La Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham) advirtió que la disputa legal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para anular cláusulas de contratos de gasoductos puede enviar una señal negativa a inversionistas americanos e internacionales.

“Esta acción corre el riesgo de enviar una señal negativa a inversionistas estadounidenses e internacionales sobre los el clima de inversión y negocios en México”, detalló el grupo empresarial en un comunicado.

La Cámara se refiere principalmente al arbitraje que persigue la empresa que dirige Manuel Bartlett con el gasoducto marino Tuxpan-Texas, construido por IEnova, filial de la compañía estadounidense Sempra Energy, y la canadiense TC Energy (TransCanada).

Las cláusulas referidas se enfocan en la responsabilidad de ambas partes en eventos de caso fortuito y fuerza mayor, así como el reembolso de pagos por capacidad relacionados a dichos eventos que la CFE incialmente reconoció conforme al contrato, pero que ahora los considera indebidos.

Por ejemplo, si el contratista se ve imposibilitado, pese a sus esfuerzos, a recibir alguna autorización gubernamental para cumplir con sus obligaciones contractuales, CFE deberá pagar una suma igual al cargo fijo por capacidad.

En febrero, Bartlett reveló que en 2018 pagó 5,000 mdp y este año pagará 16,000 mdp por este concepto.

Aquí la historia: CFE busca anular cláusulas en contrato de gasoducto marino

El organismo empresarial exhortó al presidente Andrés Manuel López Obrador a expresar su compromiso para fortalecer el Estado de Derecho, honrando los contratos existentes, pues las compañías  invierten en mercados donde hay confianza en la integridad de las instituciones.

“Instamos al gobierno mexicano y CFE para reconsiderar esta decisión y a observar el compromiso del presidente de honrar la santidad de los contratos existentes”, agregó la cámara.

No te pierdas: 

Solicitudes de arbitraje de CFE afectan al sector energético: Moody’s

 

Siguientes artículos

Beat inicia reclutamiento de conductores en Monterrey
Por

En febrero de este año el CEO de la compañía adelantó a Forbes México su interés por incursiones no sólo en CDMX.