Notimex.- Ciudadanos que fueron llamados “fifís”, de clase media y alta, se dieron cita en el Ángel de la Independencia para realizar una marcha al Zócalo de la capital del país, y pedir ser escuchados también por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

El motivo principal de esta convocatoria que se hizo a través de redes sociales como WhatsApp y Facebook, es expresar su apoyo al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, en Texcoco.

En la marcha demandaron que no se hagan consultas ciudadanas “a modo”, pues consideran que tienen derecho también ser escuchados, y pedir que no se interrumpa un proyecto que genera 45 mil empleos, porque es lo que necesita el país.

La cita fue alrededor de las 10 de la mañana, pero la marcha inició después las 11:00 horas. Amas de casa, profesionistas, incluso dirigentes de organizaciones sociales como Maira Galindo, directora de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer; jóvenes, mujeres y hombres mayores de 60 años vinieron, entre ellos pensionados, muchos vestidos de negro y otros de blanco, para identificarse, arrancaron su caminata alrededor de las 11:30 de la mañana.

Al llegar al Zócalo no pretenden realizar discursos, sólo instalarse frente a Palacio Nacional y entonar el Himno Nacional.

En entrevista con Alfonso Quintero, quien aseguró que no pertenecen a ninguna organización política, dijo que es contador público y auditor, trabaja como directivo en una empresa, y afirmó que no hay dirigentes ni líderes de ese movimiento, sino que asiste porque se enteró hace 10 días de esta convocatoria.

Al ver el motivo de la convocatoria, él a su vez mandó por WhatsApp la invitación a sus amigos y conocidos, y hoy varios están aquí manifestando lo que sienten. Los inconformes consideran que les tiene que hacer caso por el bien del país.

“Nos convocamos por redes sociales todas las personas que estamos en desacuerdo con el presidente electo. Por redes sociales constantemente nos estamos comunicando sobre sus decisiones. Nos estamos manifestando para que considere que sus decisiones afectan a una parte de los gobernados”, dijo.

La demanda principal es que “no finja decisiones, es mentira la consulta que hizo, está claro en todos los medios, y yo estoy en contra de todo eso y, por lo tanto, estoy aquí con mi familia y amigos”, indicó.

El señor Quintero explicó que podrían ser miles los que vinieron hoy a esta marcha, pero comentó que cuando el presidente electo les dijo que eran “pirrurris”, se pensó eran pocos, “pero somos miles, somos bastantes”.

En entrevista, Laura Elena Herrejon, del Movimiento Provecino, opinó que esta marcha es para protestar contra consultas ilegales para tomar decisiones que afectarán a por lo menos 45 mil trabajadores que estaban laborando en el proyecto del nuevo aeropuerto en Texcoco.

Santa Lucía y AICM pueden operar de manera conjunta, insiste AMLO

Marcha ciudadana avanza sobre Paseo de la Reforma

Con el grito de México la marcha que se extiende por gran parte de Avenida Reforma y ya alcanza los miles de manifestantes, se encamina hacia el Zócalo, donde no se esperan discursos, sino un llamado ciudadano a revertir la decisión de cerrar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Pedro, quien es acompañado por su novia, dice que acudió a este llamado que se hizo a través de redes sociales, porque coincide en que no debe cancelarse el proyecto de Texcoco.

“Quisimos salir a la calle a expresar nuestro desacuerdo con una decisión que supuestamente se dio a través de una consulta, que a todas vistas es ilegal porque no se apegó a lo que dice la ley en la materia”, indicó.

No podían faltar quienes muchas veces ven desde sus automóviles cientos de marchas que a diario aquejan a las calles de la capital del país y que ahora son ellos los protagonistas.

A la pregunta de qué colonia procede, María Teresa responde sin dudar, de México, soy ciudadana mexicana y tengo derecho a manifestarme y expresar mi desacuerdo.

Como la mayoría de los mexicanos, abundó, pago mis impuestos, hay mucha gente, y así lo demuestra el llamado de las redes sociales, que no estamos de acuerdo en que se tomen decisiones populistas que nos van a llevar a situaciones como las que se viven en Venezuela.

Consideró que las cosas no se están haciendo bien, porque la consulta fue una burla, porque la mayoría de los mexicanos no contamos con los conocimientos para opinar sobre un asunto muy técnico que sólo es apto para especialistas.

Lo que es una realidad, insistió, es que el actual aeropuerto de la Ciudad de México está saturado y se requiere una propuesta seria y bien fundamentada´; tal como lo demostraban diversos estudios de empresas especializadas, Texcoco era el proyecto más viable.

No podían faltar los gritos de algunos transeúntes que les gritaban “han de ser priistas”, y las clásicas mentadas de regreso, pues el “francés antiguo, como dijo uno de los asistentes, no conoce ni estatus ni clases sociales”.

Don Pedro dice que no está en contra, más bien está a favor de que no se cancele el proyecto que ya estaba en marcha en Texcoco, porque nos pondría a la altura de los mejores países del mundo, beneficiándose al turismo, hoy por hoy, una de las actividades económicas más importantes del país.

 

Siguientes artículos

Caravana de migrantes comienza a salir de Querétaro
Por

“Los que están dormidos levántense acuérdense que quedamos que entre más rápido salimos más rápido llegamos”, voceaban l...