Hoy no quiero llamar la atención sobre lo exiguo que en el tema de género fue el tercer debate, ni sobre la desafortunada decisión del candidato José Antonio Meade de saludar primero a la selección mexicana de futbol y no responder sobre el tema de género. Hoy quiero retomar lo que hace algunas semanas escribí sobre de cuál sería la diferencia entre el ejercicio en el gobierno, es decir si hay o habría algo diferente entre la forma de conducir un país o una empresa de un hombre y una mujer; mencioné entonces de los casos de  Angela Merkel, Theresa Mae, Margaret Thatcher, Michelle Obama y muchas que han dejado una huella positiva  por su forma de llevar las políticas públicas y de ser ejemplo de lo bueno que podría ser el poder y la toma de decisiones en manos de mujeres.

Señalé también otros ejemplos que no han dejado tan buen sabor de boca en la ciudadanía. Hoy mi pregunta es ¿para qué queremos más mujeres si el mal ejercicio del poder y el abuso en sus funciones no define géneros? Lo traigo colación evidentemente por el caso de Layda Sansores, senadora con licencia del PT y candidata a la alcaldía de Álvaro Obregón en la Ciudad de México por la coalición Juntos Haremos Historia, quien fue la nota esta semana por el caso de desvío de recursos para gastos completamente fuera de su trabajo legislativo, entre ellos más de 22 mil pesos en la compra de un vestido, una mascada, un saco y un rebozo; 15 mil pesos en una licuadora; 39 mil en una cafetera; más de 288 mil pesos en blancos y enseres domésticos, además de tinte para el cabello y otros bienes y servicios.

Preocupa lo anterior en un momento en el que la respuesta favorita para todo mal es “Acabar con la corrupción”, preocupa más cuando la candidata a ocupar la Secretaría de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, propuesta por el candidato de Morena exige cerrar filas contra los enemigos y ofrece su solidaridad y apoyo a quien llamó la “próxima alcaldesa en Álvaro Obregón, Layda Sansores”.

Hoy más que nunca debemos cuestionar no solamente el número de mujeres que están en la política, sino en la calidad y capacidad de las mismas, hay muchas que hacen muy bien su trabajo, somos nosotras quienes debemos exigir que más allá de las cuotas, se sumen a las mujeres más capaces, que en esos lugares en los congresos, en la administración pública y en los espacios de toma de decisión de la iniciativa privada, estén las mujeres más preparadas y las que hayan demostrado una trayectoria honesta. Si no es así, no solamente estaremos dándole motivos aquellos que creen que las mujeres no deben encargarse de las tareas políticas y de gobierno, sino que nosotras mismas estaremos permitiendo que la representación de nuestro género, quede en manos de personas que no están haciendo nada diferente.

PUBLICIDAD

Las políticas de género sólo servirán cuando haya mujeres que representen y defiendan auténticamente los intereses de otras mujeres, además de reforzar e incrementar el número de quienes responsablemente ejercen un liderazgo femenino.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @xopimienta

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Últimos momentos para la elección presidencial
Por

A diez días de la elección, enfrentamos los últimos momentos y las acciones que como ciudadanos tendremos que asumir par...