El ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, fue arrestado este miércoles, por su presunta implicación en un caso de corrupción en el interior de la compañía Petrobras.

Considerado el arquitecto del juicio político en contra de Dilma Rousseff, que finalmente derivó en la renuncia de la presidenta, Cunha fue detenido por la policía en la capital Brasilia, en su vivienda, por orden de un juez, luego de que perdiera su inmunidad parlamentaria la semana pasada.

Cunha es acusado de recibir sobornos por 5 millones de dólares, relacionados con dos contratos de la petrolera controlada por el Estado; de lavado de dinero y de evasión de impuestos.

El ex diputado se dijo orgulloso de haber iniciado el trámite que llevó a la destitución de Rousseff, ya que “ayudó a que Brasil se librara de uno de los gobiernos más corruptos que ha tenido”, dijo en julio pasado cuando renunció a la presidencia de la Cámara de Diputados, proceso que posteriormente le costaría el escaño y por ende la inmunidad.

Cuando se inició el proceso en contra de Dilma, Cunha ya era investigado por su presunta participación en la red de corrupción que operó en Petrobras.

Cunha es dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), al que pertenece el presidente interino Michel Temer.

 

Siguientes artículos

Toshiba está oficialmente fuera del negocio de las computadoras portátiles
Por

Toshiba puso fin a una carrera de 35 años al transferir su participación minoritaria restante en su negocio de computado...