Reed Hastings, el fundador y CEO de la compañía, visitó la Ciudad de México para compartir su visión sobre el futuro del entretenimiento y la inevitable muerte de la TV como la conocemos.

 

En sólo siete años de transmisión de video por internet, Netflix ha transformado la manera de consumir series y películas de millones de personas en todo el mundo y, de paso, transformado también el modelo de negocio de las cadenas televisivas tradicionales. Este 2014, la compañía celebra su tercer aniversario de operaciones en América Latina, por lo que su CEO y fundador Reed Hastings visitó la Ciudad de México para compartir con la prensa su visión del futuro de la televisión y el entretenimiento para los años por venir.

“Cuando abrimos operaciones en América Latina hace tres años no había una gran velocidad de conexión, pero invertimos porque queríamos ser los primeros con video por internet, y ha pagado. Hoy tenemos más de 5 millones de miembros en la región”, dijo Reed, y añadió que aunque México aún no es una operación rentable (al igual que buena parte de su operación fuera de Estados Unidos), la compañía ya invierte en más contenido original y sindicado para revertir esa tendencia.

Aunque no lo dice directamente, Reed da a entender que la televisión como la conocemos está condenada a desaparecer para dar paso a un modelo de consumo mucho más flexible en el que el usuario tendrá más poder de decisión y en donde Internet juega un papel fundamental.

Éste es el futuro de la televisión según Reed Hastings:

El segmento de uno. “La red permite dirigirse a cada uno de sus usuarios de forma independiente. Tenemos 53 millones de usuarios y los vemos como 53 millones de canales porque sus gustos son únicos. Mientras que la televisión abierta lucha por adoptar nuevos estándares de definición, hoy puedes ver en House of Cards en Netflix en 4K porque internet permite tratar a cada dispositivo de forma independiente y adoptar nuevas tecnologías en audio o video de manera más rápida.

Una TV realmente inteligente. “Dentro de 10 años el internet será mucho más rápido y la televisión será más como un iPad gigante colgado de la pared, llena de aplicaciones y con una app store.”

Internet es un asombroso fenómeno global. “La red lo está transformando todos los sectores de nuestra economía, el entretenimiento, la comunicación, el aprendizaje en línea, la telemedicina, el acceso al gobierno.”

Una nueva era de la humanidad. Ésta será marcada en los libros de historia como la Edad de Internet. Las computadoras pueden ser un gran invento, pero cuando la gente vea hacia atrás desde el futuro, las verán como el vehículo que habilitó al Internet.

La televisión tiene los días contados. La transmisión televisiva fue una muy buena idea al igual que lo fue el uso del caballo hasta que llegó el auto. Hoy tenemos Internet y eso vuelve el consumo más conveniente. La era de la televisión abierta durará quizá de 1930 hasta 2030, el video por Internet continuará expandiéndose y terminará por absorberla. Competir por una licencia televisiva era prohibitivo para la mayoría, pero hoy para entrar en la red “sólo tienes que tener un gran contenido y hacerlo accesible”.

Nuevas maneras de contar historias. Hasta ahora los escritores han estado constreñidos a formatos de 30, 60 o 120 minutos, con el Video On Demand y el streaming podrán experimentar con duraciones libres.

La fibra óptica, el democratizador. El crecimiento de la red de fibra óptica implica dos cosas para el mundo del entretenimiento: menos buffering y mayor resolución, por lo que cada hogar podrá tener experiencia cinematográfica en casa.

Conexión permanente. La velocidad y estabilidad de conexión de las redes están avanzando tan rápidamente que no habrá necesidad de desconectarse jamás.

Los cines tendrán competencia de verdad. En 10 o 15 años los consumidores no tendrán que esperar para ver una película reciente en su casa, “queremos acabar con las fronteras artificiales porque de otra manera la piratería seguirá creciendo. Queremos romper la exclusividad de los cines para exhibir películas.”

 

El futuro para Netflix

Hablar del futuro del entretenimiento requiere necesariamente hablar también sobre Netflix, una compañía que comenzó rentando DVDs por correo en los años 90 y que hoy es la mayor plataforma de Video On Demand (VOD) en el mundo, con un valor de mercado de 20,000 millones de dólares.

Al respecto, Hastings asegura que la empresa seguirá trabajando en la incorporación de nuevos títulos a su catálogo, en la adopción de mejores estándares de audio y video y en la generación de más contenido original. Al mismo tiempo, descarta entrar en el mercado de la transmisión de eventos en vivo, en especial los deportivos, ya que hay otros competidores especializados en ello que pueden hacerlo mejor. “No haremos todo lo que tenga que ver con video, tal como no esperarías que entremos en el terreno de Skype, nuestro negocio son las series y películas.”

Por su parte, Jonathan Friedland, Chief Communications Officer, detalló que además de Sense8, la nueva serie de los hermanos Wachowski, y otras producciones que realiza en varias partes del mundo, la empresa está filmando dos series originales en la región: Narcos, sobre la historia de la cocaína y Colombia, y Los escorpiones, dirigida por Gaz Alazraki y que cuenta con la participación de parte del elenco de Nosotros los Nobles. Ambas serán estrenadas en 2015.

 

Siguientes artículos

Merck compra derechos para comercializar vacuna contra ébola
Por

La farmacéutica podrá acelerar e impulsar significativamente la producción y con la adquisición de la vacuna experimenta...