La semana pasada, Tim Cook celebró su décimo aniversario como CEO de Apple. Asumió este papel antes de la muerte de Steve Jobs y ha hecho lo que mis amigos británicos llamarían un trabajo “explosivo”.

Los dos gráficos siguientes muestran exactamente el éxito que ha tenido Cook desde que asumió el cargo de director ejecutivo. La capitalización de mercado de Apple pasó de 348 mil millones a 2.5 billones de dólares en esos diez años. Y el precio de las acciones de Apple se multiplicó por diez bajo su liderazgo.

Cuando Tim Cook asumió el cargo de director ejecutivo, me bombardearon los medios y otras solicitudes de la industria sobre Cook y me preguntaron si pensaba que podría tener éxito. Dejé constancia tanto en televisión como en forma impresa diciendo que Tim Cook no solo era la persona adecuada para asumir este papel, sino que yo era extremadamente optimista sobre su potencial de éxito. Estaba seguro de esto porque tenía un gran conocimiento del papel de Jobs en la preparación de Cook para el puesto de CEO. Recibí muchos comentarios negativos sobre mi punto de vista, y aquellos que recuerdan esta vez vieron muchos comentarios negativos sobre Cook que ni él ni nadie más podrían reemplazar a Steve Jobs.

En ese último punto, estuve de acuerdo con este punto de vista. Jobs era una persona muy singular cuya visión y “intuición” acerca de lo que los consumidores querrían mucho antes de saber lo que necesitaban era incomparable. En ese sentido, era único en su clase. Sin embargo, sus habilidades de gestión reales, especialmente a principios de la década de 1980, e incluso cuando estaba en NeXT, a menudo se cuestionaban.

Durante la primera temporada de Jobs en Apple, antes de que se viera obligado a dejar la empresa en 1985, tuve algunos encuentros interesantes con él y su estilo de gestión. Uno en particular que se destacó ocurrió en los primeros días en que la administración de Apple elaboró ​​su estrategia de autoedición. Jobs, y luego el director ejecutivo, John Sculley, conocían mi investigación sobre este tema. Me pidieron que fuera a reunirme con ellos para repasar un nuevo enfoque de marketing sobre el qué querían de mis comentarios.

Mientras revisábamos el nuevo material de marketing, un gerente con subordinados directos a Jobs llamó a la puerta e interrumpió nuestra reunión. Jobs lo dejó entrar y él le contó a Jobs sobre alguna idea o problema para el que buscó la retroalimentación de Steve. Jobs era conocido por sus arrebatos con los empleados, y basta con decir que vi uno de estos enfrentamientos en persona. Empleando improperios, Jobs le dijo al gerente, en términos inequívocos, que “no sabía de qué estaba hablando”. Reprendió a este tipo en voz muy alta.

La falta de habilidades de gestión de Jobs fue una gran parte de la razón por la que la junta de Apple lo expulsó, aunque hubo otros problemas que causaron esta división. La historia muestra que eliminar Jobs en ese momento fue la decisión correcta.

Cuando comenzó NeXT, su estilo de gestión aún era conflictivo. Sin embargo, hacia el final, cuando quedó claro que su visión de NeXT no sería exitosa, su estilo de gestión se calmó significativamente. Algunos amigos que trabajaron para NeXT hasta su desaparición me han dicho que, de alguna manera, Jobs se sintió honrado por esta derrota y creía que había aprendido algunas lecciones de vida serias que necesitaría en su segunda carrera en Apple.

Sigue la información de la tecnología en nuestra sección especializada

Cuando Jobs regresó a Apple como iCEO o CEO interino, como él lo llamó en 1997, me reuní con él en su segundo día a cargo de su antigua compañía. Hablamos sobre lo que haría para salvar a Apple, lo que incluía regresar y cuidar a sus clientes principales, además de poner un gran énfasis en el diseño industrial. Había interactuado directamente con Jobs desde 1982, pero Jobs de 1997 era muy diferente al que conocí la última vez que estuvo en Apple. Claramente había madurado y tenía un comportamiento mucho más tranquilo. Parecía estar más concentrado.

Recuerdo alejarme de esa reunión sacudiendo la cabeza y preguntándome quién era el tipo con el que acababa de reunirme en la sede de Apple. Era 100% diferente a la última vez que nos conocimos en persona en 1988.

Resultó que una de las lecciones de vida que Jobs aprendió mientras estaba en su período salvaje en NeXT y los años entre el cierre de NeXT y el regreso a Apple, fue la importancia de asesorar y preparar a su equipo de gestión para que dependa menos de él. Mientras estuvo en Apple en los primeros días, microgestionó casi todo lo relacionado con el funcionamiento de la empresa.

Consulta la voz de los expertos aquí

Sin embargo, cuando regresó a Apple, estaba más dispuesto a delegar responsabilidades y, lo que es más importante, aprendió a confiar en sus altos directivos.

Un gerente en particular en el que se apoyó fue Tim Cook. Había llegado a Apple procedente de IBM y era un tipo de persona sensata y capaz de hacer las cosas. Cuando Jobs regresó a Apple en 1997 se encontró con la cadena de suministro de Apple en total desorden. Encargó a Tim Cook que limpiara su cadena de suministro y, en 2001, Apple tenía una cadena de suministro y una operación de fabricación de clase mundial. Había otros altos directivos en los que empezó a confiar, como Phil Schiller, que se convirtió en director de global de Marketing, pero fue Cook quien más le impresionó.

Ahora sabemos que incluso cuando a Jobs le diagnosticaron cáncer en 2003, había comenzado un proceso más intenso de tutoría al Sr. Cook. Y ahora sabemos que lo veía como su sucesor. Mientras Jobs vivió otros ocho años, pasó innumerables horas con Cook y otros tenientes guiándolos y dándoles tutoría durante esos años. En retrospectiva, ahora sabemos que los estaba preparando para un momento en el que no estaría allí para guiarlos.

Otra cosa que quizás no sepa sobre Apple es que todos los empleados de la gerencia de Apple pasan por un proceso de incorporación muy intenso cuando llegan a Apple. Apple es muy singular y tiene su propia cultura. Si un nuevo directivo no aprende sobre la cultura de Apple y cómo operan, fracasaría estrepitosamente. Ese proceso de incorporación se ha vuelto legendario y es la razón por la que tanta gente en Apple sigue viva.

Por eso estaba tan seguro de que cuando Tim Cook asumiera el cargo de director ejecutivo, tendría éxito. Pasó años aprendiendo el proceso de pensamiento de Jobs y la forma en que tomaría decisiones cuando regres´ó a Apple en 1997. Tim Cook no es de ninguna manera un “Mini-Yo” de Jobs. Él es su propio hombre y pensador y gerente altamente capacitado.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sin embargo, desarrolló este nivel de liderazgo bajo la tutela de Jobs. Sus decisiones sobre cómo impulsar a Apple son claramente suyas. Jobs lo preparó para el papel y estaba dispuesto a confiarle el futuro de Apple, sin dudarlo. El proceso de 10 años de Jobs para preparar un sucesor en Apple es la razón por la que sus ventas y participación de precios se están disparando. Tim Cook continúa manteniendo la visión general de Jobs para Apple y todavía espero que se destaque en este puesto en los próximos años.

*Tim Bajarin es reconocido como uno de los consultores, analistas y futuristas líderes de la industria, cubriendo el campo de las computadoras personales y la tecnología de consumo. Ha trabajado con Creative Strategies desde 1981 y como consultor para la mayoría de los principales proveedores de hardware y software de la industria, incluidos IBM, Apple, Xerox, Hewlett Packard / Compaq, Dell, AT&T, Microsoft, Sony, Panasonic, Intel, Qualcomm, AMD, nVidia, Polaroid, Lotus, Epson, Toshiba y muchos otros. Sus artículosy análisis han aparecido en medios como USA Today, Wall Street Journal, The New York Times, revistas Time y Newsweek, BusinessWeek.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Imagen: Staff Forbes.
Apple y Xiaomi quedarán fuera del medallero del mercado en México; Oppo va por el bronce
Por

Huawei seguirá con problemas muy importantes y con un descenso muy marcado en ventas, situación no cambiará mientras el...