La industria petrolera privada sugirió al nuevo gobierno continuar con el modelo de la reforma energética, a través de más subastas y asociaciones de Pemex con privados, para calmar al sector financiero, particularmente a las calificadoras de riesgo crediticio.

El presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi), Alberto de la Fuente, comentó que si la industria financiera observara que el gobierno mexicano realiza  más rondas petroleras y farm-outs de Pemex con privados, podrían dar señales positivas a los inversionistas.

“Este modelo podría ayudar a mejorar el nivel crediticio de Pemex”, declaró el directivo durante su participación en el foro Energy México 2019 Oil & Gas Power.

El CEO de Petrobal, Carlos Morales, lamentó la baja de calificación de Fitch, pues significará un mayor costo financiero y el encarecimiento de algunos proyectos de Pemex.

“Pemex ha sido una de las columnas que han sostenido la economía del país y no se diga las finanzas públicas durante 80 años.  A nadie nos gusta ver a un Pemex débil. No nos conviene. Creo que esta noticia no es buena”, agregó el directivo de la división petrolera de Grupo Baillères.

Lourdes Melgar, investigadora del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés), coincidió en que era una mala noticia para la deuda de Pemex, y sugirió presentar un plan de trabajo de Pemex que sea realista, alineado con los objetivos de incrementar producción y restitución de reservas.

“El gobierno quiere hacer una refinería, un negocio que no es rentable. Preocupa que Pemex ya no va a aguas profundas, que no va a desarrollar recursos no convencionales (shale), además de que pospuso farm-outs con empresas que inyectaron recursos importantes en miles de millones de dólares. Esa oportunidad ya la cerró el gobierno al decir que por no habrá más licitaciones. Vamos a ver si efectivamente se concretan los farm-outs pendientes“, declaró la exsubsecretaria de hidrocarburos a Forbes México.

Sus comentarios se produjeron horas después de que la calificadora Fitch Ratings bajara la nota de Pemex en dos escalones a ‘BBB-‘ desde ‘BBB+’, además de mantener la perspectiva en negativa, que se traduce como otro posible descenso en la calificación.

Este descenso deja a la calificación de la compañía mexicana en un grado especulativo, pues refleja “el deterioro continuo del perfil crediticio individual de Pemex”.

Lee más: AMLO recibirá la empresa petrolera más endeudada del mundo

Los bonos de Pemex en dólares con vencimiento en 2027 tuvieron la peor caída en tres semanas, situación que elevó los rendimientos en 16 puntos base hasta 7.02% este martes.

La decisión de Fitch lastimó al peso, que cayó 0.8% a 19.14 unidades por cada dólar en el mercado mayorista, este miércoles hora de Singapur, de acuerdo con precios compilados por Bloomberg.

La primera advertencia de Fitch apareció el 19 de octubre de 2019, cuando puso en perspectiva negativa la calificación de la petrolera estatal. Rocío Nahle, cerebro energético de AMLO y hoy secretaria de Energía, calificó como “absurdo” el cambio de la calificadora.

“No entiendo qué datos tenga Fitch cuando está diciendo que hay una incertidumbre en la estrategia de negocios de Pemex, es absurdo”, declaró la política zacatecana en entrevista con Grupo Fórmula.

Lee también: Ejecutivos de Pemex no logran convencer a inversionistas en Nueva York

 

 

Siguientes artículos

Satya Nadella es el motor que da vuelo de Microsoft
Por

Las señales del progreso del CEO se encuentran en todas partes: desde un asistente de voz de la empresa que se integra c...