DW.- ¿Quién decide si puede comprar un guepardo como mascota? ¿Quién es responsable de prohibir el comercio internacional de marfil? En todo el mundo, 183 naciones han suscrito la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, o CITES. Cada dos o tres años, la Conferencia de las Partes de la CITES considera cómo les está yendo a las especies amenazadas y establece las normas sobre su comercio internacional.

CITES 18 comenzó este fin de semana en Ginebra. Y nunca ha habido tanto en juego. A principios de año, un informe respaldado por la ONU advirtió que un millón de especies están en riesgo de extinción, alimentando los temores de que nuestro planeta esté pasando por su sexta extinción masiva, una catástrofe comparable al final de los dinosaurios.

TAMBIÉN LEE; Disminuye la esperanza de salvar a la vaquita marina de la extinción

Muchos están desapareciendo debido a que sus hábitats son consumidos para cubrir las necesidades humanas o se vuelven inhabitables debido al cambio climático. Otros están desapareciendo debido a nuestro apetito por la carne salvaje, las pieles de animales, las mascotas exóticas o las dudosas curas medicinales. Ahí es donde entra la CITES, con los desafíos de luchar contra el contrabando en la era digital. Sin olvidar los tradicionales debates sobre el marfil, que también animarán el debate los próximos días.

Más especies que nunca necesitan protección internacional

La CITES restringe el comercio de alrededor de 5.500 especies. Es probable que esa cifra se haya ampliado para cuando la conferencia concluya a fines de agosto. El estado de más de 50 especies será objeto de debate. Se han hecho propuestas para que se relajen algunas restricciones, pero la mayoría es para agregar nuevos animales a la lista, o para que se prohíba por completo el comercio de animales que ahora lo tienen limitado.

Polémica, una vez más, en torno al marfil y el cuerno de rinoceronte

El comercio internacional de marfil fue ilegalizado en 1989, una medida que, se considera, ha salvado al elefante africano de la extinción. Pero el debate está lejos de acabar. A medida que las poblaciones de elefantes se han ido recuperando, algunos países africanos han abogado por un comercio limitado de su marfil. Este año, Zambia presentará este caso, mientras que Namibia o el pequeño reino de Suazilandia dicen que sus poblaciones de rinocerontes blancos del sur son lo suficientemente estables como para permitir un comercio regulado de sus cuernos y animales vivos.

Pero los ambientalistas dicen que incluso un comercio legal muy limitado de estos productos les da a los cazadores furtivos medios para dar salida al marfil y al cuerno de rinoceronte ilegales, difíciles de distinguir de los productos lícitos una vez que llegan al mercado.

TAMBIÉN LEE: Muere uno de los últimos rinocerontes blancos

Los mamuts podrían convertirse en las primeras especies extintas de la lista

Así como el comercio legal de marfil puede dar aliento al mercado ilegal, también puede hacerlo el marfil de mamuts que perecieron hace miles de años, argumenta Israel en una propuesta que será debatida este año. Con el planeta calentándose y el permafrost derritiéndose, está emergiendo un tesoro de cadáveres de mamuts lanudos, alimentando un floreciente comercio legal de marfil prehistórico.

Los músicos esperan buenas noticias sobre el palo de rosa

El tráfico de vida silvestre evoca imágenes de marfil y pieles de animales, pero CITES protege también plantas y árboles raros. En la última conferencia en 2016, se impusieron restricciones al comercio de 250 especies de palo de rosa o palisandro (especies entre las que se encuentra el jacarandá sudamericano), y la madera preciosa sigue siendo un tema candente. Este año, los delegados discutirán cómo detener su comercio ilegal en regiones como África occidental, mientras que países como India y Bangladesh presionan para aflojar las restricciones sobre las ventas de sus especies locales de palo de rosa.

La Unión Europea y Canadá, mientras tanto, quisieran ver excepciones hechas para instrumentos musicales. Muchos instrumentos de cuerda utilizan la preciada madera “tonewood” y las orquestas de gira se han venido quejando del excesivo papeleo necesario para transportarlos.

TAMBIÉN LEE: Productos “libres de crueldad”: ¿sólo promoción o protección a los animales?

CITES está lidiando con la era digital

Internet ha abierto una gran cantidad de oportunidades para el mercado negro y el tráfico de vida silvestre no es una excepción. En la internet oscura se comercializan fragmentos de animales, mientras gran parte del comercio de mascotas exóticas se han desplazado desde los sitios de subastas hacia grupos cerrados en las redes sociales, dificultando su detección. Se espera que CITES, que recientemente anunció una estrecha cooperación con Interpol contra el delito informático, anuncie medidas para interactuar con las plataformas en línea para abordar el problema.

Pero CITES también ha sido criticado por no estar al día en materia digital. Los activistas dicen que todavía depende en gran medida de los permisos en papel, lo que significa que hay grandes brechas en los datos y la trazabilidad, lo que facilita que haya corrupción y trasvases del mercado negro al legal.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

 

Siguientes artículos

Nuestra protesta no es violencia; exigimos medios con perspectiva de género: Mujeres+Mujeres
Por

De acuerdo con Mujeres+Mujeres, diferentes organizaciones y mujeres autónomas, "considerar que los daños materiales son...