La administración de Andrés Manuel López Obrador busca eliminar la figura de los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibras) privados por diferir pagos de impuestos, a diferencia de las públicas, que están reguladas por el mercado de valores, de acuerdo con la Ley de Ingresos del Paquete Económico 2020.

De igual manera, con esta propuesta se pretende dar dos años a los contribuyentes que operaban bajo el esquema de Fibras privadas para pagar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) causado por la ganancia obtenida en la enajenación (venta o dominio) de los bienes realizada al fideicomiso a partir de que se establezca dicha reforma.

“Las Fibras privadas generalmente están constituidas por portafolios de inversiones familiares que no contribuyen a la promoción del mercado inmobiliario, sino a planeaciones para diferir el pago del impuesto; además de que las mismas carecen de la claridad necesaria al momento de realizar actos de fiscalización”, indica la iniciativa presentada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Éstas deben tener al menos diez integrantes que no estén relacionados entre sí, sin que ninguno conserve en lo individual más de 20% de los certificados.

TE PUEDE INTERESAR: Las Fibras, una vía a la inversión en tiempos turbulentos

“La ley del ISR permite, por ejemplo, para poder continuar con el desarrollo inmobiliario y hacerse llegar de recursos más baratos que un crédito bancario crear las fibras privadas, donde se juntaba un grupo de inversionistas de aproximadamente 10 personas que en lo individual no fueran propietarias de más del 20% del total de certificados que se adquieren a través de la Fibra”, explicó Ariana Martínez, integrante de la Comisión de Desarrollo Fiscal 2 del Colegio de Contadores Públicos de México.

En tanto, los Fideicomisos públicos son instrumentos relativamente nuevos que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y que permiten el financiamiento para la compra o construcción de bienes inmuebles en México.

Éstas son administradas para su arrendamiento, con el derecho a recibir los ingresos provenientes de la renta de los activos, de acuerdo con información de la BMV.

Con este tipo de instrumento, los inversionistas reciben pagos periódicos, que se obtienen de los arrendamientos, y a su vez tienen la posibilidad de hacerse de ganancias del capital (plusvalía). En la Bolsa cotizan fideicomisos como Macquarie, Prologis, Fibra Hotelera Mexicana (Fiho), Fibra Shop, Fibra Uno (FUNO) y Fibra Mty.

TE RECOMENDAMOS:

Los tres capitanes de Fibra Monterrey que hacen frente a la turbulencia

 

Siguientes artículos

Para alimentar refinerías, Pemex necesitará comprar petróleo o exportar menos
Por

México tendrá un déficit de 113,000 a 253,000 barriles diarios de crudo para exportar o refinar en las siete refinerías...