Con el inaudito crecimiento de la industria de los videojuegos en la última década, el mercado se ha sobresaturado de propuestas cada vez más parecidas y genéricas. En cada género que busquemos, fácilmente encontraremos múltiples opciones para escoger. Esta competencia tan marcada obliga a los desarrolladores a buscar diferenciarse de alguna forma, y explotar ese elemento que hacen mejor, y éste es el caso de dice, uno de los estudios estrellas de Electronic Arts, que esta semana acaba de lanzar Battlefield V (PlayStation 4 / Xbox One / PC).

La serie Battlefield es uno de los nombres más respetados entre los FPS (First Person Shooters), y entre los juegos de guerra. Durante más de quince años han entregado ininterrumpidamente títulos que nos transportan a distintos conflictos armados, en distintas épocas y escenarios. Cada entrega de Battlefield es garantía de los valores de producción más avanzados del momento, haciendo famosa a la serie por sus partidas para 64 usuarios simultáneos. Sin embargo, con la llegada de Battlefield 1 en 2016, la serie dio un giro de estilo inesperado que hoy refuerza para fortuna de los amantes de los juegos narrativos.

En esta secuela de la serie, regresamos a la Segunda Guerra Mundial, desde una interesante serie de batallas que se llevan a cabo en distintos lugares y momentos, poniendo un gran énfasis en los enfrentamientos menos conocidos y en los héroes anónimos de la serie, dando especial voz a las mujeres que fueron parte de la guerra.

Foto: EA DICE

Los dos aspectos más importantes de Battlefield V son el multijugador y el modo para un solo jugador. Como contaba en mis primeras impresiones en septiembre pasado, en el multijugador podemos ver muchos cambios, como actualizaciones técnicas esperadas: físicas más realistas, efectos de luz impresionantes, así como explosiones y caos representado mediante un diseño de sonido contundente. Pero también están otros cambios, como apostar hacia un mayor realismo al disminuir la incidencia de las municiones y los kits médicos, o el eliminar el sistema para ubicar automáticamente a un enemigo mediante un punto sobre el personaje. En cierta forma se siente una mayor dificultad que puede causar una curva de aprendizaje más agresiva para los nuevos, pero estos cambios obligan a que el jugador actúe con mayor planeación, y aumenta la satisfacción en los logros.

PUBLICIDAD

Al momento de lanzarse, Battlefield V ya cuenta con varios mapas y modos de multijugador, con nuevas actualizaciones gratuitas en el mapa para el siguiente año, y que al final darán un total de ocho modos distintos, incluyendo Tormenta de Fuego, que es la esperada llegada del Battle Royale a la serie.

Foto: EA DICE

Sin embargo, el punto que hace a Battlefield V especial entre los juegos de su tipo, es la mirada que desarrolla sobre los individuos que se ven atrapados en la guerra. El modo para un solo jugador continua con el formato de Battlefield 1 de contarnos varias historias inspiradas en hechos y personajes de la vida real, en lugar de ponernos en una gran campaña; es como si leyéramos un libro de cuentos, en oposición a una novela.

En este modo contamos con tres historias a elegir, con un prólogo que nos enseña las mecánicas básicas y nos da un interesante vistazo a lo que estaba sucediendo en distintas partes del mundo durante la Segunda Guerra Mundial. Podemos vivir el conflicto desde los ojos de los soldados en las colonias francesas en África, o sentir la adrenalina de una batalla aérea en medio del desierto, o sobrevivir en medio de las montañas de Noruega. Ésta última se llama Nordlys, y es por mucho mi favorita.

Foto: EA DICE

En Nordlys tomamos el lugar de una joven noruega de 18 años que, dos años antes del final de la guerra se infiltra en un complejo industrial para liberar a su madre, que se encuentra secuestrada por los nazis. La primera misión comienza en medio de la noche, en una vasta área montañosa cubierta de nieve e iluminada por las luces del norte. Esta misión refleja claramente el estilo por el que apuesta el modo de un solo jugador: gran flexibilidad y variaciones que salen de los genéricos escenarios bélicos.

En vez de correr entre campos llenos de explosiones, nos encontramos en el silencio de la montaña, donde podemos bajar esquiando o caminando, explorar el área con detalle y decidir por dónde entrar. Algo que logra increíblemente esta historia es que se crea en nosotros un legítimo interés por nuestro personaje, sintiendo terror de no completar la misión, o de morir de hipotermia, así como logra una exposición sincera de las motivaciones de nuestra heroína.

Foto: EA DICE

Mientras los otros FPS del mercado apuestan por momentos estridentes y explosivos, Battlefield V apuesta por hacer de una misión de sigilo e infiltración uno de los momentos más impactantes del juego. Después de esta misión de rescate, tendremos que realizar misiones de mayor calibre y consecuencias, siempre con distintas maneras de finalizarla, que no se dicen explícitamente, sino que le usuario debe descubrirlas por sí mismo: por ejemplo, si nos encontramos que cierto grupo de enemigos armados es demasiado fuerte, es posible pasar por en medio de ellos al esquiar a toda velocidad.

Cada una de estas tres historias de guerra nos tomará aproximadamente dos horas, lo cual nos deja con ganas de más. Por suerte hay una cuarta que será liberada de forma gratuita en los siguientes meses. Es una grata sorpresa que dice sigua poniendo empeño en enfocarse en este lado de la guerra, que podría no interesarle a mucha gente, y presentarlo de forma realista, humana y enternecedora; mientras otros juegos del género parecieran glorificar la violencia, Battlefield V la pone en contexto y muestra los estragos de ésta en escala individual.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los mejores restaurantes y el mejor comensal
Por

A lo largo de los años frecuentemente me han abordado con una pregunta que puede ser muy comprometedora, pero, sobre tod...