El interés de las empresas por aprovechar los beneficios de las soluciones en la nube impactará las inversiones que se hacen en esta tecnología. Según el reporte, “Make it work: the future of collaboration and productivity”, una investigación encabezada por Google, la inversión global en tecnología en la nube alcanzará el billón de dólares para 2023, lo que representa más del doble de la cantidad gastada en 2018.

Actualmente empresas de todos los tamaños alrededor del mundo dependen cada vez más de la nube para satisfacer sus necesidades de Tecnologías de la Información (TI) en general. La nube juega un papel fundamental en la colaboración, comunicación, desarrollo de software y análisis de datos. La tasa de adopción de este tipo de soluciones continuará creciendo, advierte la investigación.

TAMBIÉN LEE: IBM logra 9,100 patentes que incluyen Inteligencia Artificial y cómputo en la nube

En este sentido, Camila Zoé Frías, gerente de comunicación de Google Cloud para Latam, dijo a Forbes México, que actualmente en la región hay un boom dimensional por el uso de esta herramienta tecnológica en donde los mismos empleados de las compañías también ya buscan diversas alternativas que los complementen en su día a día.

“En la región hay un enorme interés por parte de las empresas algunas con mayor presión por parte del mercado y por el tipo de demanda que los usuarios están haciendo. Son los propios trabajadores o potenciales trabajadores de las empresas, quienes son los que están demandando este tipo de herramientas”, detalló en entrevista.

El uso de la nube ha traído consigo que las diversas corporaciones no solo en México, sino en todo el mundo, modifiquen escenarios colaborativos en donde se rompan y evolucionen las formas en las que el empleado-empresa interactuan.

Características como brindar herramientas a los colaboradores de la organización para hacer más rápido su trabajo y ahorrar tiempo, empoderar a las personas para acceder a nuevos conocimientos y otorgar flexibilidad y la capacidad de colaborar, son algunos de los principales hallazgos que se obtuvieron en esta investigación encabezada por Google y realizadas por diversas consultoras.

“Vemos sin duda una tendencia sobre la idea del trabajo remoto. Trabajar no significa estar físicamente en el espacio de trabajo y oficina y eso está muy de la mano con algo meramente generacional, que tiene que ver mucho con el tráfico de las ciudades. Ahora podemos ya pensar en trabajo ya más flexible. Esa flexibilidad es un deseo para muchas personas y ya una realidad para algunas”, detalla Zoé Frías.

El estudio arroja por ejemplo, que mientras aumenta la inversión en tecnología basada en la nube, se estima que la falta de productividad de los colaboradores, provocada por dedicar su tiempo a tareas repetitivas, generó pérdidas por 7 billones de dólares a distintas organizaciones a nivel global.

Señala que el 58% de los trabajadores globales cree que la automatización los liberará para desarrollar tareas más interesantes, mientras que el 65% concuerda que la automatización elimina tareas manuales y repetitivas.

“Lo que vemos es que las empresas que quieran retener talento y que quieran también tener trabajadores más felices, más satisfechos, van a tener que pensar en esa flexibilidad dentro de las empresas y la tecnología tiene un rol muy importante. No hay manera de ser flexible si no tienes la infraestructura para hacerlo posible”, señala la representante de Google.

El 69% de los trabajadores globales consideran que el intercambio de conocimientos en tiempo real conduce a una mayor capacidad de respuesta o agilidad, 63%, a la toma de decisiones más rápida o mejores y 59% a la satisfacción de los empleados.

TAMBIÉN LEE: Cómo están maximizando inversiones en la nube

 

Siguientes artículos

México, lo más importante en la canasta de Nielsen en AL
Por

David Kenny, llegó a la principal compañía de medición de mercados para moverla al mundo digital. Sólo que hay un detall...