Dos de dos. La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) realizó su segundo ajuste del año a la política monetaria, en la que volvió a aumentar su tasa de referencia en 25 puntos base, para ubicarla en un nivel de 6.50%.

El anuncio del Banxico se da en sintonía con las estimaciones del mercado, que preveía este aumento. Este nivel de las tasas de interés no había sido visto desde abril de 2009, cuando el país enfrentaba una crisis financiera provocada por el colapso de los bonos basura inmobiliarios de Estados Unidos.

A través de un comunicado de prensa, el banco central detalló que, “a pesar del mejor desempeño que se ha observado recientemente en los mercados financieros nacionales e internacionales, la economía mexicana continúa enfrentando un entorno muy complejo, lo cual hace especialmente relevante que las autoridades perseveren en el fortalecimiento de los fundamentos macroeconómicos del país, consolidando las finanzas públicas y ajustando la postura de política monetaria al ritmo que sea oportuno”.

Banxico también hizo un llamado a “seguir impulsando la implementación adecuada de las reformas estructurales”.

PUBLICIDAD

Con respecto a la inflación, el organismo recordó que siguió al alza, ubicándose en 5.29% durante la primera quincena de marzo —principalmente por el impacto de las alzas en los energéticos—, y prevé que mantenga esa tendencia durante el año y ceda para finales de 2018, cuando espera que alcance el 3%, dentro de un rango en el que el banco se siente más cómodo.

La tasa objetivo del Banxico fija el interés que se pagará en los créditos de corto plazo, es decir, el costo del dinero que prestan los bancos. Esta medida es una de las herramientas que tiene la institución para controlar la inflación, el principal mandato del banco central mexicano.

Te puede interesar: Gobierno recibirá 321,653 mdp de Banxico, el mayor apoyo en su historia

Al subir la tasa, se desincentivan los créditos, el consumo y las inversiones físicas, pero impulsa el ahorro, además, los capitales extranjeros ven más atractivo a nuestro país ante el pago de mayores intereses y eso evita una mayor depreciación del peso por fuga de capitales.

“La política monetaria es el conjunto de acciones que el Banco de México lleva a cabo para influir sobre las tasas de interés y las expectativas inflacionarias del público, a fin de que la evolución de los precios sea congruente con el objetivo de mantener un entorno de inflación baja y estable”, detalla el Banxico en su sitio web.

Banxico ya incrementó su tasa de referencia en 325 puntos base desde diciembre de 2015, mientras que la Reserva Federal sólo ha subido su tasa en 75 puntos base, por lo que se mantiene un diferencial amplio.

Durante 2016, la institución gobernada por Agustín Carstens elevó cinco veces su tasa de interés en su intento de controlar el tipo de cambio y evitar un traspaso a su meta de inflación. El movimiento más reciente, y el primero del 2017, fue el del 9 de febrero pasado, cuando elevó su tasa de interés en 50 puntos base para dejarla en 6.25%.

En unos momentos más información.

 

 

Siguientes artículos

Iberdrola inicia la construcción de nueva planta en Nuevo León
Por

La firma española inició la construcción de la primera central de ciclo combinado que se dirigirá exclusivamente al merc...