DW.- En principio, la noticia sobre el Brexit, diez días después, pertenece ya al pasado. Gran Bretaña ha abandonado la UE y las partes negociadoras en Londres y Bruselas se posicionan en la lucha por sus futuras relaciones para sacar el máximo provecho con respecto al comercio y a la cooperación. Sin embargo, los sentimientos no se pueden desconectar tan rápido: en el Parlamento Europeo, los diputados siguen llorando la pérdida de amigos y colegas.

Richard Corbett y los otros

El laborista británico Richard Corbett y su amigo Jens Geier, del SPD, se sentaron juntos durante años en la sala del comité de los socialdemócratas para debatir las pautas políticas. “Aquí en la primera fila estaba su asiento, justo a mi lado… Trabajar con él fue realmente enriquecedor, era un diputado increíblemente trabajador. Simplemente me entristece”, recuerda el alemán y muestra un video de despedida que hicieron ambos. En él, prometen que los británicos regresarán a la UE en algún momento. Es un poco como creer en la resurrección.

Corbett, uno de los europeístas más luchadores del Partido Laborista, se había opuesto reiteradamente a la propaganda anti UE del Partido del Brexit. Pero con la elección de Boris Johnson, su bloque finalmente perdió. Los socialdemócratas perdieron seis escaños en el hemiciclo como resultado de la retirada de sus colegas británicos, lo que también supuso una pérdida de fuerza política. Pero, sobre todo, prevalecen los sentimientos: “Lo extraño, nos hemos hecho amigos a lo largo de los años”, dice Jens Geier. Y le deprime que la carrera política del británico haya llegado a un abrupto final con el Brexit.

Alegría ambigua entre los nuevos

La mayoría de los 73 escaños que quedaron libres por el Brexit simplemente han desaparecido. Solo 27 se redistribuyeron a países que anteriormente tenían muy pocos parlamentarios, según la tasa de distribución. El irlandés Barry Andrews es uno de los ganadores de esta lotería en el Parlamento Europeo. Pero no puede disfrutarlo de verdad: “La alegría es bastante tenue, porque Irlanda está muy cerca del Reino Unido. No solo en política, sino también en nuestra vida cultural y social. Hubiera preferido venir en otras circunstancias. También lo siento por nuestros parlamentarios liberales que tuvieron que irse. Así que tuve suerte personalmente, pero al mismo tiempo es triste”.

TAMBIÉN LEE: Brexit done: Reino Unido ya es independiente de la Unión Europea

En su primer día, el irlandés pronunció un discurso inaugural en el plenario, abordando el mandato de negociación de Michel Barnier, el representante de la UE para las negociaciones con Londres. El francés puso sobre la mesa unas demandas claras en nombre de los países miembros, pero Barry Andrews aboga por un enfoque basado en la cooperación: “Para Irlanda, el Brexit supuso una amenaza existencial para nuestra economía durante los últimos tres años. Tuvimos la solidaridad de los países miembros y esperamos que continúe así, pero lo que quiero enfatizar es que tenemos que ver al Reino Unido como un socio comercial, no como un competidor”.

Si las negociaciones fracasaran, el nuevo miembro del Parlamento Europeo ve grandes problemas para Irlanda, para las exportaciones, pero también para el Acuerdo del Viernes Santo que, sobre la base de la membresía de la UE, en última instancia garantiza la paz entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda de una manera muy equilibrada. Pero todavía quiere creer que las fuertes palabras de Boris Johnson se quedarán en nada y, al final, ambas partes llegarán a un acuerdo razonable.

Queremos seguir siendo amigos

La eurodiputada de Los Verdes Terry Reintke aún no ha digerido completamente la ida de los británicos: “Es la primera semana en Estrasburgo después del ‘brexit’ y todo sigue siendo un poco surrealista. El orden de los escaños ha cambiado en la sala plenaria, simplemente ya no están más allí”.

Terry Reintke cree que la vida sin los británicos será diferente: “Los extrañaremos en la legislación, pero también por su humor”. Los británicos hacen los mejores chistes y organizan las mejores fiestas, se decía siempre en el Parlamento Europeo.

Pero Los Verdes no solo quieren estar apenados: “Hemos creado un grupo de amistad entre parlamentarios UE-Reino Unido, porque queremos mantener el vínculo que ha crecido entre nosotros a lo largo de los años. Habrá conferencias y debates para mantener el flujo de la información. Pero también se trata del afecto que sentimos los unos por los otros, la amistad, que no desaparece por el ‘brexit'”.

Al final, un divorcio de estas características es un hecho irrefutable, pero también hay diferentes maneras de afrontarlo, dice Reintke: “Pueden permanecer cerca, hablar entre ellos e intentar sacar lo mejor de la situación. O se dan la espalda y se separan para siempre. Creo que la primera opción es mejor. Y después del período de transición del próximo año, espero que haya una base sólida para nuestra amistad”.

No todos sus colegas tienen tanta confianza en el futuro de los europeos y británicos como ella. Pero en el Parlamento de la UE, los sentimientos siguen siendo fuertes y muchos quieren convertir en realidad las diplomáticas y bonitas palabras de despedida: “Queremos seguir siendo vecinos y amigos”.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

coronavirus
Coronavirus: investigan 3 casos sospechosos en México
Por

El Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica dijo que los casos en los que se investiga un posible contagio de coron...