo bueno, promesas de respeto a @Banxico, no endeudamiento y no más impuestos”, escribió en su cuenta de Twitter.

A lo largo del año, AMLO ha mostrado dos caras distintas con este sector de la sociedad: por un lado saluda y hasta invita a las mañaneras a ciertos empresarios, quienes le retribuyen estos gestos con espaldarazos y mensajes de confianza; mientras que a otros también los lleva a sus conferencias matutinas pero con acusaciones, señalamientos y burlas.

El diferendo más marcado lo tiene con Claudio X. González, presidente de Kimberly Clark de México, a quien desde hace por lo menos 13 años acusa de estar en su contra y de haber intervenido en la elección de 2006 con tal de evitar su triunfo. Igualmente lo ha calificado el último año como promotor de las privatizaciones y asesor del expresidente priista Carlos Salinas de Gortari.

Y como presidente lo ha mantenido presente: en al menos 9 de sus conferencias matutinas ha mencionado al empresario o a su hijo, quien preside la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, que promovió diversos amparos en contra de la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

Igualmente, Gustavo de Hoyos ha mostrado su descontento con las políticas del actual gobierno en reiteradas ocasiones. Sumado a ello, ambos bandos tuvieron una diferencia por la presentación de Alternativas por México, un plan promovido por la Coparmex que busca la “formación de líderes ciudadanos y comunitarios” cuya función será se agentes ciudadanos de cambio para buscar opciones de desarrollo sostenibles e incluyentes, según refiere la propia organización.

TE PUEDE INTERESAR: Empresarios preparan proyecto de nación alternativo al de AMLO, acusa Proceso

El plan fue señalado por la revista Proceso como una intención de oponerse al proyecto de nación de AMLO e incluso prevé una alianza con partidos políticos.

“Yo los llamaría a los opositores a… el de la Coparmex, que es activista, siempre pensé que era como un sector de un partido y ahora está quedando de manifiesto… los partidos no tienen por qué tener corporaciones, sectores, con todo respeto pues”, aseguró el presidente en su conferencia matutina del pasado 25 de septiembre.

No obstante, el líder de esa agrupación ha mantenido su palabra de respaldar los proyectos que consideren en beneficio de las empresas, como el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura, el cual saludó luego de su presentación.

“El reconocimiento del Gobierno Federal sobre la relevancia del trabajo conjunto con el sector privado, bajo la premisa de un esquema de confianza y un marco jurídico claro y transparente, permitirá impulsar las obras de infraestructura que nuestro país tanto requiere, señaló Gustavo de Hoyos Walther”, lanzó ese organismo en un comunicado el martes 26 de noviembre.

Por otro lado, empresarios como Carlos Slim, fundador de Grupo Carso, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), y José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), acudieron a Palacio Nacional a participar de las conferencias matutinas de AMLO.

En su intervención a finales de agosto, el magnate mexicano dio su respaldo al mandatario mexicano y pronosticó  que pronto habría crecimiento, aunque no este año.

“Habrá que buscar hacer más inversiones. Estamos en una situación en la que el crecimiento puede ser 0 o 2, o 0.2, 0.8, no es importante, lo importante es que está así porque no ha habido esa gran inversión, se está planteando.

“Vamos a crecer bien y pronto, no este año, probablemente este año no pueda, no sé si crezcamos o no crezcamos, es intrascendente, lo relevante es que hay un potencial y grandes posibilidades de crecimiento como se ha planteado a través de estas grandes inversiones y que los recursos ahí están y los proyectos ahí están”.

En el mismo sentido, el discurso del dirigente del CCE mostró su respaldo a AMLO a pesar de que la economía del país se ha mantenido estancada y que se ha reducido la inversión pública en atención de las empresas.

“Desde que usted llegó al poder, el sector privado se ha comprometido con usted a atacar la pobreza, a aumentar el crecimiento económico del país y a combatir la corrupción, también nos lo pidió. Creo que esta es una muestra de cómo a través de la inversión podamos crecer, podamos desarrollar nuestro país y al mismo tiempo a través de ese crecimiento combatir las carencias de muchísimos mexicanos que nos afectan, nos duelen y que como sector privado estamos intentando colaborar y enfocar, y aplaudimos enormemente que este gobierno esté orientándose hacia los que menos tienen. Me da pena estar hablándole de espaldas, presidente, pero se lo dedicamos con todo nuestro entusiasmo”, expuso el pasado 26 de noviembre durante la mañanera en que se presentaron los 147 proyectos de infraestructura que se desarrollarían para promover la inversión privada.

Este último guiño, a unos días de cumplir un año al frente del gobierno, le ha sumado al presidente el respaldo de sectores que lo veían con reticencia. ¿Será el punto de quiebre en su relación con el empresariado?

 

Siguientes artículos

Vino
Los mexicanos consumen 50 veces menos vino que los franceses
Por

La ingesta per cápita de la bebida en el país es de apenas 1 litro al año frente a naciones europeas donde el consumo al...