El daño por los aumentos de tarifas coordinadas entre taxistas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en función del sobreprecio que pagaron los usuarios, se calcula en 771.7 millones de pesos (mdp) entre agosto de 2011 y diciembre de 2015.

La práctica afectó a cuando menos 12 millones de personas, dijo la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) en un comunicado.

“Estos montos son los máximos que permite la Ley Federal de Competencia Económica en función de la capacidad económica de cada uno de los sancionados”, precisó el regulador que presiden Alejandra Palacios.

Los taxistas del Aeropuerto, en consecuencia, fueron multados con 23.6 millones.

Las agrupaciones sancionadas por Cofece fueron Confort y Servicios en Transportación Terrestre (Confor), Porto Taxi Terrestre Ejecutivo (Porto Taxi), Taxistas Agremiados para el servicio de Transportación TErrestre Sitio 300 (Sitio 300), Yellow Cab del Nuevo AICM) y Transportación Terrestres Nueva Imagen.

En la multa el regulador que dirige Alejandra Palacios incluyó a 4 personas físicas que actuaron como representantes de las compañías.

El Reglamento de Autotransporte Federal y Servicios Auxiliares establece que los transportistas pueden determinar y modificar sus tarifas, sin necesidad de la aprobación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). “En principio, dada esta libertad tarifaria, la participación de diversos agentes económicos en el mercado generaría condiciones de competencia que presionarían a la baja los precios del servicio”.

El 11 de abril de 2011, las agrupaciones mencionadas, mediante sus representantes, firmaron un acuerdo en el cual decidieron contratar de manera conjunta a Santaló Estudios y Proyectos (SEPSA) para que elaborara un estudio tarifario, cuyo objetivo era determinar los precios que en el futuro debían registrar y cobrar por el servicio de taxi para mejorar sus ingresos. Para ello, los sitios entregaron a la consultora información estratégica que en condiciones normales de competencia las empresas no comparten, como sus costos de operación, tarifas, ganancias, número de unidades y estadísticas de ventas, entre otras.

Después de recibir el estudio, en agosto de 2011, los taxistas aumentaron el precio ofrecido por el servicio.

Cofece ordenó informar a las autoridades del AICM sobre este asunto para que determine si terminará los contratos que establece como causa de rescisión prácticas monopólicas absolutas.

 

Siguientes artículos

iot-red-att-lte-m
AT&T prueba en México su red para Internet de las Cosas
Por

El despliegue de su tecnología LTE-M creará una red enfocada al Internet of Things a lo largo de Norteamérica,