Al dejar fuera los juicios morales, la infidelidad se convierte en un segmento empresarial con un amplio potencial. Los sitios de Internet para tener un romance ‘ilícito’ se enfrentan a retos como el crecimiento de las redes sociales y la internacionalización de los planes.

 

 

En 2002, cuando los chat eran vistos como un paso adelante en el camino del mundo del futuro y las computadoras portátiles eran consideradas un artículo de lujo, fue que nació Ashley Madison, un sitio web que ayuda a aquellas personas interesadas en tener un romance extramarital o fuera de su relación de pareja establecida.

PUBLICIDAD

Al preguntar a Noel Biderman, CEO y fundador de la firma, el por qué recurrir a este segmento de mercado su respuesta es contundente: “Es simple, hay un gran mercado para la infidelidad, que es incluso equiparable (o más amplio) que el mercado de solteros: 30% de las personas que tiene una relación establecida generalmente está abierto a tener algún encuentro casual.”

Entre los hallazgos más sorprendentes destaca que la infidelidad es un fenómeno que responde de acuerdo a los momentos económicos y que hay una distinción de género en los hábitos que implica mantener un affair, así, aunque por género los hombres son más propensos a caer en la tentación, las mujeres pueden ser tres veces más infieles que los hombres.

Once años después de iniciar su travesía en la industria de la infidelidad, Ashley Madison apuesta por llevar sus servicios de apoyo a un nuevo nivel tecnológico a través de aplicaciones móviles, pero, ¿cuáles son las características de la industria de la infidelidad?

La revista Business Week estima que el valor del mercado de citas por Internet ronda entre los 1,000 y 1,500 millones dólares al año sólo para Estados Unidos, de estos desembolsos, la publicación estima que al menos un 30% tiene como móvil principal la infidelidad. De acuerdo con este cálculo, la industria de la infidelidad tiene un potencial de entre 300 y 500 millones de dólares al año, algo así como entre 3,600 y 6,000 millones de pesos.

Las cifras de Ashley Madison dan algunas pistas sobre el escenario que existe en México. De acuerdo con Noel Biderman, un 40% del gasto que se registra en el día de los enamorados está relacionado con infidelidad, mientras que en América Latina, México es el país con más actividad dentro de su plataforma.

¿México es un país infiel? Podría decirse que sí. La red social Second Love informa que 57% de los mexicanos confiesa haber cometido una infidelidad y 87% de ellos no se arrepiente de haberlo disfrutado. Además, el 37% de los infieles recurre a conocidos del pasado para entablar un affair.

Quizá es en ese punto donde las cosas salen mal. Ante la pregunta sobre cómo ha afectado al negocio la entrada de jugadores como Facebook y Twitter, Noel Biderman explica que la diferencia entre las redes sociales convencionales y Ashley Madison radica en el diseño.

“Existen estudios que arrojan que Facebook figura en el 5% de las causas de divorcio, yo diría que es porque esta red no fue diseñada para tener una aventura. Si buscas una aventura de modo discreto, no debes buscarla en Facebook o Twitter, no debes buscarla en tu trabajo ni en tus círculos cercanos. Es ahí donde Ashley Madison representa una oportunidad”, explica Biderman en entrevista con Forbes.com.mx.

En el futuro, según afirma el CEO de la firma, el mayor reto no es el terreno que puedan ganar otras redes, sino encontrar los canales para posicionarse en su mercado objetivo, ya que la publicidad es un aspecto restringido en algunos países.

De ahí la necesidad de crear nuevos canales. Su último desarrollo es la aplicación para viajeros que permite dar coordenadas para un posible encuentro. La idea surgió después de analizar que el 20 o 30% de los affaires ocurre cuando una de las personas en la relación está fuera de la ciudad.

Para el cierre de 2013, Ashley Madison habrá llegado a cerca de 19 millones de usuarios inscritos en 26 países alrededor del mundo. Ala par, espera que su aplicación para viajeros se convierta en referente de las recomendaciones de viajes de negocio.

“Al final del día, la industria de la infidelidad abarca un mercado muy extenso: los moteles, los clubes de strippers, una parte de los gastos en viajes. La clave para instalarse y tener éxito en este mercado es conocer las necesidades y brindar alternativas para que los affaires se mantengan bajo discreción”, dice Noel Biderman.

 

Siguientes artículos

Acaba el subsidio, pero seguirán los gasolinazos
Por

A pesar de que los precios de los combustibles en México y EU se igualaron, el gobierno seguirá con los aumentos de prec...