Por Jennifer Wang

En su primera conferencia de prensa desde el día de las elecciones, Donald Trump anunció que sus dos hijos mayores, Donald Jr y Eric Trump, controlarán su extenso negocio junto con Allen Weisselberg, director financiero de The Trump Organization. Aunque la medida no resuelve la multitud de problemas por conflicto de intereses que enfrenta Trump, no debería ser una sorpresa el que Trump haya nombrado al dúo como sucesores del negocio familiar.

También puedes leer: Acusaciones sobre Trump son “impugnables” pero… ¿son ciertas?

Los hermanos, que han trabajado para su padre en varias cargos a lo largo de su vida , gradualmente han escalado en las posiciones de The Trump Organization. Ambos se unieron a la compañía poco después de graduarse de la universidad —Donald Jr de la Universidad de Pensilvania, y Eric de la Universidad de Georgetown—y también ambos ostentan el título de Vicepresidente ejecutivo a cargo de desarrollo y adquisiciones.

“Nunca confíes en nadie”

PUBLICIDAD

“Me gusta bromear diciendo que comencé a trabajar con mi papá desde el primer minuto que nací”, dijo Donald Jr a Forbes en el 2006. “Iba a trabajar con él cuando tenía 5 o 6 años”. En el tiempo de dichas declaraciones, el joven aprendiz recordaba la lección más importante que recibió de su padre. “Además de decirme una y otra vez que no bebiera, no fumara y no persiguiera mujeres, él siempre me dijo: ‘Nunca confíes en nadie’”.

El protegido de Trump no siempre prestó atención. Admitió que durante la universidad desarrolló un problema de alcoholismo; tras graduarse se tomó un tiempo para viajar, y posteriormente se unió en el 2001 al negocio familiar e hizo a un lado la botella. Desde entonces, se ha enfocado en adquirir y desarrollar nuevos proyectos para la compañía de su padre. Junto con Ivanka y Eric, Donald Jr ha liderado la creación y expansión de la compañía Trump Hotel Collection, con un portafolio que se extiende desde las propiedades de Trump en Nueva York y Miami, hasta las concesiones de licencias y administración en Río de Janeiro e Indonesia.

El tocayo de Trump también ha estado involucrado en el desarrollo y construcción de varios edificios de lujo, incluyendo las torres de los hoteles Trump Chicago y Trump Las Vegas. Además, se ha encargado de supervisar los acuerdos de arrendamiento comercial en The Trump Organization, que se extiende desde la joya del centro de Manhattan, 40 Wall Street, hasta la Trump Tower. A diferencia de su hermana modelo Ivanka y su padre, estrella de reality show, Donald Jr ha preferido trabajar lejos de los reflectores. “Sé que las cosas del entretenimiento nos ayudan”, dijo en 2006. “Pero alguien debe permanecer aquí para recordarles a todos que nos dedicamos a construir edificios”.

Y a pesar de admitir que tuvo problemas en el pasado con su padre, tras el divorcio con Ivana (seguido del affair muy mediático con Marla Maples), parece que ambos hicieron las paces en años posteriores. Luego de la inversión del joven Donald Jr en el negocio Titan Atlas, en Charleston, S.C., que fracasó en 2012,  Trump intervino. Junto con otros inversionistas, Donald Jr garantizo personalmente al Deutsche Bank un préstamo para la compañía en quiebra. Trump terminó comprando el préstamo en 2014, liberando a su hijo de la deuda.

Eric Trump, el más joven

Eric, el más joven de los tres hijos que el magnate tuvo con Ivana, también creció en los negocios. Cuando Trump compró en 1996 a Eugene Meyer, editor del periódico Washington Post, su antigua propiedad de 200 acres en Westchester, Nueva York, puso a sus dos hijos a renovarla. “Estábamos literalmente manejando los montacargas, podando el pasto, cortando los árboles caídos, recortando barrotes y mármol, haciendo trabajos eléctricos, y mostrando la casa”, dijo Eric a Forbes en 2014. “Fue la primera lección de desarrollo inmobiliario que recibí de mi padre”.

Desde su entrada a The Trump Organization en 2006, Eric ha ayudado a su padre en el manejo de la cartera de golf de la compañía. Luego de que Trump adquiriera en 2012 por 150,000,000 de dólares el complejo de golf Trump National Doral, dirigió la renovación de tres años; la propiedad terminó de renovarse en el verano de 2016. Eric también supervisa las otras propiedades de ocio de su padre, incluyendo los 10 clubs de golf en Estados Unidos, los tres complejos de golf en Escocia e Irlanda, y otras acuerdos de operación o licencia.

Ivanka, la hija “favorita”

Por otro lado, Ivanka quien también funge como vicepresidente de The Trump Organization, se mudará a Washington D.C. con su esposo Jared Kushner. La poderosa pareja (Kushner es el CEO de la constructora Kushner Companies, y el valor de la fortuna de su familia se estima en por lo menos 1,800 millones de dólares), se retirará de sus puestos en sus respectivos negocios. Asimismo, se ha informado que cederán una parte de sus activos para cumplir con las regulaciones de conflicto de intereses. Kushner, quien estuvo encargado de los discursos de Trump durante la carrera presidencial, fue nombrado asesor de la Casa Blanca. Ivanka, otro figura influyente en la campaña de Trump, no ha sido asignada a un rol formal en la administración.

Más sobre el tema aquí: Entrevista exclusiva con el hombre que puso a Trump en la Casa Blanca

 

Siguientes artículos

Éstos son los personajes que defenderán al TLCAN
Por

Este grupo forma parte del equipo Jaime Serra Puche, el secretario de Comercio que comenzó con las conversaciones en la...