El Instituto Nacional de Estadística confirmó un aumento del PIB de 0.6% intertrimestral, dos décimas más que en el primer periodo, y un avance del 1.2% interanual.

 

Reuters

MADRID – La economía de España creció entre marzo y junio a su ritmo más acelerado desde la etapa previa a la crisis financiera, sobrepasando al resto de la zona euro, dado que la caída de los precios ayudó apuntalar la demanda doméstica.

PUBLICIDAD

Luego de seis años de una fuerte crisis económica marcada por elevados niveles de desempleo, España ha comenzado a recuperarse mientras las reformas al mercado laboral se afianzan y los costos de financiamiento del Estado continúan cayendo.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó el jueves un aumento del Producto Interno Bruto del 0.6% intertrimestral – dos décimas más que en el primer periodo – y un avance del 1.2% interanual, siete décimas por encima de la tasa anual registrada en los primeros tres meses del año.

El dato, que supone la tasa más alta de crecimiento interanual desde el segundo trimestre de 2008, coincide con las previsiones de los analistas consultados por Reuters [ECONES] y confirma la senda de crecimiento que parece encarar el país.

La contribución al crecimiento agregado de la demanda nacional fue un punto y dos décimas superior a la registrada en el trimestre anterior, pasando de 0.7 a 1.9 puntos, mientras que la demanda exterior redujo su aporte al PIB trimestral en cinco décimas respecto al trimestre pasado (de –0.2 a –0.7 puntos).

Aunque a corto plazo la demanda interna puede haberse visto impulsada precisamente por una moderación de los precios, el eventual riesgo de tasas negativas de inflación prolongadas podría complicar la coyuntura económica.

En tanto, los datos sobre inflación dados a conocer en agosto mostraron que los precios del consumidor cedieron 0.5 en la base año a año, la cifra más baja en casi cinco años.

Un analista dijo que la reducida inflación podría apoyar la recuperación de España, al mantener los salarios bajos y alentar a los empleadores a contratar personal, al tiempo que ayudaría a estimular el consumo a través de la mayor competencia.

“La inflación baja no es inconsistente con un repunte de la actividad económica”, dijo la economista Giana Giadi de Citi. “Sin embargo, un periodo prolongado de inflación baja podría ser malo para la economía debido a que incrementa la carga real de deuda”, manifestó.

El IPC nacional lleva 12 meses por debajo del 1% y ha sido negativo en tres de los últimos seis meses.

El Gobierno de Madrid permanece optimista sobre el crecimiento del 2014, incluso en el contexto del debilitamiento de algunas de las economías de la zona euro.

En el primer trimestre del 2014, España ha reportado una expansión más acelerada que cualquier otra economía de la Europa Occidental continental, y el ministro de Economía, Luis de Guindos, reiteró la semana pasada la previsión oficial de un crecimiento de 1.5% este año.

 

Siguientes artículos

Solicitudes de subsidios por desempleo en EU hilan dos semanas de caídas
Por

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo bajaron en 1,000, a una cifra desestacionalizada de 298,000....