“Debemos reaccionar ahora”.

Patricia  Espinosa, Secretaria  Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para el Cambio Climático.

Paris es el escenario de la nueva cumbre sobre Cambio Climático que tendrá como objetivo enmarcar las nuevas acciones y compromisos renovados que permitirán avanzar rápidamente en la lucha contra el Cambio Climático y que se traducirá en que la temperatura media de la superficie terrestre no exceda los dos grados centígrados.

El objetivo trece de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible “Acción por el clima”, reúne la voluntad de los 177 países que han ratificado el Acuerdo de Paris (tratado que entró en vigor  con un tiempo récord menor a un año).

PUBLICIDAD

Luchar contra el Cambio Climático requiere un cambio de conciencia global respecto al tremendo avance que representan las más de 1,143 toneladas de CO2 que son emitidas por segundo alrededor del mundo.

Si bien es cierto que los países desarrollados sólo representan el 20% de la población mundial total, también es cierto que son responsables del 80% de las emisiones de CO2 hacia la atmósfera. De acuerdo a las investigaciones más recientes en materia ambiental de no cambiarse los patrones de emisión que hay el día de hoy, hacia el 2050, las emisiones contaminantes aumentarán por lo menos en un 130%.

Por si fuera poco, sabemos que actualmente la atmósfera terrestre tiene el mayor contenido de CO2 registrado en los últimos 2.1 millones de años y que entre los mayores emisores de gases hacia la atmósfera se encuentra en primer lugar China, seguido por los Estados Unidos, la Unión Europea, India (que en noviembre de 2017 superó en algunas zonas los 451 micro partículas suspendidas en el aire y equivalen a fumar 45 cigarrillos al día sin filtro) y Rusia.

El  Acuerdo de Paris, que fue firmado hace dos años, requiere una inversión anual global de 3,500 millones de dólares que tendría que traducirse en acciones concretas a nivel local, regional y global para evitar que las temperaturas suban más de dos grados.

Aunque a las reuniones que durante 2017 se han llevado a cabo en torno al Acuerdo Climático de Paris han asistido prácticamente la mayoría de los países que representan el 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero al año incluyendo a los integrantes de organismos como el G7 y el G20, la reiterada postura de los Estados Unidos respecto al acuerdo no compromete el éxito del acuerdo por lo menos hasta el 20 de noviembre del 2020, fecha en la que el país puede proceder a su salida, pero sí merma el alcance de los primeros objetivos planteados en el documento base.

La urgente necesidad de financiamiento y de medidas concretas para combatir el Cambio Climático requiere de políticas nacionales contundentes, eficaces pero sobre todo sustentables para poder dar batalla a esta imparable situación global.

El más grande reto que enfrenta el Acuerdo de Paris es la definición de una etapa de combate colectivo a las emisiones de gases de efecto invernadero, pues sabemos que el Cambio Climático se está moviendo más rápido que la orquesta de naciones.

Las emisiones de CO2 han crecido en 2017 más que en los últimos tres años. Y también ha sido el año con el registro de temperaturas más elevadas en los últimos 5 años.

La cumbre One Planet es un esfuerzo global enmarcado por las acciones de las Naciones Unidas  y el Banco Mundial para desarrollar un cambio de conciencia respecto a una de las batallas más difíciles que enfrenta la humanidad, y que es por la existencia en nuestro planeta tal y como la conocemos el día de hoy. Los negocios verdes representan la oportunidad de invertir en el futuro y que implicará movilizar 100,000 millones de dólares anuales de aquí al 2020 en beneficio de los países en desarrollo. Para ello, se ha pedido la creación el Fondo Verde para el Clima, destinado para la mitigación del Cambio Climático.

Como resultado de esta cumbre, el Banco Mundial ha anunciado su decisión de parar el financiamiento a proyectos de prospección y extracción de gas y petróleo a partir del 2019 (lo que le supone el 2% de su cartera de préstamos y garantías financieras); así mismo está la decisión anunciada por la Unión Europea de fondear proyectos en los países del continente africano por más de 9,000 millones de euros, que deberán ser invertidos en ciudades, energía, y agricultura sustentables.

Sin lugar a dudas, la decisión tomada por el Banco Mundial de invertir 4,500 millones de dólares en 150 ciudades alrededor del mundo que presenten proyectos y programas agresivos de acción climática es histórica, y se encamina a frenar los efectos generados en este 2017 que ya se perfila como el año récord en emisiones globales de contaminantes.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

metrobus-linea7
Slim y firma francesa operarán la publicidad del Metrobús Reforma
Por

JCDecaux indicó que su filial desarrolló mobiliarios modulares en las 125 estaciones de esta línea que va de Indios Verd...