Por Hayley C. Cuccinello

La primera novela de Harry Potter cumple 20 años este mes, pero el potencial de generación de ingresos de la franquicia parece no hacer sino mejorar con el tiempo. La escritora J.K. Rowling ganó 95 millones de dólares (mdd) durante los 12 meses a junio, antes de impuestos y pago de representantes. De acuerdo con nuestros cálculos, eso coloca a la novelista británica en tercer lugar en nuestra lista de las celebridades más pagadas del mundo, sino que también le gana el título al escritor mejor pagado del mundo, superando al prolífico James Patterson (lugar número 9, con 87 mdd), quien ha acaparado la corona durante casi una década.

Las ganancias anuales de Rowling no habían superado los 19 mdd desde 2008, cuando encabezó la lista de 100 celebridades de Forbes con asombrosos 300 millones de dólares. La oleada de este año se debe en gran parte a su obra teatral, Harry Potter and the Cursed Child. Aunque Rowling tiene múltiples fuentes de ingresos de la franquicia de Harry Potter, casi la mitad de sus ganancias de este año se derivan de por escribir sobre el Muchacho que Vivió. La obra de teatro, escrita por Jack Thorne basada en una nueva historia original de Rowling, Thorne y John Tiffany, fue el libro más vendido de 2016 en Estados Unidos, Reino Unido y otros países. En Estados Unidos, ha vendido más de 4.5 millones de copias desde su lanzamiento en julio, según NPD Bookscan, que cubre aproximadamente el 85% del mercado de libros impresos de Estados Unidos. Harry Potter and the Cursed Child también impulsó las ventas del catálogo previo Rowling. Rowling vendió 8.4 millones de copias en Estados Unidos en los últimos 12 meses, superando a su competidor más cercano, James Patterson, por 2.5 millones de unidades, según NPD Bookscan. Aunque la gran mayoría de las ventas de Rowling son ediciones de tapa dura, una fuente informada dice que su compañía Pottermore volvió a la rentabilidad en este año fiscal en gran parte gracias a un aumento en las ventas de libros electrónicos.

Al otro lado del estanque, Harry Potter and the Cursed Child también han ganado millones para Rowling. El guión encabezó las listas en Reino Unido con 1,372,402 copias vendidas en 2016. La producción de West End de Harry Potter and the Cursed Child es un gran éxito, críticamente y comercialmente. Ganó nueve Olivier Awards, un récord histórico para una producción de West End, y las localidades están agotadas hasta 2018. En abril próximo, la obra se mudará a Broadway, donde probablemente generará mayores ganancias para Rowling debido al aumento de los precios de los boletos (y quizá un Tony).

PUBLICIDAD

El segundo flujo más grande de sus ingresos proviene del Mundo Mágico de Harry Potter, una cadena de atracciones temáticas en Universal Parks & Resorts. Rowling recibe una comisión de dos dígitos de los ingresos de entradas, mercancías, patrocinios y alimentos y bebidas. El Mundo Mágico ha sido un gran negocio para Universal Studios desde que el primero abrió sus puertas en 2010 en el parque de Islands of Adventure en Florida. La asistencia a los parques temáticos de Universal Studios aumentó 80% a 47.4 millones entre 2010 y 2016, según informes de la industria de Themed Entertainment Association y AECOM.

Universal Studios gastó millones en los derechos de licencia de Harry Potter y la construcción de las atracciones —el primer Mundo Mágico costó 265 millones de dólares—, pero la inversión se ha pagado sola. “Desde mi punto de vista como diseñador de parques temáticos, la serie Harry Potter es más valiosa e incluso más grande que Star Wars”, dice Edward Marks, Co CEO de Producers Group, una compañía internacional de producción de parques temáticos. “Potter toca todas las edades, todos los sexos y se conecta con casi todo el mundo”. Él ha trabajado con Universal desde 1990, pero no participó en el Mundo Mágico. De acuerdo con Marks, las atracciones del Mundo Mágico, que son altamente inmersivas, fueron un juego artístico y comercial para Universal. “Harry Potter cambió la forma en que los parques temáticos están diseñados y construidos”, dice.

La última película de Rowling, Fantastic Beasts and Where to Find Them, es su película de más baja recaudación con un total de “apenas” 814 millones de dólares sobre un presupuesto de producción de 180 millones. Pero gracias a su renombre y su crédito de guionista, Rowling obtuvo un porcentaje de dos dígitos de la taquilla neta, una proporción mucho más alta que la mayoría de los escritores, recibiendo en última instancia más de 10 mdd, según nuestros cálculos. Aunque la secuela, programada para 2018, probablemente será menor en todo el mundo (y ciertamente en Norteamérica), la cálida recepción de la crítica a la primera película podría dar a las próximas entregas una ventaja, dice Scott Mendelson: “Ya que a la mayoría de la gente le gustó Fantastic Beasts and Where to Find Them, todo lo que Warner Bros. tiene que hacer es preparar una secuela decente o mejor y podría ganarse el derecho de hacer una o dos más”.

Después de un año excepcional, las ganancias de Rowling se perfilan para ir a la baja dado que no piensa publicar un nuevo libro de la saga de Harry Potter en los próximos 12 meses, pero entre su producción de Broadway, la secuela de Fantastic Beasts… y un posible Mundo Mágico en Beijing, podría seguir superando a Patterson en los años por venir.

 

Siguientes artículos

El Estado espía y su nula acción en materia de seguridad
Por

Año con año el gobierno amplía de manera opaca, su presupuesto en materia de seguridad sin que esto se refleje en el com...