Dentro de las 15 industrias que consultó AON Hewitt semanas atrás para conocer cuáles serán las que más incrementarán los sueldos de sus ejecutivos en 2018, los sectores automotriz, farmacéutico y químico fueron los más destacados.

Los resultados arrojaron que estas tres industrias aumentarán los sueldos de sus altos directivos por arriba de 5.5%; otros sectores como autopartes, financiero y consumo lo harán alrededor de 5%.

“En contraparte vemos que el sector petrolero, que era en años anteriores de los más agresivos, y ante el estancamiento de los precios del petróleo, apenas estará incrementando los sueldos de sus ejecutivos por arriba de 2%”, dijo a Forbes México Rocío Hernández Reyes, directora de Consultoría en Talento y Compensación de AON.

Cabe señalar que los bajos incrementos de sueldos que se esperan en el sector petrolero no es una tendencia en toda la industria energética. Ramas como las del gas, paneles solares, eólica, ciclos combinados y energías renovables tendrán incrementos el siguiente año similares a los de las industrias del plástico o alta tecnología, que superan el 4%. La reforma energética, considera la especialista, ha generado que estos nichos de negocios crezcan en el país y, por tanto, demanden personal para puestos directivos.

PUBLICIDAD

Puedes leer también: Los sueldos altos, ¿están en la frontera?

Un hallazgo importante es que mientras en años anteriores el bajío era de las regiones que menos registraban incrementos de sueldos competitivos para sus ejecutivos, para 2018 las empresas de esta zona del país, muchas de ellas de los sectores aeronáutico y componentes electrónicos, aumentarán las remuneraciones para directivos, en promedio, 5.2%, mientras que las del norte y centro lo harán, en ese orden, en 4.8 y 4.9%.

Gráfica: Edgar Cruz

“Hace cinco años en AON empezamos a hacer encuestas de sueldos en el bajío con 20 empresas. Hoy tenemos más de 70. Esto te habla del crecimiento de la demanda de personal en la región y de la fuerte competencia por atraer talento, a través de mejores paquetes de compensación”, comenta Rocío Hernández.

Hasta hace un lustro, era la región norte la que ofrecía mejores incrementos de sueldo a sus ejecutivos. Una de las causas era la dinámica que tenían las industrias maquiladora y de exportación en la franja fronteriza.

Los bonos que vienen

Si bien los incrementos de sueldos son una herramienta para retener el talento y recuperar el poder adquisitivo de los ejecutivos, cada vez tienen lugar nuevas estrategias que buscan compensar su labor de otra forma, y más cuando la inflación, que históricamente ha sido un referente para aumentar las remuneraciones de los directivos, superará los 6 puntos porcentuales en 2017.

“Muchos ejecutivos pudieron ir a tocar la puerta del jefe a mediados de año para decirle: ‘¿Qué crees? El gasolinazo, el crecimiento del precio del dólar y el desplazamiento de la inflación ya pegaron a mi bolsillo’. Sin embargo, malas noticias: los incrementos de 2017 se dieron en mayo, junio y, máximo, julio. En este sentido, el aumento de 2018 será insuficiente ante la inflación acumulada de este año y el que viene”, dice la directiva de AON.

Ante esto, la forma de negociar de las empresas cada vez más es la implementación de bonos de retención, que son diferentes a los tradicionales, pues mientras estos últimos se basan en objetivos de corto plazo (un año como máximo), los de retención se vinculan a objetivos que se cumplen en dos o tres años.

“En un año en que vas a 50% de tu objetivo, ‘te dan’ la mitad de ese bono (de retención); cuando terminas el otro 50%, la empresa te da la otra mitad del bono. Para entonces ya te lo empalmaron con otro proyecto. La idea es que tu tengas un motivo muy fuerte para seguir en la compañía”, dice la especialista.

Puedes leer también: Educación, la clave para tener mejores sueldos

Pero hay reglas del juego: si tú decides irte antes de los dos o tres años, según lo que dure el proyecto vinculado a esos bonos, puedes perderlo todo. Esto se establece desde que el ejecutivo firma el acuerdo de objetivos.

Otra tendencia en las áreas de RH que ha detectado AON, es que la prestación de auto para ejecutivos es en dólares y no en pesos; esto para que el comportamiento de la moneda estadounidense no afecte la posibilidad de que los directivos de primer nivel sigan eligiendo autos del segmento de lujo.

 

Siguientes artículos

mcdonalds-smartphone
McDonald’s se suma al menú de UberEATS
Por

Indicaron que los clientes en la CDMX y Monterrey ya pueden realizar pedidos de hamburguesas, papas a la francesa, bebid...