Las reformas energética y fiscal, claves para el futuro del país, se enfrentarán a la creciente oposición social, a la cargada agenda del Congreso y una amenaza de recesión en la economía mexicana, alerta UBS.

 

 

Pese al aura de éxito que ha rodeado los primeros nueve meses de la administración de Enrique Peña Nieto, gracias, sobre todo, al Pacto por México, los próximos 125 días serán decisivos para el actual gobierno, pues lo que pase con las reformas energética y fiscal definirá el legado de todo el sexenio.

PUBLICIDAD

El compromiso de Peña Nieto con las reformas estructurales se enfrentará a las diferentes posturas del Congreso, a la creciente resistencia social y a una caída de la economía mucho peor a la esperada, que podría terminar en otra recesión.

Así se advierte en el estudio “Mexico: The Next 125 Days” de UBS Investment Research, en el que también se destaca que la agenda del Congreso está cargada con muchos temas pendientes, lo que también dificultará la discusión de las reformas energética y fiscal.

“La eficacia política de Peña Nieto y su compromiso con la reforma serán puestos a prueba en el Congreso y en la calle. Decir que el gobierno tiene el trabajo hecho sería una subestimación”, señala el documento.

 

¿Las reformas van?

Respecto a las reformas estructurales cruciales, el equipo de análisis de UBS opina que es muy probable que la propuesta de reforma energética de Peña Nieto se apruebe por consenso bajo el marco del Pacto por México, ya que es una propuesta con enfoque neutral, que no busca la apertura total del sector petrolero a la iniciativa privada, pero sí comparte las utilidades con las empresas.

Los contratos de utilidad compartida, señala USB, “bien implementados y con los incentivos económicos adecuados reconocidos en las leyes secundarias, podrían abrir el sector”.

Para los analistas de UBS, “el desafío más grande para la reforma energética y para el proceso de reformas en su conjunto es la agitación social desde la izquierda”.

El 8 de septiembre, el movimiento Morena de Andrés Manuel López Obrador, ha llamado a una manifestación masiva en la ciudad de México en contra de la reforma energética, lo que se sumaría a la paralización de la ciudad que han provocado las marchas y protestas por parte de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

“Las protestas de la CNTE son ilustrativas de los peligros de llevar a cabo reformas estructurales en México”, opina UBS. Incluso, advierte que el relativo éxito de la CNTE para, por lo menos, atrasar la aprobación de las reformas secundarias en materia educativa “puede envalentonar a otros grupos radicales para hacer lo mismo”.

El banco de inversión critica que “las autoridades federales y locales han sido muy pasivas, permitiendo que los manifestantes obstruyan instituciones democráticas del país e interrumpan la marcha cotidiana de la ciudad”.

 

¿Recesión a la vista?

El malestar social no es el único obstáculo que enfrentan las reformas. El otro es la marcada desaceleración económica que México está experimentando en la actualidad, alerta UBS en su estudio.

Después de un reporte del PIB de 0.7% intertrimestral desestacionalizado, mucho peor de lo esperado, UBS prevé que la economía crezca sólo 1.6% en 2013, muy lejos del nivel de 3.5% esperado por los mercados al comienzo del año.

La desaceleración económica se debe, explica UBS, s dificultades externas, a la incapacidad del sector manufacturero de conseguir un alza y a los problemas actuales en el sector de la construcción. “Lo que está ampliando la desaceleración y podría llevar a México al borde de la recesión es el hecho de que el crecimiento del empleo se ha ralentizado notablemente”, dice UBS, que espera que este año se creen la mitad de empleos que se crearon en 2012.

En este contexto de desaceleración, una reforma fiscal como la que se espera, podría desinhibir aún más el crecimiento, considera UBS, debido a que se centrará fundamentalmente en más impuestos y en mejorar la recaudación para lograr una mayor capacidad de gasto.

“Los próximos meses serán cruciales para Peña Nieto y para el futuro del país”, recalca el estudio de UBS.

 

Siguientes artículos

Tiendas esperan un ‘desabrido’ Buen Fin este año
Por

Se espera que las ventas de la tercera edición del Buen Fin logren incrementos de tan sólo 12%, cuando en el año anterio...