Reuters.- El Banco Central Europeo (BCE) subió los tipos de interés por octava vez consecutiva, tal y como se esperaba, y sugirió un mayor endurecimiento futuro de su política monetaria, en plena lucha contra la elevada inflación.

El BCE ha aumentado los costos de financiación en un total de 4 puntos porcentuales en un año, el ritmo más rápido registrado hasta ahora, pero ya se vislumbra claramente un máximo y el debate se está desplazando lentamente hacia cuánto tiempo será necesario mantener los tipos en los niveles actuales.

“Las futuras decisiones del Consejo de Gobierno garantizarán que los tipos de interés oficiales del BCE se sitúen en niveles suficientemente restrictivos para lograr un retorno oportuno de la inflación al objetivo del 2% a medio plazo”, declaró el BCE tras elevar el tipo de depósito 25 puntos básicos, hasta el 3.5%, su nivel más alto en 22 años.

Los dirigentes monetarios tienen que conciliar fuerzas opuestas.

En el 6.1%, la inflación está ya muy por debajo de los valores de dos dígitos del pasado otoño boreal y es previsible que la recesión, junto con el acusado descenso de los precios de las materias primas, enfríe rápidamente el crecimiento de los precios durante el resto del año.

Pero en el mercado laboral sigue faltando mano de obra, el crecimiento de los salarios nominales es rápido y las presiones subyacentes sobre los precios, en particular de los servicios, parecen obstinadamente elevadas.

Por este motivo, una larga lista de responsables de política monetaria ya ha puesto sobre la mesa una subida de tipos en julio y casi todos ellos han manifestado que mantienen la mente abierta respecto a septiembre.

“Los expertos han revisado al alza sus previsiones de inflación, excluidos la energía y los alimentos, especialmente para este año y el próximo, debido a las sorpresas alcistas del pasado y a las implicaciones de la solidez del mercado laboral para la velocidad de la desinflación”, añadió el BCE.

Por su parte, la Reserva Federal de Estados Unidos suspendió el miércoles sus subidas de tipos, tras 10 aumentos consecutivos, lo que indica que el ciclo de endurecimiento mundial podría llegar pronto a su fin, aunque todavía es posible un endurecimiento algo mayor.

Antes de la decisión del jueves, los mercados habían descontado otra subida de tipos del BCE de 25 puntos básicos en julio o septiembre y veían una posibilidad moderada de otra subida más adelante este año, quizá en septiembre u octubre.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

El BCE también decidió el jueves poner fin a las reinversiones en su programa de compra de activos de 3.2 billones de euros a partir del 1 de julio, una decisión ampliamente esperada y anunciada desde hace tiempo que no pillará a ningún inversor desprevenido.

La atención se centra ahora en la conferencia de prensa de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, a las 1245 GMT.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

papa pornografía
El Papa Francisco será dado de alta este viernes, tras su operación por una hernia abdominal
Por

Hoy el Papa agradeció a todo el personal del hospital Gemelli por su atención estos días y visitó el departamento de Onc...