El Banco de México (Banxico) mantuvo el miércoles sus cálculos para el crecimiento económico en 2018 y 2019 y dijo que espera que la inflación alcance su objetivo del 3.0% en el primer trimestre del próximo año.

La entidad monetaria prevé para este año un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en un rango de 2.0–3.0%, mientras que para el próximo año anticipa una expansión de entre un 2.2 y un 3.2%, anunció Alejandro Díaz de León durante la presentación del informe trimestral correspondiente a octubre-diciembre del año pasado.

Entre los riesgos a la baja para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) están considerados la postergación en la renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o una negociación que no resulte favorable para el sector productivo mexicano, así como el aumento de la volatilidad en mercados financieros nacionales asociados a las elecciones y que la competitividad económica se vea afectada.

Respecto a la inflación general, el banco central mexicano predijo que continuará disminuyendo a lo largo del año hasta aproximarse al objetivo de 3% durante el primer trimestre de 2019.

PUBLICIDAD

Dicha previsión está sujeta a riesgos como la depreciación de la moneda nacional, choques en los precios de bienes agropecuarios y de algunos energéticos.

Por primera vez el Banxico integró previsiones trimestrales respecto al comportamiento de la inflación durante 2018 y 2019.

Su predicción para el primer trimestre de este año aumentó a 5.5% respecto a su informe anterior de 4.6%, para el periodo de abril a junio de este año se espera que la inflación se ubique en 4.8% desde un precio de 4.1%.

Para el tercer trimestre se espera una tasa de 4.3, a diferencia del 3.6% que se predijo en el informe anterior; y en el caso del último trimestre del año se espera un 3.8%, respecto del 3.0% previsto en el informe anterior.

Díaz de León señaló que la junta de gobierno que encabeza, vigila de cerca la evolución de la inflación respecto a la trayectoria prevista.

Además aseguró que las acciones de política monetaria que han implementado para mantener ancladas las expectativas de inflación y la resiliencia del mercado financiero han contribuido a que la economía mexicana esté en mejor posición para enfrentar posibles escenarios adversos.

Sin embargo, el gobernador del banco central evitó pronunciarse respecto a si continuarán los aumentos a la tasa objetivo.

“La junta de gobierno ha sido muy cautelosa en el tipo de perspectiva que da respecto a las acciones de política monetaria hacia adelante. Tratamos de explicar de manera muy clara el objetivo que tenemos, pero dar una precisión de mediano o largo plazo en cuanto a las tasas de interés no debería de ser una mejor alternativa”, apuntó.

Éste fue el primer informe trimestral encabezado por Díaz de León, que sustituyó a Agustín Carstens, y en el que se integra Irene Espinoza, la primera mujer elegida para la junta de gobierno de Banxico.

Además, el banquero central del país señaló que se evaluará una por una las alzas que realice la Reserva Federal de Estados Unidos a sus tasas de interés, esto luego de que Jerome Powell, jefe del banco central estadounidense, diera señales ante el Congreso de su país de seguir con las tres alzas previstas para este año.

Añadió que dar una expectativa sobre el rumbo de las tasas no es adecuado ante un entorno volátil.

 

Siguientes artículos

bmv-bolsa
BMV extiende pérdidas tras concluir reportes; Wall Street abre al alza
Por

Wall Street se beneficia del dato que mostró que el crecimiento económico de Estados Unidos se desaceleró un poco más de...