Aunque el 62% de los españoles está a favor de convocar un referéndum sobre la monarquía, los diputados españoles realizarán la votación de manera pública y por llamamiento, con lo cual cada legislador comunicará si está a favor o en contra de la ley.

 

Reuters

MADRID – El Congreso de los Diputados votará una ley de sucesión que permita la coronación de Felipe VI como nuevo jefe del Estado español tras la abdicación de su padre, el rey Juan Carlos I, la semana pasada, y que se prevé que sea aprobada por abrumadora mayoría.

PUBLICIDAD

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, inició la sesión defendiendo la ley orgánica sobre la sucesión y dejando a un lado el debate surgido en los últimos días sobre el modelo de Estado de un país que ha vivido los últimos 40 años con una monarquía parlamentaria.

“Lo que se nos pide es que cumplamos el procedimiento que la Constitución exige para ratificar y hacer efectiva la decisión (de abdicación) del rey”, dijo Rajoy en su intervención.

“No estamos aquí para ninguna otra cosa, la forma política de Estado no está en el orden del día de esta sesión”, añadió el presidente.

El Gobierno inició el proceso para la sucesión el martes de la semana pasada, un día después del inesperado anuncio de la abdicación de Juan Carlos I, con la elaboración de una ley orgánica para regular el traspaso de poderes ante la ausencia de una norma específica en el país.

Tras la intervención de todos los portavoces, la votación se hará de modo “público y por llamamiento”, con lo cual cada diputado comunicará si está a favor o en contra de la ley desde su escaño y de viva voz.

La previsible aprobación de la norma en el Congreso exige la mayoría absoluta -al menos 176 diputados-, y después tendrá que ser ratificada en el Senado, lo que según fuentes de la Cámara Alta ocurriría una semana más tarde, el 17 de junio.

La proclamación de Felipe Juan Pablo y Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia, que se convertirá en Felipe VI a los 46 años y tras 39 años de reinado de su padre, tendrá lugar el 19 de junio en una sesión extraordinaria de ambas cámaras del Congreso.

 

Estabilidad y progreso

Rajoy destacó que el país goza desde la restauración monárquica hace 39 años de estabilidad institucional y que el proceso de sucesión se enmarca dentro de la normalidad de un país serio como España.

“España es una monarquía parlamentaria con hondas raíces históricas porque así lo quieren los españoles, que dispusieron además en la Constitución que heredarán la Corona los sucesores de don Juan Carlos”, dijo Rajoy en el Congreso.

“Lo quieren así porque ven en la monarquía el mejor símbolo de la unidad y permanencia del Estado y porque estiman que es la opción que mejor garantiza la imparcialidad, la estabilidad política, la continuidad de las instituciones, y en definitiva, la convivencia en paz que es indispensable para el progreso y la continuidad”, añadió.

En el caso de que hubiera enmiendas en la Cámara Alta, tendría que volver al Congreso y ser votada de nuevo. El día después de su aprobación se publicará en el Boletín Oficial del Estado.

 

Apoyos y protestas

Tras el anuncio de la abdicación de Juan Carlos I, tanto el Partido Popular como el PSOE mostraron un apoyo sin fisuras a la continuidad de la monarquía, frente a la postura manifestada por partidos como Izquierda Unida, Podemos y Equo, que han pedido un referéndum para decidir si el pueblo español quiere mantener la monarquía u optar por una república.

La llamada Coordinadora 25S ha convocado la concentración “Rodea el Congreso. Monarquía Abolición” para las 12:30 hora local del miércoles en la madrileña Plaza de Neptuno, muy cercana al Parlamento y que ha sido escenario de otras protestas similares.

La abdicación de Juan Carlos I llegó en un momento delicado de salud para el monarca de 76 años y tras varios escándalos que han perjudicado la imagen de la Corona, especialmente la imputación por un presunto delito de corrupción de la infanta Cristina y de su marido Iñaki Urdangarin.

El 62% de los españoles estaría a favor de convocar un referéndum sobre la monarquía, según los datos de un sondeo de Metroscopia el pasado domingo, un día después de que miles de personas salieran a la calle en varias ciudades del país pidiendo una consulta sobre el modelo de Estado.

Ante una hipotética consulta, el 49% preferiría sin embargo una monarquía con Felipe VI, frente al 36% que optaría por una república presidida por una figura pública relevante, de acuerdo a la encuesta.

 

 

Siguientes artículos

Crece el número de millonarios en el mundo
Por

El problema no es la desigualdad, sino la falta de creación de más riqueza material, más bienes tangibles en vez de acti...