Reuters.- ¿Imagina un Super Bowl sin guacamole? La época dorada del demandado aguacate podría verse opacada si un desabasto de combustibles en México pone en riesgo las enormes exportaciones del fruto hacia Estados Unidos.

Cada año, productores mexicanos envían al vecino del norte miles de toneladas de codiciado fruto para que lo devoren los fanáticos del fútbol americano la primera semana de febrero, en una apetitosa mezcla que combina cebolla, cilantro y chiles rociados con jugo de limón y un toque de sal.

Sin embargo, los envíos podrían verse afectados por el desabasto de gasolina y diésel que golpea desde hace días a varios estados mexicanos, entre ellos Michoacán -el mayor productor de aguacate del país- tras una campaña del gobierno para atacar el extendido robo de combustible a la Petróleos Mexicanos (Pemex).

Lee también: Caos por desabasto de gasolina acapara las redes sociales

Los productores michoacanos iniciaron esta semana el envío de cargamentos de aguacate para atender la fuerte demanda que se genera en la semana del Super Bowl, en la que proyectan vender 120,000 toneladas, 20,000 más que el año pasado.

“Nuestras tres semanas más importantes del año son esta y las dos siguientes. Es cuando más cargamos para surtir toda la semana del Super Bowl”, dijo Ramón Paz, portavoz de la APEAM, que agrupa a exportadores del fruto.

“Eso no es esperar nada”, respondió Paz a Reuters consultado sobre cuánto podrían aguardar para realizar los envíos. “De aquí al 24, 25 de enero es que tenemos que sacar todo ese volumen. Si no lo cargamos, ya no lo cargamos”, subrayó.

Hasta ahora, se han enviado a Estados Unidos 27,000 toneladas para el consumo en la semana del Super Bowl, que se realizará el 3 de febrero.

Paz dijo que la escasez de gasolina aún no ha afectado las operaciones hacia Estados Unidos, pero sí ha empezado a hacerlo en las labores locales de transporte del aguacate y de trabajadores para la recolección.

Añadió que, además del Super Bowl, hay compromisos con supermercados y restaurantes y que ahora México es prácticamente la única fuente de aguacate en Estados Unidos, pues la temporada en California y Perú acabó entre agosto-septiembre y se reanuda hasta marzo-abril y sólo hay un poco de fruto de Chile.

Mientras que el presidente Andrés Manuel López Obrador asegura que su estrategia para frenar el robo de combustible, lanzada a finales de diciembre, ha empezado a surtir efecto, automovilistas en estados afectados hacían largas filas para llenar los tanques de sus vehículos.

Medios reportaban ya algunos puntos de desabasto en la populosa Ciudad de México, donde reina el caos vehicular.

La escasez de gasolinas surgió tras el cierre de varios ductos por los que se transportan combustibles desde refinerías y que son atacados por delincuentes. Pemex aumentó el traslado a través de carros tanque para cubrir el abasto, pero la medida ha resultado insuficiente.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, dijo el martes que actualmente Pemex está abasteciendo alrededor del 40% del suministro normal y que la falta de combustibles ya está afectando actividades económicas en el estado.

De acuerdo López Obrador, en 2018 el robo de combustible alcanzó 3,000 millones de dólares. El mandatario aumentó la presencia de efectivos de las fuerzas armadas en instalaciones estratégicas de Pemex, como sus seis refinerías, y por primera vez los involucra en el monitoreo del sistema que vigila el funcionamiento de la distribución de combustibles.

Te puede interesar: 

Fuga en ducto en Hidalgo agravó desabasto de gasolina: AMLO

 

Siguientes artículos

banxico
SCJN concede a Banxico suspensión contra ley que impide ganar más que AMLO
Por

La Corte informó que el ministro instructor acordó de manera favorable la solicitud formulada por el banco central para...