Aunque el oro acapare la atención la mayoría del tiempo, sería un error hacer a un lado a su eterna compañera, la plata, pues ésta ofrece muchas de las ventajas en términos de refugio financiero.

 

Es bastante frecuente y entendible que, en materia de metales preciosos monetarios, el oro acapare siempre la mayoría de los reflectores.

Sin embargo, sería un error hacer a un lado a su eterna compañera, la plata, pues ésta ofrece en términos de refugio financiero, muchas de las ventajas de aquél a un precio mucho más accesible para la mayoría.

PUBLICIDAD

En este sentido, debemos subrayar que a las cotizaciones actuales alrededor de 19.60 dólares la onza, la plata sigue estando por debajo de su costo promedio de producción.

Según el banco de inversión independiente Dundee Capital Markets, los costos de los productores que analiza, a pesar de haber caído 13% durante el tercer trimestre de este año, mantuvieron un nivel medio de 20.08 dólares por onza.

Eso significa que cada onza que se compra en el mercado al contado, está siendo entregada a un precio menor de lo que le cuesta a una empresa minera extraerla de la tierra en estos momentos.

No es posible saber por cuánto tiempo se mantenga esta circunstancia, pero como le he comentado en entregas anteriores, el panorama para las materias primas (commodities) no alimenticias podría seguir siendo complicado en el futuro cercano, debido a un inminente “aterrizaje forzoso” de la economía china.

Sin embargo, en el caso particular de la plata, es importante que no se soslaye que ostenta una doble condición: la de ser un metal industrial y también monetario. Eso le da ciertas ventajas que el oro no tiene.

Así que, si por un lado su demanda industrial se contrajera como es de esperar, de igual modo lo es que el apetito por ella como inversión se mantenga fuerte, e incluso aumente, aprovechando los bajos precios.

No olvidemos que mientras el oro está hoy en día 36% por debajo de su máximo histórico, la plata lo está en más de 60%, lo que la vuelve una opción más atractiva. En lo que va de 2013, su cotización ha tenido uno de sus peores años en más de tres décadas, al desplomarse más de 36%.

Asimismo, debemos recordar que en India —hasta este año todavía el mayor consumidor de oro del mundo— el gobierno se ha empeñado en hacer todo lo posible por castigar el consumo de este metal en su intento por contener los desequilibrios que tiene en sus cuentas con el exterior.

En 2013, India ha subido en tres ocasiones el impuesto sobre sus importaciones áureas hasta llevarlo al 10%, y ha dicho a los importadores que una quinta parte de sus compras tendrán que reexportarlas.

Esto ha beneficiado a las importaciones de plata de ese país, que ascendieron a un máximo de tres meses en octubre pasado, con un total de 338 toneladas, y que están por marcar un nuevo récord este año según datos de Thomson Reuters GFMS.

Su analista Sudheesh Nambiath estima que para fin de año, las importaciones indias de plata ascenderán a un total entre 5,200 y 5,400 toneladas, muy por encima del record actual de 5,048 toneladas registrado en 2008.

De manera que, mientras el precio del oro podría seguir sufriendo por India —para beneficio de los chinos—, su ascendente y acelerada demanda de plata podría marcar no solo un piso firme para ésta sobre 19 dólares la onza, sino incluso marcar el liderazgo en un eventual nuevo ciclo alcista luego de esta corrección.

Esto si consideramos que las minas de plata en todo el mundo producen alrededor de 24,000 toneladas al año, lo que implica que India, el nuevo protagonista de la plata en el planeta, estaría consumiendo hasta el 22.5% de esa producción. Asimismo, debemos considerar que casi la mitad de ella se destina a propósitos de inversión, con lo que los indios en los hechos podrían estarse quedando con el 45% del volumen global destinado a este rubro.

Además, debemos contemplar lo que ocurre en otras latitudes donde la demanda de plata de inversión también ha observado una escalada importante.

En Estados Unidos por ejemplo, la Casa de Moneda (US Mint) reporta que sus ventas de la moneda más popular, la American Silver Eagle, ascienden a la fecha a un nuevo récord de 41.8 millones de onzas.

En el país, según cifras de Banco de México proporcionadas a este periodista, de enero a octubre pasado el total de onzas de plata Libertad puestas en circulación fue de 733,146 monedas, lo que representa un incremento superior al 55% respecto a las ventas totales registradas en 2012.

Por otra parte, los fondos cotizados en plata (ETFs) han aumentado sus tenencias del metal blanco en seis por ciento en los últimos 12 meses, según información de Bloomberg citada por Sprott Physical Bullion Trusts. En cambio, los ETFs en oro las han recortado en 30% este año.

Como ve, a pesar de que en el corto plazo las cotizaciones de la plata podrían verse afectadas por diversos factores, lo cierto es que de ocurrir, podemos esperar que la demanda de ésta sobre todo para propósitos de inversión sea la más beneficiada.

En el fondo, ninguno de los aspectos fundamentales que sostienen su mercado alcista mayor han cambiado, y si lo han hecho, es solo para hacerlo aún más fuerte. El futuro de largo plazo para la plata, luce más brillante que nunca.

Contacto:
Twitter: @memobarba
Facebook: facebook.com/memobarba
email: [email protected]
Blog: http://inteligenciafinancieraglobal.blogspot.mx

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cindy la Regia: la riqueza del humor políticamente incorrecto
Por

A casi dos años de publicar Cómo casarse tipo bien y con la reciente aparición de Cómo ser una niña tipo bien, Ricardo C...