Desde su fundación en 1845, la relojera alemana de lujo A. Lange & Söhne ha cultivado fama y reputación ante los coleccionistas más exigentes con su Calendario anual, por ser una casa que supera las expectativas de los amantes de los guardatiempos, enfocándose en incorporar elementos y sorpresas de alto valor, sin perder un ápice de su característico universo clásico y elegante.

Con 1815 Calendario Anual, la marca sajona logra sintetizar su espíritu minucioso y artesanal, elevando sus propios estándares, a través de un reloj único y especial, el cual integra un mecanismo de cuerda manual, indicación de la fecha con agujas, día de la semana y mes, así como una indicación de las fases de la luna.

Interpretación clásica de una complicación atractiva y útil a partes iguales, 1815 Calendario Anual se perfila como un práctico acompañante para todo el año e ícono ineludible de A. Lange & Söhne.

Y si bien 1815 Calendario Anual no es el primer guardatiempo de la casa en integrar la función de calendario a la que debe su nombre, a diferencia de su antecesor, el también destacado Saxonia Calendario Anual de 2010, este nuevo modelo potencia su belleza y apreciación gracias en buena medida al mecanismo de cuerda manual e indicación de la fecha con agujas que tiene, el cual sigue por completo los clásicos principios de construcción y configuración de la familia de relojes 1815.

PUBLICIDAD

Multiplicidad de símbolos. La cuerda manual de este modelo es a su vez un sutil homenaje a Ferdinand Adolph Lange, fundador de la marca a la que atiende el nombre, quien en 1866 la hizo patentar en Norteamérica, como un dispositivo útil para dar cuerda y ajustar el reloj su corona para dar cuerda que reemplazaba a la hasta entonces habitual cuerda de llave.

El 1815 Calendario Anual es a su vez el primer modelo de la marca con calendario con el cual también es posible avanzar por separado la fecha, a través de otro pulsador encastrado. Esto sin contar el gran detalle que representa corregir por separado el día de la semana, el mes y la fase de la luna, mediante tres pulsadores encastrados.

Sobre el fondo plateado de la clásica esfera destacan las agujas de acero pavonado para indicar la hora, cifras árabes negras y la minutería de ferrocarril alrededor. En tanto, las fases de la luna son calculadas con total y probada precisión para 122.6 años. Las agujas de oro de ambas esferas auxiliares colocadas exactamente en el eje central horizontal permiten consultar las funciones del calendario.

Disponible en oro blanco y oro rojo, con correa de piel de aligátor cosida a mano negra o rojiza respectivamente para cada modelo, el 1815 Calendario Anual es sin lugar a dudas la condensación viva de la eternidad y sus ciclos, en donde el empeño de la manufactura por llevar siempre a nuevas cimas el entrañable y tradicional arte relojero es una exclusiva realidad.

También puede interesarte: Los siete relojes más deseados de A. Lange & Söhne