El decreto que firmó el presidente Andrés Manuel López Obrador en el que se compromete a no otorgar condonaciones fiscales o eximir, total o parcialmente, el pago de contribuciones a contribuyentes, podría ser un “instrumento prematuro” para enviar un mensaje claro para el resto de su sexenio.

Durante los últimos 12 años, se observó una tendencia creciente a “utilizar” la condonación generalizada de impuestos lo que dejaba en entredicho el principio de política fiscal de reservar esas medidas para casos de urgencia y necesidad, señaló Margarita Ríos-Farjat, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) al anunciar estas medidas.

Lee también: Calderón y Peña condonaron 400,902 mdp de impuestos a grandes empresas

Sin embargo, no todas las condonaciones durante este periodo fueron indultos de impuestos, muchos de ellos se trataban de acuerdos vinculados a disputas entre contribuyentes y el gobierno, apunta Héctor González Legorreta, asesor de vicepresidencia de Capacitación y Desarrollo del Colegio de Contadores Públicos de México.

“La confusión creo que radica en que la gente piensa que eran impuestos condonados, en realidad no todos los casos se tratan de impuestos condonados sino de cantidades controvertidas con la autoridad. No se trata simplemente de perdonar impuestos sino de disputas que tenían los particulares con la autoridad”, explicó el especialista a Forbes México.

De acuerdo con datos del gobierno de AMLO, durante los últimos 18 años los distintos gobiernos federales han condonado aproximadamente 400,902 millones de pesos a 153,530 contribuyentes a través de distintos esquemas de condonación de adeudos de contribuciones, multas y recargos.

En tanto que 2007 a 2018 se condonaron alrededor de 213,000 millones de pesos a 108 contribuyentes, apuntó López Obrador el lunes por la mañana al hacer este anuncio.

De acuerdo con el artículo 39 del Código Fiscal de la Federación, el Ejecutivo Federal tiene la facultad de condonar el pago de impuestos cuando se trate de impedir que se afecte la situación de algún lugar o región del país, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad.

Asimismo, el presidente puede integrar un programa de condonación en casos de catástrofes por fenómenos meteorológicos, plagas o epidemias.

Desde la perspectiva de González Legorreta, el decreto representa un mensaje para la iniciativa privada respecto a que no llevará a cabo programas de condonaciones fiscales.

“En la actualidad no hay vigente ningún programa de condonación. Mi interpretación personal respecto del decreto es que el presidente quiso dar un mensaje de que no tiene pensado en su administración utilizar este instrumento. Es un instrumento prematuro”, apuntó.

Además, agregó que existen instrumentos para investigar a fondo las condonaciones que se establecieron durante este periodo y las condiciones en las que se dieron éstas.

Te puede interesar: CDMX condona multas fiscales de 2014 a 2019 y borra adeudos anteriores

Desde el año 2000 hasta la fecha se han establecido tres esquemas de condonaciones generalizadas, el primero de ellos se trataba de una disposición transitoria del Código fiscal de la Federación, que establecía que si el contribuyente cumplía con su declaración de ese año se olvidarían las irregularidades anteriores.

Este esquema se repitió en 2007 y 2013 a través de la Ley de Ingresos de la Federación, pero en esta ocasión se condonaba 80% del adeudo a cambio del pago del 20%.

 

Siguientes artículos

El T-MEC trae en sus alforjas la posibilidad de dar fin al sindicalismo simulado
Por

Con la reforma laboral, bajo la presión de legisladores de EU, los trabajadores podrán quitarse de encima a las cúpulas...