Petróleos Mexicanos (Pemex) toma las calificaciones crediticias con la más alta seriedad, declaró el jefe de inversiones y relaciones de la empresa mexicana, Jaime Del Río.

“Las agencias calificadoras son de la mayor relevancia para Pemex”, expresó el funcionario durante su participación en el foro Energy México 2019 Oil & Gas Power.

Del Río afirmó que la petrolera se mantiene un diálogo muy fluido sobre las perspectivas, números y desempeño del negocio. Este comentario se produce luego de que  Fitch bajara la calificación de ‘BBB+’ a ‘BBB-‘ (nota que está  a un paso del grado especulativo, el pasado 29 de enero), y que el presidente de México llamara hipócritas a las calificadoras.

Aquí la historia completa: AMLO acusa a calificadoras de hipócritas y permitir el ‘saqueo’ a Pemex

“Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la mal llamada reforma energética, que sabían que no llegó la inversión extranjera y que eso fue lo que produjo la caída en la producción petrolera y nunca dijeron nada, guardaron un silencio cómplice”, declaró el mandatario mexicano, durante su conferencia matutina.

El jefe de inversiones de Pemex reconoció que Fitch advirtió previamente que las métricas de la compañía no eran óptimas. “En estos negocios tan grandes y complejos realmente cambiar la directriz no es tan fácil, es mover un gran barco en tiempo corto”.

“Con esta calificación nos iguala a la que tiene Moody’s y es muy similar a la de S&P y HR Ratings”, dijo.

El directivo de Pemex agregó que se analizarán los comentarios y críticas de Fitch, al tiempo que discuten con Hacienda mecanismos que fortalezcan a Pemex.

“Es prioridad la rentabilidad y sustentabilidad (…) prevemos que hacia adelante pudiéramos tener una perspectiva mucho mejor”, agregó.

Lee también:Petroleros sugieren más subastas y farm-outs de Pemex para calmar al sector financiero

 

Siguientes artículos

Tras un mal año, Apple se plantea bajar los precios de su iPhone
Por

En el último trimestre de 2018, la venta de los smartphones de la compañía cayó hasta un 15% con respecto a 2017.