La isla necesita unos 2,500 mdd en inversión foránea anualmente para alcanzar prosperidad, dijo el ministro de Comercio Exterior y de Inversión de Cuba. 

Alma Solís / ANPanamá

CIUDAD DE PANAMÁ – La nueva era empresarial y de inversión en Cuba es un hecho ante la disposición que demuestra el gobierno de la isla a la apertura y el interés de las empresas.

PUBLICIDAD

“En esta nueva etapa hemos ampliado nuestra visión sobre el papel de la inversión extranjera, reconociéndola como un elemento activo y fundamental para el crecimiento de determinados sectores y actividades”, dijo el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, durante su participación en Ia Cumbre Empresarial de las Américas.

La delegación cubana, que tendrá presencia en la Cumbre de las Américas y el Foro Empresarial, está acompañada de ejecutivos de grandes empresas, pequeñas firmas y hasta cooperativas, indicó el funcionario cubano.

“Estarán intercambiando ideas con empresarios de otros países en un sentido muy abierto. Muchos empresarios nos han expresado el interés de viajar a Cuba y le hemos dicho que venga, hay mucho interés”.

Cuba necesitaría alrededor de 2,500 mdd anuales en inversión extranjera para estimular el crecimiento y con ello propiciar desarrollo, prosperidad y sustentabilidad para su proyecto socialista; pero Malmierca reconoció que llegar a ese nivel les tomará tiempo: “es una meta a corto plazo”.

En cuanto a las oportunidades detectadas señaló que “hay una cartera de oportunidad que tiene 246 proyectos en 11 sectores distintos, hay gran variedad. Pero en especifico podría decir que la energía renovable es de interés para nosotros; tenemos que cambiar la matriz de generación energética de un modelo que quema petróleo a un modelo que cambie al uso de energías renovables”, agregó. Estos proyectos generarían 8,710 mdd y esta cartera se estaría actualizando sistemáticamente, según el funcionario.

El sector agroalimentario también ofrece oportunidades pues la isla importa muchos alimentos y busca producir muchos más. Otras actividades mencionadas fueron la minería, industrial en general, la construcción y el turismo.

“Yo diría que lo más importantes es lograr encadenar la productivamente a los distintos sectores y que la inversión extranjera haga que la economía cubana sea más integrada”, afirmó el ministro.

El parlamento cubano aprobó una ley que ofrece garantías e incentivos a los inversionistas extranjeros, y está iniciando la promoción de la misma, en especial están apostando a la zona especial de desarrollo de Mariel, para la que se estima un periodo de desarrollo de entre 20 o 25 años. Hasta el momento, unas 200 empresas de más de 30 países han expresado interés en el proyecto.

Durante la cumbre, destacó que el funcionario de Comercio de Cuba se reunió con el presidente de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos para hablar de las oportunidades entre ambos países en esta nueva coyuntura.

 

Siguientes artículos

Scotiabank ve oportunidades de negocio en países de Alianza Pacífico
Por

Scotiabank, el más internacional de los bancos canadienses, ve una fortaleza particular en México, ya que un repunte en...