Por Alberto Mondelli*

Para entender tu posicionamiento en el mercado salarial y si el aumento que recibiste está alineado con las prácticas actuales, debes tomar en cuenta los siguientes cinco factores:

  1. El valor de tu cargo (externa e internamente): Es importante que tengas una idea clara del valor de tu posición. Puedes empezar buscando información de la remuneración de puestos comparables en otras compañías. Adicionalmente, debes entender la estrategia de compensación de tu empresa, que indica qué tan competitiva quiere ser en el mercado laboral. De la misma forma, responder a las siguientes preguntas te permitirá saber el valor de tu puesto para la organización: ¿Es tu cargo clave para el éxito del negocio? ¿Requiere habilidades y competencias que no se encuentran fácilmente en el mercado? ¿Tu empresa está dispuesta a pagar más por este tipo de cargos?
  2. Tu desempeño del último año: ¿Cumpliste con las expectativas del puesto y los objetivos anuales acordados? ¿Demostraste habilidades por encima o por debajo de lo esperado para tu nivel? Si no cumpliste con las expectativas, ¿requieres algún programa de entrenamiento o desarrollo? ¿Contaste con un nivel pleno en las competencias requeridas por el cargo, o esperas alcanzar este nivel en el futuro cercano? Es importante que examines tu desempeño y competencias, además de que evalúes qué tanto están alineados con los requerimientos del puesto ahora y a futuro. A continuación, puedes ver una tabla simplificada que muestra la relación entre grados de evaluación de desempeño y desarrollo típicos e incrementos salariales.
  1. ¿Cómo tu posicionamiento y desempeño se compara con otros en tu organización?: Evaluar tu desempeño individual puede ser difícil, si lo haces de manera aislada. Típicamente existen en tu empresa, división o área de trabajo, otros empleados con los que puedes compararte. También puedes examinar cómo se posiciona tu sueldo en el rango salarial que te corresponde y responder: ¿Tiene sentido este valor en función de mi desempeño presente y pasado, experiencia en el puesto, desarrollo de carrera, etc.? Es importante que consideres al hacer estas comparaciones que las empresas tienden a tener políticas salariales más agresivas para cargos considerados clave, que están más cercanos a la generación que resultados de negocio o en unidades más rentables, versus funciones de apoyo.
  2. Tu potencial futuro: La gente cambia al igual que el trabajo que hacen; sin embargo, el desempeño actual es un buen indicador del potencial a futuro. Los planes de compensación deben estar correlacionados con los planes de desarrollo de carrera. ¿Dónde crees que estarás en la organización en los próximos años? ¿Mereces o te estás acercando a una promoción?
  3. Los indicadores financieros: Los resultados de tu empresa determinan en buena medida su capacidad de pago y el presupuesto disponible para aumentos de sueldo. ¿Tu compañía excedió o, por el contrario, no alcanzó sus objetivos de crecimiento de ingresos y rentabilidad en el último año? Adicionalmente, los movimientos salariales guardan una estrecha relación con la inflación del año anterior y la esperada para el presente, estando en general entre uno y tres puntos porcentuales por encima de este indicador. Por ejemplo, la inflación oficial de 2017 fue de 6.77%, y la estimada por distintas fuentes para 2018 estará alrededor del 4%. Ante este escenario, las organizaciones están previendo aumentos entre 5 y 6%, variando ligeramente por industria y nivel del cargo.

Una vez que tengas una idea clara del valor de tu cargo en el mercado y para tu compañía, de tu desempeño y nivel de aporte a la organización, de tu contribución relativa y cómo estás posicionado en las estructuras salariales internas, de tu potencial y posibilidades de desarrollo futuro, y del presupuesto asignado por tu firma para los incrementos de sueldo, estarás en capacidad de hacer una evaluación objetiva de qué tan competitiva es tu remuneración base y si el aumento que estas recibiendo es adecuado a tu situación.

Una última recomendación: las organizaciones cada vez más diferencian los aumentos de sueldos, y bonos variables, de manera significativa para sus empleados de mejor desempeño y mayor potencial. Una forma de acelerar el crecimiento de tu paquete de remuneración es aportar más a los resultados y aprender más, desarrollando las habilidades y competencias necesarias para el éxito en tu rol actual y en el futuro.

PUBLICIDAD

 

Contacto:

Correo:  [email protected]:

Twitter: @amondelli

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Sindicato de Telefonistas, sin acuerdo ante posible huelga
Por

El Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana está inconforme por el Contrato Colectivo de Trabajo y la incertid...