En la era del #MeToo, los hombres se sienten cada más incómodos al trabajar con mujeres y, con tal de evitar cualquier tipo de acusación, están excluyendo a sus colegas.

Una encuesta realizada en Estados Unidos reveló que casi la mitad de los gerentes varones se sienten más incómodos al participar en actividades laborales en las que conviven con mujeres, desde trabajar de manera individual hasta socializar.

Este cambio de actitud resulta en un obstáculo más para las mujeres en el campo laboral, pues dejan de ser parte de dinámicas esenciales para su desarrollo profesional; como espacios “uno a uno” de retroalimentación, mentorías o viajes de negocios.

Así fue en México: Más de 1,000 testimonios de acoso sexual: los números de #MeTooMx

“Un gerente de inversiones en infraestructura me dijo que ya no se reuniría con empleadas en habitaciones sin ventanas y que también mantiene su distancia en los elevadores”, relatan Gillian Tan y Katia Porzecanski en un reportaje para Bloomberg.

Otro botón de muestra: uno de cada seis gerentes hombres se siente incómodo y duda más cuando se trata de ser mentor de una colega, reveló la encuesta de Lean In que consideró a más de 9,000 profesionistas.

“Si permitimos que esto suceda, nos retrasaremos décadas», dijo Pat Milligan, directora de la consultora Mercer a The New York Times. «Las mujeres tienen que ser patrocinadas por líderes, y los líderes aún son en su mayoría hombres».

Mujeres en la alta dirección mencionan que, dado que los líderes masculinos predominan, las profesionistas ahora corren el riesgo de no crear relaciones que son elementales cuando se trata de prosperar en una organización.

Te interesa: 15 recomendaciones para actuar si sufres acoso sexual en el trabajo

“Para avanzar generalmente se requiere que alguien de un nivel superior conozca tu trabajo, te brinde oportunidades y esté dispuesto a reconocerte dentro de la empresa. Esto difícilmente se dará, si tu supervisor no está dispuesto a convivir contigo”, mencionó Lisa Kaufman, CEO de LaSalle Securities, a Bloomberg.

Ante la situación, tanto mujeres como hombres en industrias mayoritariamente masculinizadas, como Wall Street o los campos STEM, consideran que hay una solución simple al problema: no dejar que el miedo de los hombres construya una nueva barrera para las mujeres.

 

Siguientes artículos

#MujeresPoderosas2019 | Valeria Luiselli
Por

Escritora Los niños perdidos. Un ensayo en cuarenta preguntas, un libro que relata la historia de los niños migrantes en...