Por: Lorena Torá y Rodrigo Huesca*

 

Si bien un virus o una enfermedad no conocen de fronteras, la salud y la protección social, por otro lado, han sido brechas claras e incluso altamente diferenciadas en la respuesta ante la pandemia. Hemos sido testigos de una de las mayores crisis en la medicina moderna y de la complejidad de su efecto dominó sobre los aspectos sociales. El enorme potencial de la escala infecciosa de COVID19, ha puesto en profunda reflexión a las ramas que se dedican al estudio de estos fenómenos y sus efectos, como la salud global.

El costo de dudar en el actuar resulta sumamente caro cuando se trata de usar de forma efectiva el tiempo durante un brote infeccioso. La coordinación entre naciones, el estudio de los diferentes contextos y el liderazgo político son esenciales ante un evento de esta magnitud.

Pero, ¿a qué nos referimos exactamente con el contexto?

El contexto en cada territorio favorece o entorpece en gran medida los modelos de respuesta, en algunos casos pudiendo convertirse en la tormenta perfecta. Por esta razón, es indispensable considerar los determinantes esenciales de la salud, incluyendo los demográficos, epidemiológicos, económicos, socioculturales y tecnológicos, entre otros.

Identificar fortalezas y debilidades de dichos determinantes y hacer adaptaciones para cada contexto, permite proponer medidas de respuesta y políticas publicas con un mayor grado de eficacia. Conocer el contexto a profundidad es una obligación por parte de los tomadores de decisiones, ejecutarlo en tiempo y con evidencia requiere de perfiles altamente preparados, que no duden en el actuar pues hay millones de vidas y economías en juego.

El contexto en México

En países como México, en donde la población que labora en la informalidad es equiparable a la del sector formal, el costo social de imponer bloqueos a la movilidad es mucho mayor que en contextos como el de Francia (100% de los ciudadanos está cubierto por alguna clase de protección social, incluidos el apoyo al desempleo).

Si el panorama ya es suficiente complejo para un sistema, habrá de hacer la reflexión de la importancia en adoptar medidas para poblaciones sin esquemas claros de protección social, expuestos a la escasez de recursos, niveles altos de delincuencia yo sistemas de salud con insumos comprometidos.

El análisis global

De forma descriptiva, sin calificar como efectivo o no efectivo, es posible observar algunas aproximaciones:

  1. Dinámico-proactivo: caracterizado por el control temprano e intensivo de los puertos de entrada, comunicación oficial efectiva, implementación masiva de pruebas y ausencia de bloqueos parciales o totales del tránsito ciudadano. Ejemplos representativos son: Taiwán, Singapur y Corea del Sur; y cercanos en este primer grupo también Japón y Alemania.
  2. Restrictivo-absoluto: caracterizado por el control temprano e intensivo de los puertos de entrada, comunicación oficial efectiva, implementación estratégica de pruebas (sintomáticos o potencialmente expuestos) y en la implementación de bloqueos totales a la movilidad. El caso más emblemático es China y en menor medida, Perú.
  3. Reactivo-oportuno: caracterizado por el control temprano e intensivo de los puertos de entrada, comunicación oficial efectiva, aplicación de pruebas a pacientes sintomáticos, y bloqueos escalonados de la movilidad ciudadana. Pocos países cumplen estrictamente con la definición, pero aproximaciones en: Argentina, Canadá, y Costa Rica; y con deficiencias en la comunicación Chile y Colombia.
  4. De gestión-puro: caracterizado por el control no temprano y no intensivo de los puertos de entrada, estrategia efectiva de comunicación oficial, focalización de pruebas en sintomáticos graves y bloqueos escalonados a la movilidad ciudadana. Presente principalmente en los países europeos más afectados: Italia y España, con algunas diferencias en Francia.
  5. De gestión-gradual: caracterizado por el control no temprano y no intensivo/aleatorio de los puertos de entrada, estrategia de comunicación oficial sujeta a alto escrutinio interno y externo, aplicación focalizada de pruebas sólo a sintomáticos graves, y ausencia de bloqueos al tránsito decretados a nivel nacional. Bélgica en menor grado y con mayor claridad en Brasil, Reino Unido y México, hasta hace poco también Estados Unidos.

El aprendizaje

La respuesta en algunos países varía de acuerdo a los determinantes, como en Asia, la calidad del aire, densidad poblacional y uso de tecnologías. En Italia, el alto porcentaje de adultos mayores, el pequeño denominador entre pruebas y muertes, y la calidad de aire del norte italiano.

Los efectos de la inactividad, la actividad tardía o la toma de decisiones sin análisis del contexto, producen resultados significativamente diferentes y en ocasiones muy agravantes para la población.

En este sentido será urgente comenzar a trazar estrategias nacionales y globales, que salven vidas como tema prioritario, de la mano de esquemas económicos y sociales. Incluso pensar en un organismo neutral con apoyo de centros altamente capacitados para este tipo de análisis y respuestas.

 

Contacto:

 

**Lorena Torá es médico cirujano e investigador, con estudios en Ciencias Médicas, Salud Global y Cáncer de la Universidad Anáhuac México y la escuela de salud pública T.H CHAN y escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

**Rodrigo Huesca es licenciado y maestro, con estudios en Ciencias Políticas, Políticas Públicas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), Universidad de Johns Hopkins y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

TV & Streaming en tiempos de Virus
Por

Muchos llevamos mas de una semana cumpliendo aislamiento o “Sana distancia” en nuestras casas y las opciones de entreten...