No importa el tipo de crédito tengas, revisar tus estados de cuenta es un hábito muy importante.

Los estados de cuenta pueden ser físicos o electrónicos y se presentan en una gran variedad de formatos, por lo que su análisis puede llegar a ser un poco complicado. Para ayudarte, fíjate y conoce estos conceptos contenidos dentro de ellos:

Fecha límite de pago: Es la fecha en la que a más tardar deberás de realizar el pago mínimo de tu adeudo.

  • Pago mínimo: Importante para tu presupuesto; este el monto mínimo a pagar para que tu cuenta esté al corriente, evitando que se genere un aviso de atraso de pago en tu historial en Buró de Crédito.
  • Pago para no generar intereses: Es el importe que necesitas pagar para que no te cobren intereses sobre tu adeudo. Si eres un pagador “totalero” tampoco se generarán intereses.
  • Fecha de corte: Es el último día del periodo en cuestión, hasta donde se registraron operaciones en tu cuenta. Supongamos que tu fecha de corte es el día 20 de cada mes, y realizaste una compra el día 21; ese cargo se incluirá en tu estado de cuenta del próximo mes.
  • Límite de crédito: Es la cantidad máxima por la que puedes realizar consumos con tu tarjeta.
  • Saldo: Importante también para tu presupuesto pues es el monto total que adeudas.
  • Promociones: Aquí aparecen las compras que realizaste a meses sin intereses.

Conserva tus comprobantes de gastos (también conocidos como “pagarés o “vouchers”) y de depósitos, así podrás cotejarlos contra lo que refleja tu estado de cuenta. En caso de que no reconozcas un cargo, llama de inmediato a tu institución e ingresa una reclamación, no importando si el monto es chico o grande. Algunos defraudadores hacen compras pequeñas con la intención de que no te des cuenta.

PUBLICIDAD

Ten presente que el marco legal establece que dispones de 90 días, a partir de la fecha de corte, para presentar la reclamación a la entidad que emitió tu estado de cuenta.

Antes de hacer la llamada, si ves alguna denominación o nombre de un establecimiento que no reconoces, verifícalo contra las razones sociales que aparecen en tus “vouchers” porque no siempre coinciden con los nombres comerciales de las tiendas. Al momento de realizar tu reclamación, apunta el folio y la fecha máxima para recibir una resolución.

Si no estás contento con el resultado de la reclamación, siempre puedes pedir una segunda revisión ante la Unidad Especializada de Atención a Clientes (UNE) de esa misma institución bancaria. Una vez agotada esta instancia puedes también acudir a organismos de defensa de los consumidores. Si el crédito es con una empresa financiera puedes acudir a la Condusef; si con una empresa del sector comercial ve a la Profeco, o si el crédito es fiscal puedes visitar a la Prodecon.

No olvides también revisar tu Reporte de Crédito en burodecredito.com.mx para conocer todos los créditos que tienes y la situación en la que se encuentra cada uno.

 

Contacto:

Twitter: @BurodeCreditoMX

Facebook: Buró de Crédito México

Página web: Buró de Crédito

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Has escuchado hablar sobre el ‘overtourism’?
Por

El exceso de turismo en algunos sitios ha provocado protestas de los habitantes de esos lugares. ¿Qué puedes hacer tú pa...