La norma, que busca que ninguna compañía tenga más del 50% del mercado del sector, deberá ser ratificada por el Senado.

Reuters

 

La Cámara de Diputados de México completó el viernes la aprobación de una ambiciosa reforma que busca inyectar competencia en el sector de telecomunicaciones y medios, dos mercados dominados por los multimillonarios Carlos Slim y Emilio Azcárraga.

PUBLICIDAD

Los diputados habían comenzado el jueves en la noche la discusión del proyecto, que el Gobierno envió hace 10 días, y la votación final vino llegó en la madrugada del viernes, para aprobarse alrededor de las 4:00 de la mañana.

La iniciativa, que requiere el voto de los dos tercios de los parlamentarios por tratarse de cambios a la Constitución, ahora debe recibir el aval del Senado y después el de la mayoría de los congresos de los estados.

La primera gran reforma económica del presidente Enrique Peña Nieto plantea que ningún actor tenga más del 50% de participación del mercado de telecomunicaciones y medios, un límite que busca que no haya posiciones dominantes, que bajen las tarifas y que las firmas ofrezcan mejores servicios.

La norma podría forzar a las enormes compañías que lideran el negocio a realizar desinversiones. También contempla permitir mayor inversión extranjera en el sector y licitar dos cadenas de televisión abierta.

El gigante de las telecomunicaciones América Móvil, centro del imperio de negocios de Slim, controla cerca del 70% del mercado de telefonía móvil mexicano y alrededor del 80% del de redes fijas.

Por su parte, el grupo de medios Televisa, de Azcárraga, ha dicho que tiene alrededor del 70% de la audiencia en televisión abierta y además es uno de los jugadores más importantes en televisión de paga.

“En nuestra nación hay un sólo territorio y éste no es un territorio ni propiedad de ninguna empresa telefónica, ni podemos seguir siendo rehenes de monopolios”, dijo durante el debate Julio César Moreno, diputado del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda.

El proyecto de reforma también propone la creación de tribunales especializados para dirimir litigios de competencia económica, telecomunicaciones y medios en un sector caracterizado por prolongadas y complejas disputas legales.

Afloran diferencias

Pese al consenso entre los dirigentes de los principales partidos que respaldaron la reforma propuesta por Peña Nieto, las diferencias entre bancadas afloraron en algunos temas, lo que retrasó por algunas horas el inicio de las discusiones y la votación en el pleno de la cámara baja.

Legisladores de la oposición dijeron que la manzana de la discordia fue que el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) buscó modificar una parte del dictamen para que la televisión satelital quedara fuera de la propuesta para que concesionarios de televisión abierta ofrezcan sus contenidos a los medios restringidos que los soliciten.

Esto fue visto como un perjuicio para Dish México, empresa de TV de paga vía satelital, vinculada a empresas de Slim a través de un acuerdo de facturación.

Los diputados le hicieron algunos cambios al proyecto que envió el gobierno, como es el caso de la inversión extranjera directa de hasta un máximo del 49% en radiodifusión, que ahora dependerá de la reciprocidad que exista en el país en el que se encuentre constituido el inversionista.

“Al incluir la reciprocidad en la inversión extranjera, permite que México se encuentre en una misma ventaja comercial competitiva y da la posibilidad de que agentes económicos mexicanos puedan realizar inversiones”, dijo la cámara baja en un comunicado.

Además se dejó fuera la propuesta para que el presidente de México emitiera una opinión en el otorgamiento de concesiones, y en su lugar lo hará el Secretario de Comunicaciones y Transportes.

 

 

Siguientes artículos

Luces, cámara… ¡Slim!
Por

La televisión por Internet es la apuesta a través de la cual, el hombre más rico del mundo desafía a las autoridades reg...