Por Fernando J Cabrera*

A pesar de entender que en la mayoría de los casos las probabilidades de apostar y ganar tarde o temprano son más bien de perder, un alto porcentaje de la población humana en países desarrollados se involucra en diversas actividades o juegos de azar en los que se cruzan apuestas.

Es difícil discernir si estas personas simplemente asumen la pérdida económica a cambio de una breve esperanza de éxito o si están convencidas de que superarán las probabilidades en alguna forma milagrosa. Lo cierto es que la adrenalina y emoción que conlleva apostar a un equipo o atleta favorito se convierte en una adicción o tentación muy grande para los amantes de los deportes. En el inter, la industria de las apuestas y en particular de apuestas deportivas son los grandes beneficiados generando ganancias de billones de dólares alrededor del mundo.

Uno de los problemas del negocio de las apuestas en general consiste en la adicción psicológica que esta actividad genera y que ataca mayoritariamente a una población vulnerable como lo son las personas de la tercera edad, quienes encuentran en las apuestas y los casinos una actividad entretenida en su día y los espacios de socialización que necesitan; por otro lado, los Millennials o Generación X piensan haber encontrado una forma fácil y divertida de hacer dinero con el menor esfuerzo posible a través de las plataformas digitales disponibles para tales efectos.

 

 

El problema con las apuestas deportivas es que introduce a la disciplina un interés económico que puede interferir gravemente con el principio de una sana competencia; ya que se genera un incentivo perverso a través de sus protagonistas; como lo son los atletas, árbitros, representantes, entrenadores y clubes deportivos. El riesgo consiste en la posibilidad de tener partidos arreglados o desempeños fraudulentos durante la competencia.

 

 

Es por ello por lo que, salvo contadas excepciones, en la mayoría de las legislaciones, los países, así como las ligas y asociaciones deportivas de cada especialidad, han prohibido las apuestas al público general y a los actores deportivos en particular. Como ejemplo cabe mencionar que la “Football Association” (FA), quien es la reguladora del futbol en Inglaterra, ha impuesto prohibición de apuestas en todos los individuos involucrados en el deporte, incluyendo jugadores, managers, árbitros y miembros de los clubes.

El legendario Pete Rose

Un caso emblemático de otro deporte como lo es el beisbol es aquel del legendario Pete Rose, quien fue uno de los mejores jugadores de las grandes ligas jugando en los Rojos de Cincinnati, con dos títulos de la Serie Mundial en 1975 y 1976; nombrado novato del año en la Liga Nacional de Beisbol en 1963 y jugador más valioso (MVP) en 1973 y 1975. Rose migró a Philadelphia en 1979 y ganó la serie mundial en el 80. Se retiró en 1986.

Después de 24 años de carrera Rose mantiene los récords de más hits (4,256), singles (3,215), juegos jugados (3,562), ocasiones al bat (14,053). No hay un jugador en todo el planeta con mayores méritos para el salón de la fama que Pete Rose. Sin embargo, hoy en día, se mantiene inelegible como candidato.

En 1989, hubo señalamientos de que Rose apostó en juegos donde participó como jugador y como entrenador para los Rojos de Cincinnati, esto le costó a Rose ser declarado inelegible permanentemente del beisbol. Después de décadas de negación ante las acusaciones, en 2004 Rose aceptó su culpa. Desde entonces, no ha dejado de intentar entrar en el Salón de la Fama de las grandes ligas, pero hasta la fecha dicho honor le ha sido negado. En el 2016 los Rojos de Cincinnati colocaron a Rose dentro del Salón de la Fama del equipo.

 

 

Jordan, historia impresionante

En el básquetbol sabemos que Michael Jordan es uno de atletas más famosos de la historia. Después de 11 temporadas con los Toros de Chicago, consiguió su lugar en el salón de la fama y se convirtió en una leyenda viviente, pero su historia dentro las apuestas deportivas es casi tan impresionante como su carrera deportiva.

En 1992, Jordan fue llamado a testificar en el juicio de un proveedor de drogas llamado James “Slim” Bouler. Resultó que Jordan había emitido un cheque por 57 mil dólares para cubrir perdidas de apuestas.

A la primavera siguiente Jordan fue visto saliendo de un juego de póker por la madrugada, justo antes de un juego importante; sin embargo, el portavoz de la NBA comunicó que las investigaciones sólo se centraban en la conexión de Jordan con gente inapropiada y la posibilidad de traer disputas para él mismo y la NBA. Nunca hubo evidencia de que Jordan hubiera intervenido en juegos de la NBA y en 1992 fueron desmentidos los rumores de sus acciones ilícitas. A pesar de ello, en octubre de 1993, Jordan inesperadamente anunció su retiro del basquetbol, después de haber ganado tres títulos de la NBA, tres títulos de jugador más valioso (MVP), más siete títulos de puntaje, su retiro extrañó a todos.

En el momento su decisión la atribuyó al duelo por el que estaba pasando tras el asesinato de su padre. Con el tiempo, rumores sobre apuestas comenzaron a salir a la luz, que su retiro era en realidad una suspensión del juego por una incontrolable adicción a las apuestas y que su padre había sido asesinado en relación con el tema de apuestas. Estos rumores dieron paso a una teoría que postula que su retiro se creó con la intención de no dañar la imagen de Jordan y el nombre de la NBA. Ambas acusaciones fueron negadas por Jordan llamándolas “mentiras fabricadas”.

Jordan permaneció fuera de las canchas por 18 meses regresando a los Chicago Bulls para después terminar su carrera profesional con los Washington Wizards en 2003.

 

 

El corredor de apuestas Brandon Lang (de quien Hollywood realizó una película basada en su vida: “Dos por el dinero” protagonizada por Matthew McConaughey, Al Pacino y Rene Russo), indicó que es relativamente sencillo para los árbitros arreglar juegos de la NBA, y mencionó que varios oficiales corruptos permanecen laborando en la NBA.

 

 

No existe duda de que el exárbitro de la NBA Tim Donaghy conspiró para afectar resultados en partidos, así como también marcó resultados a favor de apostadores deportivos, lo que lo llevó a declararse culpable. El tema aún pendiente es el relativo a la extensión de la conspiración, y si es que había otros árbitros involucrados dentro de la misma acusación o acusaciones similares.

 

 

Ali-Liston, pleito de controversias

El día 25 de mayo del año 1965 el box tuvo una de sus mayores controversias. El duelo entre Muhammad Ali y Sonny Liston quien era campeón mundial de pesos pesados terminó en favor de Ali tras noquear a su oponente durante el primer round. Desde ese momento los fans del boxeo comenzaron un debate que ha ido pasando por generaciones sobre el llamado “golpe fantasma”.

El “golpe fantasma” hace referencia al golpe que mandó a Liston a la lona en los primeros dos minutos del primer round. Para algunos este golpe fue realmente inofensivo o inexistente, pero para otros tantos fue un golpe que hubiera mandado a cualquiera al suelo.

Sin importar como fue el golpe lanzado por Ali, Liston permaneció tumbado por 10 segundos, dándole la victoria a su oponente por nocaut técnico. Muchos presentes en la arena nunca vieron el golpe, y algunos reportaron haber escuchado al mismo Ali gritándole a Liston “Levántate y pelea, tonto” justo después de su desplome. Esto ha llevado a creer a muchos que Liston perdió el duelo deliberadamente.

 

 

Los árbitros también juegan

Durante el mes de enero del 2005, la Asociación Alemana de Futbol, (DFB por sus siglas en alemán) y la fiscalía de Alemania presentaron distintas pruebas en contra de árbitro Robert Hoyzer para demostrar su involucramiento en el arreglo de varios partidos de futbol, incluyendo un empate dentro de la copa alemana. Hoyzer más tarde admitió los cargos, se reportó que él estuvo involucrado con un grupo sindical de apuestas croata. Hoyzer implicó a otras figuras del futbol alemán, tanto árbitros como jugadores. El primer arresto tras el comienzo de la investigación fue el de Hoyzer, en Berlín, tuvo lugar el 12 de febrero después de que nuevas pruebas fueron expuestas, involucrándolo en más partidos de los que él había confesado. La DFB le prohibió a Hoyzer su participación de por vida dentro del ámbito futbolístico. El 10 de marzo Dominik Marks árbitro de la misma liga fue arrestado después de que Hoyzer lo implicó dentro del fraude. Días después en marzo 24, Hoyzer comentó a los investigadores que dentro del círculo de apuestas en el que él había estado involucrado, tenía acceso a los árbitros de la UEFA para el arreglo de juegos internacionales, así como juego de Champions League y la copa UEFA desde días antes a que a misma UEFA los anunciara al público. Hoyzer fue sentenciado a 2 años y 5 meses en prisión.

En noviembre de 2009, la policía alemana arrestó a 17 personas sospechosas de haber arreglado por lo menos 200 partidos de futbol en alrededor de 9 países. Los juegos que más controversia causaron fueron en las ligas de Austria, Bosnia, Croacia, Hungría, Eslovenia y Turquía, mientras que hubo juegos de segunda clase en las ligas de Bélgica, Alemania y Suiza. Tres de los juegos pertenecían a la Champions League y 12 eran de la Europa League. (Continuará).

*Experto en Derecho del Deporte.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Empresa jalisciense crea unicel biodegradable y gana el premio FedEx 2019
Por

Para los integrantes de PAPEL, Laboratorio, el premio (de 475,000 pesos) los impulsará a aumentar su capacidad de produc...